Historias y Leyendas archivos - Pasta,Música,Ecologia

El monestir benedictí de Sant Benet de Bages, fundat l’any 960 pels nobles Sal·la i Ricarda ,situat a la conca de la Vall dels Horts-30/09/2017 Grup La Locomotora Negra

El monestir de  Sant Benet de Bages ,fundat l’any 960 pels nobles i esposos Sal·la (de la família dels vescomtes de Conflent) i Ricarda (dama osonenca, vídua del vescomte de Bas),  Sal·la era veguer i castlà o governador dels comtes de Barcelona, Osona-Manresa i Girona .

El monestir benedictí de Sant Benet de Bages, situat al terme municipal de Sant Fruitós de Bages, és un dels conjunts monàstics de l’Edat Mitjana més ben conservats de Catalunya. Des que el 2007 es va inaugurar com a Món Sant Benet, el monestir ha aconseguit recuperar l’esplendor arquitectònica i patrimonial que el va distingir a l’Edat Mitjana.

Borrell II, actiu col·laborador en la repoblació de la Catalunya central

Fundat l’any 960 per uns familiars dels vescomtes del Conflent, l’església va ser consagrada el 972 amb la presència del Comte Borrell de Barcelona. Als seus orígens va acollir les relíquies de Sant Valentí per concessió directa de Roma, de qui va obtenir visat papal.

Durant els segles XI, XII i XIII va assolir el moment de la seva màxima projecció i prosperitat, tot i els atacs que ocasionalment va rebre de les tropes musulmanes. Entre els anys 1045 i 1074, Sant Benet va estar regit per l’abat Miró, germà de Ramon Berenguer I, Comte de Barcelona i de Girona.

La pesta, els problemes de veïnatge i vassallatge i la manca de manteniment del recinte van sumir Sant Benet en una decadència a partir del segle XV. A partir del 1620, el monestir va acollir un col·legi de les Arts i poc després esdevé un espai d’acollida dels monjos de Montserrat de major edat.

La supressió dels ordes religiosos va aturar l’activitat monàstica de Sant Benet el 1835, ara ja definitivament. Només l’església va continuar la seva activitat i el recinte va patir abandonament i desolació fins que al 1907 és adquirit per la família de l’artista Ramon Casas, que va encarregar a l’arquitecte Josep Puig i Cadafalch la seva recuperació.

 

L’any 2000, l’espai és adquirit per Caixa Manresa, que elabora un projecte d’acurada restauració, que va culminar el 2007 amb l’obertura de Món Sant Benet.

Actualment és un dels equipaments de la Fundació Catalunya-La Pedrera.

http://monstbenet.com/ca/tot-un-mon-prop-teu

Borrell II, actiu col·laborador en la repoblació de la Catalunya central
La locomotora negra

La Locomotora Negra es una de las formaciones más antiguas en el mundo del Jazz en Catalunya. Debutó en 1971 en formato de quinteto. Con el tiempo la formación se ha ido ampliando hasta llegar al número actual de 17 componentes, más de 13 cd’s publicados y 44 años de historia.

 

El estilo de La Locomotora Negra se acerca al Jazz negro en sus vertientes más populares. Toma como modelos las orquestas más famosas de la Epoca Swing, como las de Fletcher Henderson, Duke Ellington, Count Basie, etc.. También incluye en su repertorio alguna interpretación dentro del estilo New Orleans y temas y arreglos propios de sus componentes.

Ha participado a los festivales Intenacionals de jazz de todo el país, como el de Barcelona en numerosas ocasiones, donde ya es todo un clásico, San Sebastià, Vitoria, Terrassa o Andorra, y en festivales internacionales como Perelada, Portaferrada, Cambrils, Huesca, Palma de Mallorca…y un largo etcétera.

Fuera del territorio español, La Locomotora Negra ha actuado en el Festival Internacional de Middelheim, en la ciudad de Amberes (Bélgica); en el de Saint Gilles Croix de Vie (1993) en Francia, y en numerosas ocasiones en el Festival de Montauban, también en el estado francés.

A lo largo de su historia, este conjunto ha acompañado músicos de la talla internacional como Bill Coleman, Benny Waters, Gene “Mighty Flea” Conners, con el que grabaron un disco, “Wild” Bill Davis, Harold Ashby y Willie Cook.

