Mercadona prohíbe a sus empleados piercing, tatuajes y exige maquillaje suave

Mercadona prohíbe a sus empleados piercing, tatuajes y exige maquillaje suave

Mercadona ha confirmado los rumores sobre las normativas de imagen que aplican a sus empleados: no pueden tener piercing visibles, ni tatuajes, los hombres deben estar bien afeitados y las mujeres usar un maquillaje suave. La normativa despierta opiniones controversiales:

Continúa leyendo Mercadona prohíbe a sus empleados piercing, tatuajes y exige maquillaje suave

Nestlé retira del mercado lotes de Nestum por exceso de zinc

Argentina
Nestlé retira del mercado lotes de Nestum por exceso de zinc
El Ministerio de Salud, a través de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), informó que la firma Nestlé Argentina S.A. inició el retiro voluntario del mercado de dos lotes de Nestum Maíz y Nestum 5 Cereales y recomendó abstengan de consumirlas ya que contienen valores de vitaminas y zinc superiores a los habituales.
Viernes, Mayo 13, 2011
     
Uno de los lotes fue identificado como Nestum Maíz, “Producto en polvo a base de harina de maíz, vitaminas y minerales, para lactantes a partir del sexto mes de vida y niños en la primera infancia”, Nestlé Nestum x 200g, RNPA Nº 02-566007, Lote Nº 03280242 (ubicado en la tapa superior de la caja), fecha de elaboración: 24/11/10, fecha de vencimiento: 24/02/12.
Artículos Relacionados:
Retiran lote de leche infantil sospechoso de causar salmonelosis
Retiran del mercado lote de leche Sancor Bebe
Retiran producto de Kellogg’s por Listeria

El otro corresponde a Nestum 5 Cereales, “Producto en polvo a base de harina de trigo, cebada, avena, maíz, arroz, vitaminas y minerales, para lactantes a partir del 6º mes de vida y niños en la primera infancia” Nestlé Nestum x 400g, RNPA Nº 02-566002, Lote Nº 10270242 (ubicado en la cara lateral de la caja), fecha de elaboración: 27/01/11, fecha de vencimiento: 27/04/12.

La medida fue adoptada luego que la empresa elaboradora detectara una falla en el proceso de mezcla de los ingredientes que provocó que se registraran, en el producto terminado valores de vitaminas y zinc superiores a los habituales. Los alimentos afectados, una vez preparados, pueden presentar un color más oscuro, y también olor y/o sabor diferente al habitual.

Además la ANMAT recomienda a quienes tengan en su poder unidades pertenecientes a los lotes detallados que se abstengan de consumirlas.
http://www.clubdarwin.net/seccion/ingredientes/nestle-retira-del-mercado-lotes-de-nestum-por-exceso-de-zinc

Kellogg’s prueba nuevo método de deshidratación de alimentos por microondas

Un posible sustituto de la liofilización?
Kellogg’s prueba nuevo método de deshidratación de alimentos por microondas
nutraREV deshidratación
Kellogg’s firmó un acuerdo de I+D con Enwave para probar la tecnología de deshidratación nutraREV en su gama de productos que incluye cereales y barritas de cereales.
Continúa leyendo Kellogg’s prueba nuevo método de deshidratación de alimentos por microondas

Se abre el mercado del chocolate endulzado con stevia

EE.UU. y América Latina, los mercados de destino
Se abre el mercado del chocolate endulzado con stevia

Barry Callebaut asegura que reemplazó al azúcar en el chocolate con una solución edulcorante natural que consiste en fibras dietéticas, eritritol poliol y extracto de stevia, y añadió que la formulación se personalizó para adaptarse a las preferencias de sabor de la región de las Américas.

Continúa leyendo Se abre el mercado del chocolate endulzado con stevia

Las pruebas forenses determinan que la superbacteria E.coli es el resultado de bioingeniería‏

Las pruebas forenses determinan que la superbacteria E.coli es el resultado de bioingeniería‏.
A pesar de que el juego de culpar a vegetales está en marcha en toda la UE, donde una cepa de E. coli super-resistente y que está llenando los hospitales de Alemania, casi nadie está hablando de cómo puede ser que la bacteria e.coli por arte de magia se vuelva resistente a ocho clases diferentes de antibióticos y que de repente aparezca en el suministro de alimentos.

Continúa leyendo Las pruebas forenses determinan que la superbacteria E.coli es el resultado de bioingeniería‏

Nuevas tecnologías pueden reducir el consumo de energía en panadería

La iniciativa se ofrece a panaderos y productores de maquinaria para panadería
Nuevas tecnologías pueden reducir el consumo de energía en panadería
Una nueva combinación de tecnologías de calentamiento por microondas e infrarrojos pueden reducir drásticamente el consumo de energía y tiempos de cocción durante la producción de pan, de acuerdo con los resultados de un nuevo proyecto sueco.