El 2002, La Locomotora Negra recibió de manos del Presidente Jordi Pujol, la Cruz de Sant Jordi por su tarea de la difusión de la música Jazz en Catalunya durante sus 32 años de historia.

Año tras año, la orquesta ha producido y presentado nuevos espectáculos y repertorios, entre los que destacamos el concierto homenaje a Louis Armstrong “Louis Armstrong 100 años” celebrando sus 30 años de carrera; el concierto de música sacra “Memorial Duke Ellington”, que realizó en colaboración con la Coral Sant Jordi, y varios solistas; el espectáculo “Damas del Jazz”, homenaje a las grandes voces femeninas del Jazz y que contó  con la colaboración de las voces de la catalana Big Mama y las nordamericanes Kathy Autrey y Leslie Bee; “Swingin’ for Hamp”, enmarcado dentro del Festival de Jazz de Barcelona, homenaje al desaparecido vibrafonista Lionel Hampton; el espectáculo “Jazzin’ & Dancin’ “, donde con la participación de los bailarines de lindy hop “Barcelona Jazz Cats” y los tapón dancers “Barcelona Rythm Tapón”, ofrecía un recorrido por los ambientes donde historicament el jazz y el baile se daban cita.

Coincidiendo con su 35è aniversario, la orquesta ofreció un espectáculo especial con el que quiso repasar su trayectoria, siempre fiel a los principios del swing, ofreciendo clásicos de intérpretes como Duke Ellington, hasta temas originales de los propios integrantes de la orquesta.

Otros espectáculos destacados son La locomotora negra: 35 años / 35 mm, donde ofreció un compendi de las versiones originales de películas de Holliwood, jugando con el 35è aniversario de la orquesta y acompañados nuevamente por los Barcelona Jazz Cats y la cantante Kathy Autrey; la super producción en homenaje a Salvador Espriu “He mirado esta tierra” con la Coral Sant Jordi y otros solistas; el espectáculo estrenado en el festival de jazz 2013 “Golden Standards The American Songbook”, donde se repasan los grandes standars del jazz vocal y con la participación de las vocalistas Susana Sheiman, Marina Tusset y Gemma Abrié; y uno de los más recientes espectáculos de la orquesta: From Gospel tono Swing, presentado en el festival de jazz de Barcelona junto con el coro de gospel Gospel Messengers.  

      Componentes de la Locomotora Negra
Ricard Gili, Dirección y Trompeta
Isidre Delgado, Trompeta
Miquel Donat, Trompeta
Arnau Boix, Trompeta
Marc B. Trepat, Trombón
Victor Gonzàlez, Trombón
Xavier Trepat, Trombón
Oscar Font, trombón
Tomás Gonzàlez, Saxo Tenor
Lluís Trepat, Clarinete, saxo alto y clarinete bajo
Toni Gili, Saxo tenor i saxo soprano
Àngel Molas, Saxo Barítono
Albert Gassull, Saxo alto
Cristòfol A. Trepat, Piano
Jordi Casanovas, Bajo
Albert Romaní, Guitarra
Carles Gili, Bateria
 
fantástica la LOCOMOTORA NEGRA!!!!

L´endemà 01/10/2017Referendum per l´independencia de Catalunya

En record del guerriller llarguerut, presa de Calaf (l’any 1835), el setge de Torà (1837),Manuel Ibáñez Ubach el “Llarg de Copons”va passar el poble pel foc la tardor de 1839

En record del guerriller llarguerut

El brigadier Manuel Ibáñez Ubach passà a la història amb el sobrenom del “Llarg de Copons”. “Llarg”  perquè, com diuen les cròniques, tenia una alçada d’uns set peus (aproximadament 2,10 m) i “de Copons” perquè estava molt vinculat a aquesta vila de l’Alta Segarra, lloc on havia conviscut en companyia del seu germà Josep i que, en la maduresa i al capdavant de la tropa, assaltà i incendià la tardor de 1839…

I és que el Llarg fou un dels principals cabdills del bàndol legitimista durant la primera guerra carlina. De fet, el seu currículum bèl·lic va començar de ben jove, participant en la guerra del francès, i continuà al bàndol dels reialistes purs durant el trienni liberal. Poc després, enrolat amb els “malcontents” en el fracassat alçament, va acabar detingut per ordre del sanguinari capità Charles d’Espagnac i exiliat als presidis de Ceuta.

L’estada a l’Àfrica no va refredar el seu esperit tradicionalista i guerrejador i, de retorn a Catalunya, fou un dels primers a allistar-se a l’exèrcit de Carles Maria Isidre de Borbó en la guerra pel tron de les Espanyes. Els girs de la història faran que esdevingui un dels més fidels soldats a les ordres de qui l’havia enviat al presidi, aquell Espagnac, ara anomenat capità general de les tropes carlistes amb el títol de Comte d’Espanya i conegut popularment com “l’assassí de Catalunya”. “Orgull de Catalunya, el millor servidor del Rey, el meu millor amic”, en digué el Comte en designar-lo brigadier. Explica el príncep Lichnowsky a les seves memòries que, en l’acte de condecoració d’Ibáñez, el sinistre capità general s’adreça en perfecte català als soldats, que fins aleshores s’havien abastida base del pillatges, alçant la mà ben oberta i bellugant els dits com qui manlleva el que no és seu i dient-los que els gratificava amb la paga d’una setmana “perquè serviu a Carlos quint i no a Carlos cinch”.

D’entre les facècies bèl·liques del nostre heroi figuren l’assalt al monestir de Poblet i la presa de Calaf (l’any 1835), el setge de Torà (1837), la direcció de les forces carlines en la batalla de Vilallonga del Camp, on van perdre la vida 133 homes (l’any 1838), l’enfrontament amb les tropes del futur general Joan Prim a Guissona (1839) i el ja dit incendi de Copons. L’any 1840, poc abans del final de la guerra, rebé el comandament de les tropes carlistes al Principat, però el càrrec li va durar poc temps, ja que, estant a la comandància general de les tropes a Berga, un tret accidental al cap el deixà estès i ben mort.

Les reiterades derrotes carlines han condemnat els seus guerrillers a l’oblit i, com en tants d’altres companys de boina, cap presència al nomenclàtor ens recorda la figura del brigadier. Però, no obstant, a Sitges roman una placa el testimoni d’una de les seves facècies més sonades: el mundialment conegut com a “carrer del Pecat” es diu oficialment “carrer de l’1 de maig”, en record de l’assalt que a aquesta vila marinera el Llarg, al costat de mossèn Benet Tristany, cèlebre canonge trabucaire, va perpetrar l’any 1838. Però això no és tot: ben segur que al nostre protagonisme, ardit i viril guerrer, se li entelarien els ulls en llàgrimes d’emoció si  avui tornés a Vilagrasseta (municipi de Montoliu de Segarra), poble que l’any 1800 el va veure néixer, i constatés com han dedicat una plaça a l’1 d’octubre, data en la qual, l’any 1833, començà la primera guerra carlinacomençà la primera guerra carlina.

Militar_carlista

Santa María de Siones,simbología medieval (Burgos) de fondo la llamada Sierra de la Magdalena ,se le atribuye en sus inicios a la Orden templaria

Santa María de Siones, todo un libro de simbología medieval (Burgos)

Santa María de Siones, todo un libro de simbología medieval (Burgos)

En el valle de Mena, al pie de la Fuente del Río, sobresale una de las joyas románicas que atesora esta impresionante comarca del norte de Burgos. Declarada Monumento Nacional en 1931, la románica iglesia de Santa María de Siones (finales del siglo XII), es, sin duda, una de las obras de mayor importancia del arte románico en nuestro país. Es también un Bien de Interés Cultural de la provincia de Burgos.

Resultado de imagen de santa maria de siones

El templo se encuentra situado sobre un promontorio, rodeado de praderas y tiene como telón de fondo sierras rematadas en desafiantes crestas calizas. Poco es lo que se sabe del origen de esta iglesia burgalesa, pues apenas consta en documentos antiguos y aunque existen referencias, los primeros documentos que tenemos son de mediados del siglo XIV, en el que el templo formaba parte de un complejo abacial administrado por la noble familia de su linaje, los Salazar. Su historia no ha hecho más que empezar.

siones_burgos
La iglesia de Santa María de Siones./Zarateman

Aunque presenta una excelente obra de sillería, su sobriedad exterior, apenas quebrada por las fachadas, nada tiene que ver con el interior, pues su decoración hace de ella uno de los más curiosos templos del románico burgalés. Esta iglesia es todo un libro de simbología medieval. De simbología esotérica e iniciática. El viajero percibirá que se topa con una construcción que trata de hablarle, de transmitirle un mensaje que lleva allí casi 1.000 años.