Continúa leyendo Nuevas tecnologías pueden reducir el consumo de energía en panadería

un nou crit: ‘Comprometeu-vos! Ja no n’hi ha prou amb indignar-se’-Stéphane Hessel

Stéphane Hessel, ànima del moviment del 15M, llença un nou crit: ‘Comprometeu-vos! Ja no n’hi ha prou amb indignar-se’
El veterà diplomàtic autor d”Indigneu-vos’ insta ara els ‘indignats’ a fer una passa més
‘Comprometre’s significa obrir-se al món que ens envolta. Suposa dir, en contra del determinisme històric, que hi ha alguna cosa per inventar. És el contrari del derrotisme i la resignació’. Amb aquestes paraules i després de l’èxit d’Indigneu-vos!’, del qual se n’han venut 25.000 exemplars en català i 450.000 en castellà, Stéphane Hessel (Berlín, 1917) torna a la càrrega amb ‘Comprometeu-vos! Ja no n’hi ha prou amb indignar-se’ (Destino) en què insta els ‘indignats’ d’arreu del món a fer una passa més. En aquesta ocasió, però, no es tracta d’un manifest, sinó d’una conversa amb el jove activista Gilles Vanderpooten que aquest dimarts sortirà a la venda en castellà i un dia més tard en català.
Va néixer al Berlín del 1917, però des dels set anys Stéphane Hessel ha viscut a París. Just quan començava els estudis superiors, a l’any 39, va ser mobilitzat i dos anys després es va unir a la resistència francesa i, a Londres, a la França Lliure del general De Gaulle. Empresonat per la Gestapo al 1944 i escapat de la mort al camp de concentració de Buchenwald, Stéphane Hessel ha saltat als aparadors de totes les llibreries als seus 94 anys amb el manifest ‘Indigneu-vos!’ (Destino), un text que animava els joves a reaccionar davant aquesta crisi global i que en poques setmanes es va posicionar en els primers llocs de les vendes de no-ficció.

Les seves paraules van calar profundament en la consciència dels joves que el passat 15 de maig van sortir al carrer per mostrar el seu descontentament amb el sistema polític i econòmic i que aquest passat diumenge van treure milers de persones al carrer sota el lema ‘El carrer és nostre, no pagarem la seva crisi’. Considerat una de les icones de l’anomenat moviment dels ‘indignats’, ara Héssel llença un nou crit: ‘Comprometeu-vos!’ (Destino).

Aquest cop, però, el veterà diplomàtic no publica un manifest, sinó una sèrie d’entrevistes amb el jove activista Gilles Vanderpooten en les què demana un pas més als indignats: el compromís per canviar les coses. ‘No n’hi ha prou amb indignar-se davant la injustícia del món, com si es tractés d’un vast panorama… La injustícia es presenta davant la meva porta, ara, de manera immediata’, diu Héssel en el nou volum.

Acabada la segona guerra mundial, Hessel va començar una carrera diplomàtica que el va portar a col·laborar amb les Nacions Unides i a participar en la redacció de la Declaració Universal dels Drets Humans. Ara, tot i estar retirat, segueix al peu del canó d’aquesta revolta pacífica.
http://www.directe.cat/noticia/161368/stephane-hessel-anima-del-moviment-del-15m-llenca-un-nou-crit-comprometeu-vos-ja-no-n-hi-h

El apostol de los indignados
De: Simón Alberto Consalvi / domingo, junio 12, 2011

Nació en 1917 en medio de los horrores de la Primera Guerra Mundial, y fue combatiente de la resistencia francesa contra el nazismo en la Segunda. Prisionero de guerra, fue enviado por la Gestapo al campo de concentración de Buchenwald. Dado que su vida se puede leer como una novela de suspenso, es pertinente consignar que logró escapar 48 horas antes del día de su ejecución.

Con tan prolongada y singular historia, cualquiera estaría resignado al retiro confortable. A los 93 años de edad, no obstante, Stéphane Hessel se ha convertido en el apóstol de los indignados. Nacido en Berlín, fue criado desde niño en Francia, y esto explica su participación en la resistencia. Para completar el perfil del personaje, baste anotar que fue uno de los 12 redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada por Naciones Unidas en la Asamblea General celebrada en París, en 1948.

Un pequeño panfleto de 50 páginas, editado en varios idiomas, se ha convertido en una especie de biblia de los indignados que, en varias ciudades europeas, protestan contra las banalidades del debate político. No todo es obra de Hessel, desde luego, pero sus brevísimos textos pasan de mano en mano y parecen estimular o justificar a quienes acampan en la Puerta del Sol en Madrid y en otros lugares del Viejo Mundo.

El pequeño panfleto lleva por título ¡Indígnate! La edición que leo, Destino 2011, tiene prólogo del español José Luis Sampedro, también nacido en 1917, también indignado. Al terminar de leer los siete brevísimos textos de Hessel, la pregunta es obvia: ¿por quién doblan las campanas? Doblan contra la indiferencia, contra la pasividad, contra la resignación.

El primer capítulo se titula “Indígnate”, y es como una autobiografía mínima pero intensa del personaje. Hessel no necesita demasiadas palabras. Leamos: “Noventa y tres años. Es algo así como la última etapa. El final ya no está muy lejos. ¡Qué suerte poder aprovecharlos para recordar lo que fueron los cimientos de mi compromiso político: los años de resistencia y el programa elaborado hace 66 años por el Consejo Nacional de la Resistencia”.

Stéphane Hessel mira al pasado con absoluta confianza.

O mejor, con orgullo. Reivindica los principios sustentados y sostenidos entonces, cuando la democracia se contraponía al totalitarismo de Adolfo Hitler. Entre esos postulados, el de una prensa independiente era una condición indispensable para la democracia. “La resistencia ­anota Hessel­ propuso una organización racional de la economía que garantice la subordinación de los intereses particulares al interés general, libre de la dictadura profesional instaurada a imagen de los Estados fascistas”.

Protagonista de su siglo, para él no fueron ajenas las tormentas políticas e ideológicas que florecieron a partir de la posguerra. Un dilema tras otro ponía a prueba a los demócratas franceses, vinculados con la izquierda. Primero la resistencia, que no planteaba dudas. Luego la independencia de Argelia. Y en lugar no deleznable, las relaciones o simpatías con la URSS.

Llegó un momento en que este dilema fue resuelto: “Desde que tuvimos noticia de los grandes procesos estalinistas de 1935, y aunque hacía falta un oído atento al comunismo para contrarrestar el capitalismo estadounidense, la necesidad de oponerse a esta forma insoportable de totalitarismo se impuso de manera muy clara”.

Otros capítulos rezan: “La indiferencia, la peor de las actitudes”. “Mi indignación a propósito de Palestina”. “La no violencia, el camino que debemos aprender a seguir”. Y, finalmente: “Por una insurrección pacífica”.

La cuestión de la lucha pacífica enfrentó en un momento a Stéphane Hessel con su amigo Jean Paul Sartre. En un momento, el autor de Las manos sucias simpatizó con ciertas prácticas terroristas, pero terminó aceptando que eran a la larga totalmente contraproducentes. Ningún recurso es más poderoso que la rebelión pacífica.

Al criticar los excesos de la sociedad contemporánea, lo que llama las políticas del “siempre más”, Hessel reivindica el pasado. No alienta el nihilismo en su pensamiento ni en su actitud frente a la vida. Ni porque tenga 93 años y vislumbre el final de la aventura. Mira el mundo de 1948, cuando trabajó en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y anota los progresos y las grandes conquistas. Veamos algunos episodios: la descolonización, el fin del apartheid, el derrumbe del imperio soviético, la caída del Muro de Berlín. En la primera década del siglo XXI, el autor de ¡Indígnate! advierte retrocesos: la presidencia de George W. Bush, el 11 de Septiembre, etc. Y concluye: “Nos hemos encontrado con esta crisis económica, pero no hemos aprovechado la ocasión para iniciar ninguna nueva política de desarrollo”.

En suma, indignarse, sí, pero no basta indignarse. Es preciso saber por qué nos indignamos, y también preguntarnos por qué somos o hemos sido indiferentes. La biblia de los indignados también los interroga. Para indignarse no bastan los gestos. Moraleja: Nadie espere que otros le saquen las castañas del fuego.
http://siguientepagina.blogspot.com/2011/06/el-apostol-de-los-indignados.html

Indignaos”, Stéphane Hessel. Las palabras justas para el inicio de la sublevación
Indignez-vous (Indignaos) es un breve libro de gran e inesperado éxito que plantea la necesiadd de oponerse al monopolio del dinero.

Cultura | Kepa Arbizu – Tercera Información | 02-03-2011 |

En muchas ocasiones, y en los ámbitos más dispares, se ha demostrado que a veces las palabras justas por pocas y sencillas que sean pueden ser mucho más útiles que un discurso alambicado y complejo. El mundo de la política no es una excepción y algunas verdades por simples y obvias que parezcan y por mucho que se les suela tildar de demagógicas (casi siempre dicha afirmación hecha desde los sectores más inmovilistas) pueden causar más repercusión que un discurso complejo.

Algo parecido debió pensar Stéphane Hessel cuando escribió “Indignaos”, un libro de escasas 20 páginas en las que llama a la sublevación a la juventud contra las máximas que rigen el sistema actual y que en su país natal, Francia, tuvo un sorprendente éxito, lo que ha hecho que sea traducido a diferentes idiomas.

La edición española está editada por la editorial Destino y prologada por José Luis Sampedro, escritor y economista habituado a lanzar sus dardos contra el capitalismo y el omnisciente poder del dinero. Su autor, de 93 años, pretende con este corto manifiesto a grandes rasgos “despertar” a la juventud e inocular en ellos el virus de la indignación contra el mundo en el que viven.

Es precisamente su currículum, el de Hessel, el que le nombra como persona cualificada para esta misión. Superviviente del campo de concentración de Buchwald, único redactor vivo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, es su condición de miembro de la Resistencia francesa la que defiende como base ideológica para oponerse a la actual deriva en que se mueve el orden mundial. Los preceptos que en su guerra contra el fascismo aprendió y por los que luchó, como el interés general sobre el particular y una distribución igualitaria de la riqueza, son reivindicaciones que hoy en día deben ser enarboladas de nuevo.