 Resultado de imagen de santa maria de siones

El templo tuvo un origen privado. No perteneció a ningún monasterio ni su edificación dependió de obispado alguno. Solo perteneció a la iglesia desde finales del siglo XIV, siendo su construcción de finales del XII. Dos siglos en manos privadas y sin control eclesiástico. Su fábrica se debe a la familia Salazar, que costeó la obra, y la tradición la vincula a los templarios. Algunos autores han indicado que la población de Siones aparece mencionada en un documento del año 1011, en el que es nombrada como una de las posesiones de la abadía de San Salvador de Oña.

canecillos_siones
Canecillos en los capiteles del templo burgalés./Rowanwindwhistler

Llamará la atención del viajero la iconografía de Siones. Algunas imágenes sobresalen del resto, como Calavera y tibias (fuera), importante porque indica que su interior solo es accesible a los iniciados, como en la masonería; Cara bestial por cuya boca sale una serpiente (arquería ciega a la izquierda) Habla de la sabiduría, de la palabra de conocimiento representado por la serpiente; Símbolos zodiacales y constelaciones: En Siones hay un gran muestrario de constelaciones como las zodiacales de Aries, Tauro, Escorpio, Leo, Piscis, Virgo o Géminis hasta otras como la de la Liebre, Orión o Can Menor; Lucha de caballero lanza en ristre contra ave monstruosa con cola de serpiente (capitel lateral): Es una representación de San Jorge, que solo matando al dragón podrá liberar a la princesa; Perro (capitel bajo el ábside): Se trata de la estrella Sirio, de la constelación del Can Menor, que acompaña siempre al cazador Orión, vecino en el cielo.

Pero son dos las representaciones más destacadas, colocadas simétricamente la una respecto a la otra en ambos lados. Por un lado Mujer que sujeta el pelo a un personaje extraño (arquería lateral): Se ha dicho que la mujer representa a Santa Juliana en su lucha con el demonio; Jesucristo con báculo (que no toca) y libro cerrado (arquería lateral): La naturaleza inferior reconoce la jerarquía del hijo de Dios ya entronizado. Se rodea de los símbolos de los cuatro evangelistas, de las cuatro fuerzas de la creación: Dos, león y toro, en el plano inferior como el fuego y la tierra; y el águila y el ángel en la parte superior como agua y aire.

siones_iglesia
El visitante viajará al pasado cuando visite Santa María de Siones./Rowanwindwhistler

La historia de Santa María de Siones se relaciona también con otra de las modernas teorías vinculadas al Santo Grial: la que lo relaciona con el vientre de María Magdalena, ‘esposa mística’ de Jesús y que para ciertas corrientes heterodoxas sería la madre de sus hipotéticos hijos y quien habría perpetuado su estirpe sagrada sobre la Tierra. Para proteger a la madre y a su descendencia, hay quienes mantienen que se creó una sociedad secreta, el llamado Priorato de Sión. Resulta realmente curioso que Santa María de Siones, con tan sonoro nombre, tenga como escenario de fondo la llamada Sierra de la Magdalena.

 Resultado de imagen de santa maria de siones

Burgos y toda su provincia conservan un rica historia jalonada a lo largo de los tiempos. Desde cuevas prehistóricas y fascinantes como Ojo Guareña, una red de galerías que abarca más de 100 kilómetros; Poza de la Sal, uno de los conjuntos salineros más importantes del mundo y de mucho pasado; Coruña del Conde, cuna de la aviación, o el encanto del Medievo con una localidad como Caleruega.

Dónde dormir: Hospedería Foramontanos; Calle del Medio, 14; 09580 Villasana de Mena (Burgos); teléfono: 947126484.

Dónde comer: Restaurante El Niño; Calle de la Estación, 0; 09569 Bercedo (Burgos); teléfono: 947140071.

Santa María de Siones: ¿un mito templario?