Es consciente a lo largo del libro que su época y la actual difieren en muchas cosas, pero sobre todo en que en el pasado todo era más evidente y se materializaba de una forma más cruel. Por eso hoy en día hay que atinar más la mirada, y aunque de una manera más indirecta y menos obvia, vivimos también tiempos de faltas flagrantes de libertad. En esta ocasión los estados han perdido cualquier capacidad para proteger a sus ciudadanos que están expuestos al poder del dinero y de las grandes empresas, lo que ha llevado a que la diferenciación entre pobres y ricos sea alarmante.

Hessel propone que esa concienciación necesaria, que lleve a la preocupación real por los derechos humanos, debe llegar desde una reacción pacífica basada en la solidaridad y el entendimiento global, aunque dedica especial atención al caso de Israel, tema con el que más indignado se siente y en el que asume que la respuesta violenta contra Israel es una consecuencia de la invasión militar que sufre el pueblo palestino. Entiende que hay que poner freno a la dinámica en la que se mueve el sistema actual, sus empresas, estados, medios de comunicación de masas imponen un “todos contra todos” que llevará más temprano que tarde a convertir el planeta en un lugar inhabitable.

Para el nonagenario autor vivimos tiempos en que la represión y la violencia de los estados es menos palpable que en otras épocas de la historia, pero la indignación que movió a generaciones pasadas contra enemigos más obvios, por visibles y evidentes, debe aparecer en los jóvenes y estar dispuestos a enfrentarse al poder del dinero que es capaz de causar grandes campos de concentración invisibles.

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article22742

Tribuna – Juan Ramis-Pujol

Los indignados y Stéphane Hessel

Juan Ramis-Pujol – 16/06/2011

Stéphane Hessel publicó hace unos meses el libro Indignaos, dirigido a los jóvenes de Francia, donde se han vendido más de un millón de copias. La traducción al español fue presentada por José Luis Sampedro y el mismo Stéphane Hessel. Este nonagenario francés, destacado miembro de la resistencia, sobrevivió a dos campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

Según Hessel, la lucha de los años cuarenta del pasado siglo estuvo centrada en la idea de mantener la dignidad humana. Fue una lucha por las libertades y los derechos fundamentales que algunos países empezaban a eliminar. En aquella época, el enemigo era visible y la indignación frente a los acontecimientos sirvió para que los jóvenes se comprometieran con los movimientos de liberación. La resistencia de aquellos momentos se basó en la fuerza y la lucha armada.

¿Qué análisis hace de la actualidad, 70 años después, Stéphane Hessel? La lucha por la dignidad humana, según indica, permanece abierta. Sin embargo, ahora el enemigo es invisible: son los mercados. Argumenta el autor que la indignación es necesaria y anima a los jóvenes a que se comprometan de verdad. Finalmente, propone una lucha pacífica con el fin de mantener esos derechos y libertades fundamentales.

Ahora bien, la lucha por la dignidad humana va mucho más allá de acontecimientos puntuales, como los que están teniendo lugar estos días. La deshumanización empieza cuando tanto ciudadanos como clientes o trabajadores se convierten en un simple número. La búsqueda del beneficio, político o monetario, a corto plazo y a cualquier precio provoca externalidades, y por lo tanto costes, que no siempre se contabilizan. Por ejemplo, ¿cuál es el coste social oculto en el que se incurre al realizar un ERE?, o ¿qué costes no contabilizados son soportados por todos los clientes o ciudadanos que deben hacer frente a los procesos interminables e ineficaces de los servicios al cliente y los call centers de muchas empresas o las ventanillas de algunas Administraciones?

La visiones técnico-económicas dominantes en nuestra sociedad justifican dicho tipo de actuaciones, centradas solo en el corto plazo. Es más, los parámetros actuales de medida del éxito, tanto político como empresarial, reforzados por los medios de comunicación, acaban legitimando dichas perspectivas. Aun así, los ciudadanos, los clientes y los trabajadores son en el fondo conscientes de que se producen ciertas disonancias en este modelo de funcionamiento social, político y económico. Disonancias cognitivas que se acentúan, además, con algunos programas postizos de comunicación y de responsabilidad social de moda en los últimos años. Stéphane Hessel pretende que los jóvenes sean cada vez más conscientes de dichas dinámicas y de sus perversos efectos.

¿Es el enemigo realmente invisible? En realidad, como muestran algunos autores, al enemigo se le puede señalar e identificar. Por ejemplo, en relación al mundo de las finanzas vale la pena ver el documental Inside job. Falta, en cualquier caso, la voluntad social y política. Y aunque se decida finalmente hacer la vista gorda, al menos deberíamos trabajar para crear los mecanismos que hagan difíciles ciertos comportamientos oportunistas en el futuro: se deberían contabilizar mejor las externalidades que provocan las decisiones cortoplacistas y hacer soportar los costes a los que las toman.

Se podrían aumentar las indemnizaciones que forzaran los incentivos para dar mejor servicio a los ciudadanos y clientes. Y, si vamos más allá, valdría la pena estudiar a qué tipo de responsabilidades deberían estar sujetos los altos directivos (públicos y privados) por su gestión a medio y largo plazo.

La indignación ahora está en las calles y los que la provocan, aun sin querer ser conscientes de ello, están construyendo grandes autopistas por las que circulará con fluidez esta indignación. Los países del norte de África nos han mostrado que las tecnologías actuales hacen posible la movilización de los jóvenes. Es verdad que en los países occidentales las sociedades son más acomodadas; pero también es cierto que las nuevas tecnologías reducen drásticamente los costes de la indignación y del compromiso.

¿Cuál fue el resorte que abrió la caja de Pandora? Ese es un matiz que Stéphane Hessel no especifica. Lo que sí estamos presenciando es que la vía elegida está siendo pacífica.

Juan Ramis-Pujol. Profesor del Departamento de Dirección de Operaciones e Innovación Esade-URL

http://www.cincodias.com/articulo/opinion/indignados-stephane-hessel/20110616cdscdiopi_4/

Stéphane Hessel: “Hace falta en Europa una izquierda auténtica”
Stéphane Hessel ha venido a España a presentar su libro ‘Indignaos’, que invita a los jóvenes a una resistencia pacífica contra las injusticias
EDUARDO MARTÍN   28-03-2011

En la entrevista concedida a ‘Hoy por Hoy’ de la Cadena SER, Hessel ha dicho sentirse escandalizado con el aumento de votos obtenido en Francia por el Frente Nacional con su nueva presidenta Marine Le Pen porque ese voto es la expresión de la xenofobia y del rechazo a las sociedades multiculturales que, en su opinión, son el futuro de nuestra Europa.

(28/3/2011)
oirllévatelopodcast.Sesenta y seis años de la liberación de Mauthausen
Stéphane Hessel, “agradablemente sorprendido” de que España se indigne
A sus 93 años el veterano miembro de la resistencia francesa a la ocupación nazi, Stéphane Hessel, ha dicho que a la vista de lo que está ocurriendo en Francia con el Frente Nacional o en Italia con la Liga Norte, debe surgir una nueva izquierda auténtica que sea capaz de vencer todo lo que sea xenofobia y nacionalismo con pocas miras. Una izquierda que enarbole una nueva imagen de Europa en el mundo. Para Hessel Europa es la región de los derechos humanos, de la dignidad de las personas, y eso merece un compromiso de defensa de esos valores.

Stéphane Hessel señala que hemos hecho una mala elección dejando que la economía y los mercados financieros guíen nuestras vidas, con una vuelta atrás y un retroceso de las protestas sociales que vienen de la indiferencia política y de un menor civismo de los ciudadanos. Por eso dice que debemos saber qué es lo que nos indigna y comprometernos para cambiarlo. Y esa ha sido su intención al escribir su pequeño panfleto ‘Indignaos’ para intentar influenciar a las nuevas generaciones contra la indiferencia. En este sentido considera que las rebeliones en países árabes como Egipto y Túnez han surgido de una nueva generación que de pronto desea no aceptar lo inaceptable. Cree que esas expresiones aún no han terminado y que Gadafi debería irse.

Y a su edad todavía desea vivir lo suficiente para ver cómo termina el conflicto entre Israel y Palestina. Según Hessel, Israel hace 40 años que no progresa por no aceptar la creación de un Estado palestino cuando las resoluciones de la ONU lo reconocieron hace más de 40 años.

Con su libro ‘Indignaos’, publicado en España por Ediciones Destino, Stéphane Hessel ha vendido más de un millón de ejemplares en Francia invitando a los jóvenes a una resistencia pacífica contra las injusticias y contra los retrocesos de los derechos sociales impuestos por los mercados financieros a raíz de la crisis económica. Este lunes presenta en Madrid este libro – junto al economista y escritor José Luis Sampedro, que ha escrito el prólogo de su libro para la edición española – y este martes viajará a Barcelona.
.
http://www.cadenaser.com/cultura/articulo/stephane-hessel-hace-falta-europa-izquierda-autentica/csrcsrpor/20110328csrcsrcul_1/Tes
La insurrección pacífica de Stéphane Hessel
El escritor presenta en España «¡Indignaos!», pequeño manifiesto que busca despertar a la juventud de su letargo y que en Francia es un fenómeno editorial
INÉS MARTÍN RODRIGO / MADRID
Día 29/03/2011 – 12.21h13 comentarios
EFE .Stéphane Hessel y José Luis Sampedro, hoy en Madrid Stéphane Hessel ha decidido pasar a la acción. Preocupado ante la generalizada indiferencia que se le presupone a la juventud mundial, este escritor nacido en Alemania pero parisino de adopción desde los siete años se ha puesto teclas a la obra y ha escrito«¡Indignaos!», un pequeño gran libro que busca despertar las conciencias de los jóvenes ante la crisis de la civilización occidental y que en Francia ha vendido más de un millón y medio de ejemplares.