Siones, un pequeño pueblo de la Merindad burgalesa del Valle de Mena que, por una desvirtuación histórica, como han demostrado no hace mucho Manuel Gila y Laura Alberich, debió de denominarse, en sus inicios, San Juan. Posiblemente ésta desvirtuación onomástica, así como el hecho de que en las cercanías se encuentre la llamada Sierra de la Magdalena y el pueblecito de Criales, siendo abundantes las leyendas y referencias al Santo Grial, haya sido parte de los criterios en los cuales numerosos investigadores han otorgado a su espectacular templo del siglo XII -la iglesia de Santa María- un origen eminentemente templario.
De hecho, no es difícil encontrar en algunas guías relativas a la mencionada región burgalesa -como, por ejemplo, Rutas para descubrir las Merindades de Burgos, de Mariano Cano Gordo- una consensuada participación en ésta circunstancia, alegando, no obstante, el ínterin de que el templo de Santa María perteneció, en algún momento de su historia, a la belicosa orden de monjes guerreros.
De similar manera a como ocurre con la iglesia de San Lorenzo, en la vecina población de Vallejo de Mena -detalle, así mismo, extensivo a muchos otros templos repartidos a lo largo y ancho del territorio peninsular- no existe una certeza histórico-documental, que avale, con suficientes garantías de veracidad, dicha suposición. ¿En qué se basan, pues, los defensores a ultranza de la teoría templaria?. Es de imaginar que en hipótesis relacionadas con los nombres de los lugares, así como en algunas muestras significativas de su rica y fascinante simbología. Simbología que, en determinados casos, bien pudiera considerarse una posible pista, aunque hemos de partir de la base de que no siempre las cosas son lo que parecen a primera vista, y en ello juega un papel importante el concepto que el maestro cantero pretendió dar a entender cuando los plasmó en la piedra a golpes de cincel.
No es ningún secreto, que en el Medievo, los maestroscanteros jugaban con los dobles sentidos, las dobles interpretaciones, llegando, incluso, a disfrazar determinados conceptos, con un revestimiento, quizás infantil, de absurdo y superstición, que burlara el control de lo establecido por los poderes fácticos. Como tampoco lo es, que estos gremios fueron haciéndose cada vez más secretos, utilizando determinadas marcas y señales para reconocerse entre ellos. Singularmente, las marcas de cantería no abundan en la iglesia de Santa María, detalle que dificulta las investigaciones encaminadas a localizar a ciertos gremios que, pongamos por caso, se sabe utilizaba la Orden del Temple, como, por ejemplo, aquél gremio conocido como los Hijos de Salomón, que tantas señales de su paso dejaran por numerosos lugares, y sobre todo, por los principales puntos de peregrinaje del Camino de Santiago.

Si hemos de hacer caso de las aseveraciones del investigador francés Louis Charpentier, la marca, por antonomasia, que caracterizaba a este gremio en particular, era la estrella de seis puntas, también conocida como estrella de David o Sello de Salomón. En éste caso, sí encontramos la mencionada estrella, hábilmente esculpida en uno de los ventanales del ábside, no lejos de otros motivos, que pueden considerarse como de una clara influencia oriental, como los denominados Nudos de Salomón. Dichos elementos, unidos a algunos otros, situados también en la zona del ábside -bien formando motivos decorativos de los ventanales, o de las metopas o de los canecillos- podrían, subjetivamente hablando, ser óbice suficiente para la especulación.

He aquí, algunos de ellos:

– El cráneo y las tibias. Parece constatado que ésta representación se ha localizado en numerosas lápidas templarias. Un ejemplo claro, pueden ser aquellas que se localizan junto al edículo central y enfrente de la capilla de la Virgen de la Paz, en la iglesia segoviana de la Vera Cruz. Incluso se ha extendido la teoría, entre más de un investigador, de la posibilidad de que la famosa bandera pirata, la Jolly Rogers, tuviera sus orígenes en éste símbolo atribuído al Temple.

– Un capitel que muestra dos personajes, quizás dos caballeros, enseñando un libro abierto en medio de ellos, y que podría hacer referencia a la conocida dualidad templaria. Recordemos el símil más conocido, aquél que representa a dos caballeros a lomos de un único caballo que, de manera exotérica, aludiría a la pobreza inicial de la Orden.

– Una mano abierta -posible alusión al número cinco, y por defecto, al pentágono- cuyos dedos señalan hacia abajo, en dirección a la tierra, en contraposición a aquella otra que se localiza en la iglesia de San Lorenzo de Vallejo, cuyos dedos señalan hacia el cielo. El pentágono de la iglesia templaria de San Bartolomé, en el Cañón del Río Lobos, apunta también hacia abajo.