«¡Indignaos!» ha llegado a España de la mano de Destino y con un padrino de lujo, José Luis Sampedro, encargado de escribir el prólogo y que en la presentación ha compartido púlpito con su compañero y amigo. Los dos, sabios de 93 años y con tanto recorrido humano a sus espaldas que da vértigo asomarse a sus memorias, no han escatimado en halagos mutuos y han coincidido en resaltar el importante papel que la juventud debe desempeñar en este «cambio de era» al que estamos abocados de manera irremediable.

Una juventud que en las revueltas árabes ha pasado a ocupar el primer plano mediático (sobre todo en internet y gracias a las redes sociales) pese al velo de la censura y que debería ser el ejemplo a seguir en Europa. Su acción está basada en el gran mensaje que encierra el libro: el despertar libertario de las conciencias dejando de lado la violencia. Para ello, como recalca Stéphane Hessel parafraseando a Sartre, «el compromiso ha de ser individual. Es necesario que lo jóvenes, uno a uno, sean conscientes de la necesidad de libertad y justicia».

Stéphane Hessel: «En Europa necesitamos a la juventud española»Solo esa toma de conciencia «puede sacarlos del desánimo y la indiferencia, pues son ellos quienes han de construir el futuro». Este papel cobra especial relevancia en una sociedad como la española, responsable según Hessel de la creación de la «imagen de la persona luchando por el bien encarnada en la figura de Don Quijote. En Europa necesitamos a la juventud española». José Luis Sampedro comparte esta creencia y añade un importante matiz: «Se trata de no sucumbir. Estamos asistiendo a la crisis de una civilización y debemos reaccionar. El poder económico gobierna realmente Europa y por ello debemos reeducarnos, darnos cuenta de que la libertad de pensamiento es más importante que la de expresión. Todos tenemos el deber de vivir nuestra vida».
Un momento crucial
«¡Indignaos!» ha llegado en un momento crucial para el futuro de la humanidad. Stéphane Hessel es consciente de ello y su reflexión (más que ninguna otra) debe ser escuchada. Superviviente de Buchenwald, Hessel es el único redactor aún vivo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 y su llamada a la «insurrección pacífica» se antoja ahora más necesaria que nunca. El intelectual tiene palabras de comprensión hacia la intervención en Libia («se trata de defender a la población civil mediante una resolución internacional»), de reciclaje para la ONU («es necesaria una mayor preocupación medioambiental y una mayor autoridad de cara a los estados») y de dureza hacia el terrorismo («solo puede vencerse mediante el respeto y la no violencia»).

¿Y qué harían Stéphane Hessel y José Luis Sampedro si volvieran ahora a tener 19 años? Pensar y actuar. Justo lo que piden a los jóvenes. Está en juego el futuro de todos.
http://www.abc.es/20110328/cultura-libros/abci-hessel-indignaos-201103281306.html

Prólogo de José Luis Sampedro en “¡Indignaos!” de Stéphane Hessel
28.02.2011 · periodismohumano · José Luis Sampedro · CCS FacebookMeneameDiggTwitterBitacoras.

Yo también nací en 1917. Yo también estoy indignado. También viví una guerra. También soporté una dictadura. Al igual que a Stéphane Hessel, me escandaliza e indigna la situación de Palestina y la bárbara invasión de Irak. Podría aportar más detalles, pero la edad y la época bastan para mostrar que nuestras vivencias han sucedido en el mismo mundo. Hablamos en la misma onda. Comparto sus ideas y me hace feliz poder presentar en España el llamamiento de este brillante héroe de la Resistencia francesa, posteriormente diplomático en activo en muchas misiones de interés, siempre a favor de la paz y la justicia.

¡INDIGNAOS! Un grito, un toque de clarín que interrumpe el tráfico callejero y obliga a levantar la vista a los reunidos en la plaza. Como la sirena que anunciaba la cercanía de aquellos bombarderos: una alerta para no bajar la guardia.

Al principio sorprende. ¿Qué pasa? ¿De qué nos alertan? El mundo gira como cada día. Vivimos en democracia, en el estado de bienestar de nuestra maravillosa civilización occidental. Aquí no hay guerra, no hay ocupación. Esto es Europa, cuna de culturas. Sí, ése es el escenario y su decorado. Pero ¿de verdad estamos en una democracia? ¿De verdad bajo ese nombre gobiernan los pueblos de muchos países? ¿O hace tiempo que se ha evolucionado de otro modo?

Actualmente en Europa y fuera de ella, los financieros, culpables indiscutibles de la crisis, han salvado ya el bache y prosiguen su vida como siempre sin grandes pérdidas. En cambio, sus víctimas no han recuperado el trabajo ni su nivel de ingresos. El autor de este libro recuerda cómo los primeros programas económicos de Francia después de la segunda guerra mundial incluían la nacionalización de la banca, aunque después, en épocas de bonanza, se fue rectificando. En cambio ahora, la culpabilidad del sector financiero en esta gran crisis no sólo no ha conducido a ello; ni siquiera se ha planteado la supresión de mecanismos y operaciones de alto riesgo. No se eliminan los paraísos fiscales ni se acometen reformas importantes del sistema. Los financieros apenas han soportado las consecuencias de sus desafueros. Es decir, el dinero y sus dueños tienen más poder que los gobiernos. Como dice Hessel, “el poder del dinero nunca había sido tan grande, insolente, egoísta con todos, desde sus propios siervos hasta las más altas esferas del Estado. Los bancos, privatizados, se preocupan en primer lugar de sus dividendos, y de los altísimos sueldos de sus dirigentes, pero no del interés general”

¡INDIGNAOS!, les dice Hessel a los jóvenes, porque de la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia. De la indignación nació la Resistencia contra el nazismo y de la indignación tiene que salir hoy la resistencia contra la dictadura de los mercados. Debemos resistirnos a que la carrera por el dinero domine nuestras vidas. Hessel reconoce que para un joven de su época indignarse y resistirse fue más claro, aunque no más fácil, porque la invasión del país por tropas fascistas es más evidente que la dictadura del entramado financiero internacional. El nazismo fue vencido por la indignación de muchos, pero el peligro totalitario en sus múltiples variantes no ha desaparecido. Ni en aspectos tan burdos como los campos de concentración (Guantánamo, Abu Gharaib), muros, vallas, ataques preventivos y “lucha contra el terrorismo” en lugares geoestratégicos, ni en otros mucho más sofisticados y tecnificados como la mal llamada globalización financiera.

¡INDIGNAOS!, repite Hessel a los jóvenes. Les recuerda los logros de la segunda mitad del siglo XX en el terreno de los derechos humanos, la implantación de la Seguridad Social, los avances del estado de bienestar, al tiempo que les señala los actuales retrocesos. Los brutales atentados del 11-S en Nueva York y las desastrosas acciones emprendidas por Estados Unidos como respuesta a los mismos, están marcando el camino inverso. Un camino que en la primera década de este siglo XXI se está recorriendo a una velocidad alarmante. De ahí la alerta de Hessel a los jóvenes. Con su grito les está diciendo: “Chicos, cuidado, hemos luchado por conseguir lo que tenéis, ahora os toca a vosotros defenderlo, mantenerlo y mejorarlo; no permitáis que os lo arrebaten”.

¡INDIGNAOS! Luchad, para salvar los logros democráticos basados en valores éticos, de justicia y libertad prometidos tras la dolorosa lección de la segunda guerra mundial. Para distinguir entre opinión pública y opinión mediática, para no sucumbir al engaño propagandístico. “Los medios de comunicación están en manos de la gente pudiente”, señala Hessel. Y yo añado: ¿quién es la gente pudiente? Los que se han apoderado de lo que es de todos. Y como es de todos, es nuestro derecho y nuestro deber recuperarlo al servicio de nuestra libertad.

No siempre es fácil saber quién manda en realidad, ni cómo defendernos del atropello. Ahora no se trata de empuñar las armas contra el invasor ni de hacer descarrilar un tren. El terrorismo no es la vía adecuada contra el totalitarismo actual, más sofisticado que el de los bombarderos nazis. Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracán destructor del “siempre más”, del consumismo voraz y de la distracción mediática mientras nos aplican los recortes.

¡INDIGNAOS!, sin violencia. Hessel nos incita a la insurrección pacífica evocando figuras como Mandela o Martin Luther King. Yo añadiría el ejemplo de Gandhi, asesinado precisamente en 1948, año de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de cuya redacción fue partícipe el propio Hessel. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Negaos. Actuad. Para empezar, ¡INDIGNAOS!

Stéphane Hessel

(El libro ya está a la venta en español)
•¡Indígnese usted! 11.01.2011  por Federico Mayor Zaragoza
Si hay una persona con autoridad moral para hacer estas reflexiones y ser escuchado es Stéphane Hessel, liberado  de los campos de concentración de Duchenwal y único co-redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que vive, lúcido, que nos llama, por el apremio de los años y las circunstancias actuales, a la “insurrección pacífica”.  “La       indiferencia, advierte, es la peor de las actitudes”. Debemos reaccionar.

•¡Indignaos! por Ignacio Ramonet
…un breve panfleto político de 30 páginas, devenido -en la Francia popular sublevada contra la regresión social-, un excepcional éxito editorial y un fenómeno social. Gracias al boca a boca y, sobre todo, a las nuevas redes sociales, el texto, ninguneado al principio por los medios de información dominantes, ha conseguido franquear las censuras y llenar de esperanza miles de corazones (…) Su título: una consigna, ¡Indignaos!.

http://periodismohumano.com/sociedad/libertad-y-justicia/jose-luis-sampedro-escribe-el-prologo-de-%E2%80%9C%C2%A1indignaos%E2%80%9D-de-stephane-hessel.html

¡Indignaos!, de Stéphane Hessel
Texto completo en castellano

Sábado 29 de enero de 2011, por ediciones simbioticas.
Stéphane Hessel ha lanzado su propuesta de “indignarse” ante lo que está ocurriendo en nuestra sociedad y en nuestro mundo con su pequeño libro “Indignez-vous!” (“Indígnate” o “Indignaos”), y de la necesidad de un cambio a través de la creación, la no violencia y la resistencia.

¡Indígnate! (ePub)Pronto se publicará en España tras su éxito en Francia, pero de momento ya puedes descargarte una traducción libre en castellano [1] en formato ePub para lector de libros electrónicos o sólo como texto (tú eliges):

Y estos son algunos de sus párrafos:

Sartre nos enseñó ’Ustedes son responsables como individuos’. Ese fue un mensaje libertario. La responsabilidad de una persona no puede ser asignada por el poder o una autoridad. Al contrario, es necesario estar involucrado en el nombre de la responsabilidad de uno como ser humano.

Es verdad que las razones para estar indignados pueden verse hoy menos claramente relacionadas o el mundo se ha vuelto demasiado complejo. ¿Quién está haciendo el ordenamiento, quién lo decide? No es siempre sencillo diferenciar entre todas las corrientes que nos gobiernan. No estamos lidiando con una pequeña elite cuyas actividades pueden ser fácilmente visibles. Este es un mundo vasto, en el cual tenemos una sensación de interdependencia. Vivimos en una interconectividad como nunca antes. Pero en este mundo todavía hay cosas intolerables. Para verlas, es bueno y necesario mirar, buscar. Le digo a los jóvenes, busquen poco y eso es lo que van a encontrar. La peor de las actitudes es la indiferencia, decir ’No puedo hacer nada contra eso. Ya me las arreglaré para salir adelante’. Por incluirte a ti mismo en esto, pierdes uno de los elementos que hacen al ser humano: la facultad de indignarse y el compromiso que es una consecuencia de lo primero.

A la gente joven le digo: Miren alrededor, encontrarán temas que justifiquen su indignación — hechos acerca del tratamiento de inmigrantes, de inmigrantes “ilegales”, de gitanos. Encontrarán situaciones concretas que les llevan a fortalecer su acción ciudadana. ¡Busquen y encontrarán!
Sartre, en Marzo de 1980, a tres semanas de su muerte declaró: ’Es necesario tratar de explicar por qué el mundo de hoy, que es horrible, es sólo un instante en un largo desarrollo histórico, que la esperanza siempre ha sido una de las fuerzas dominantes en revoluciones e insurrecciones y cómo todavía siento esperanza como mi concepción de futuro.

Es necesario entender que la violencia se opone a la esperanza. Es necesario preferir la esperanza, esperanza por sobre la violencia. La no-violencia es el camino que debemos aprender a seguir. También los opresores.

Es necesario llegar a negociaciones para quitar la opresión; esto es lo que permitirá no tener más violencia terrorista. Por lo tanto no debemos permitir que se acumule demasiado odio’.

El mensaje de Mandela y Martin Luther King encuentra toda su pertinencia en el mundo que ha superado la confrontación de ideología [p.e. Nazismo] y el totalitarismo conquistador [p.e. Hitler]. Esto es también un mensaje de esperanza en la capacidad de las sociedades modernas de sobreponerse a conflictos por medio del mutuo entendimiento y una paciente vigilancia. Para alcanzar este punto es necesario basarse en derechos, en vez de violaciones, quien sea el autor, debe causar nuestra indignación. No hay que transar estos derechos.

El pensamiento productivista, impulsado por Occidente condujo al mundo a una crisis de la que debe salir a través de una radical ruptura con el concepto de “crecer” no solo en el campo financiero sino también en el dominio de las ciencias y la tecnología. Ya es el momento de que las preocupaciones acerca de la ética, la justicia y el equilibrio duradero (económico y medio ambiental) prevalezcan. Porque son los riesgos más serios que nos amenazan. Ellos pueden poner fin a la aventura humana en el planeta, que puede llegar a ser inhabitable para los humanos.

A todas las personas que harán el siglo XXI, les decimos con afecto

CREAR ES RESISTIR; RESISTIR ES CREAR.

http://www.edicionessimbioticas.info/Indignate-de-Stephane-Hessel

Torna ‘La Crida’

Torna ‘La Crida’
El 33 emet aquest divendres un reportatge sobre la mítica entitat d’activisme catalanista · Coincideix amb el 30è aniversari de l’històric ‘Som una nació’ del Camp Nou
El 18 de març de 1981 desenes es reuneixen al Paranimf de la Universitat de Barcelona per respondre a un seguit d’agressions a Catalunya, culminades pel ‘Manifiesto dels 2.300’ que s’oposava a la normalització de la llengua catalana. Naixia ‘La Crida a la Solidaritat en defensa de la llengua, la cultura i la nació catalanes’ coneguda populament com a ‘La Crida’, un moviment de pressió a favor de la identitat catalana que jugaria un paper rellevant en la vida política a la Catalunya de principis dels anys 80.

Continúa leyendo Torna ‘La Crida’