– La cabeza del carnero, posible referencia al signo astrológico de Aries, primer signo del Zodíaco, regido por el planeta Marte; un símbolo eminentemente de carácter enérgico y guerrero. Con relación al Tarot, el símbolo de Aries correspondería con el Emperador o el Papa, y como todos sabemos, los templarios sólo rendían pleitesía a éste último. También el carnero o macho cabrío, se asocia a la figura del diablo, a los ritos oscuros, a los aquelarres… ¿Podría tratarse, en este caso, de una alusión velada al misterioso Baphomet?.

Pero quizás, los símbolos que más motivo de especulación generan entre los investigadores, sean varios localizados en el interior de la iglesia.

Dentro de la considerable iconografía que hacen del interior de la iglesia de Santa María un lugar decididamente especial, sobresalen, como una constante sobrenatural, las contínuas referencias a la figura del demonio, bien en solitario, bien en multitud (capiteles con numerosas caras demoníacas) o bien sufriendo el rechazo de Cristo a un lado, o los tirones de pelo de la santa, al otro.

Estas se localizan, principalmente, en sus laterales, donde pequeñas capillas, semejantes a arcosolios, narran pormenores referentes a pasajes de la vida de santa Juliana, el de la derecha, y de la tentación de Cristo en el desierto, el de la izquierda.

No obstante, es en un capitel del ventanal central situado en el ábside, donde se muestra, bien visible, el motivo más interesante y polémico de todos: aquél que para los historiadores ortodoxos representaría a dos canteros transportando una pesada piedra, bajo la atenta mirada del maestro o del capataz, y en el que, por defecto, los defensores de la teoría templaria identificarían -y he aquí los posibles orígenes de un gran mito- con dos monjes-guerreros, realizando la labor de transportar el Arca de la Alianza, bajo la atenta mirada de un superior, posiblemente el Gran Maestre.

Si hemos de ser lo más objetivos posible, cabe comentar el detalle de que no deja de resultar curioso que el mencionado capitel se encuentre en una zona tan sagrada y no en cualquier otro lugar menos importante del templo, por lo que habría que considerar, en realidad, cuál es el mensaje que quiso transmitir el cantero y la importancia que le quiso dar, situándolo en el mencionado lugar. A éste respecto, sería conveniente añadir la opinión generalizada en algunos círculos, que verían en el Arca -aparte de su poder intrínseco como arma, descrito en la Biblia- otra función de contenedor o depósito de documentos -Gradale-, que atestiguarían el origen del Grial o Sangreal, en la unión de Jesús y María Magdalena y su posterior descendencia.

Porque, si de la zona del altar hablamos, sí podemos localizar, sin demasiado esfuerzo, en un basamento que se encuentra justo debajo de mismo como si fuera una tercera columna, una cruz paté; y aún más abajo de ésta, un motivo que representa agua y dos peces (de nuevo la dualidad). El pez, símbolo del Cristianismo, y el agua, otra posible alusión astrológica, ésta vez al símbolo de Piscis, y apurando, incluso una posible referencia, también, al signo de Acuario.

Recordemos que, según la Astrología, la Era de Piscis coincidió con el nacimiento de Jesús; y fue en ella donde, simbólicamente, nació también el Cristianismo. A la Era de Piscis, dos mil años después, le sucedería la actual Era de Acuario; una Era en la que, según pronostica el Zohar, todos los tesoros celestiales y los enigmas ocultos que durante generaciones no han sido resueltos, se descubrirán

video

En fin, lejos de elucubraciones cabalísticas, de las que, desde luego, no soy ningún experto, y continuando con la búsqueda de más señales que puedan fomentar la teoría templaria, así como algún probable mensaje esotérico hábilmente camuflado, encontramos varios capiteles, cuyos motivos, desde luego, inducen a pensar.
Entre ellos, se encuentra aquél que ofrece una peculiar visión de la lucha de David y Goliath, ambos representados como si fueran caballeros medievales, incluidas las monturas. Goliath, por si la ventaja de su estatura y fuerza no fueran suficientes, lucha a lomos de su caballo, protegido su flanco izquierdo por un escudo y con el espadón en alto, dispuesto a destrozar a un David que, de pie en el suelo, porta un extraño garrote con forma de trompa en su mano izquierda y la honda, armada de una piedra, en la derecha. Ahora bien, en el rostro de ambos, se aprecia un detalle verdaderamente curioso, que puede ser casual, o tal vez no: cejas y nariz están unidas, de manera que forman una tau perfecta.
Como dato relevante, añadir que este símbolo camuflado, ésta aparente tau, se repite en los rostros de los personajes de otros capiteles de cierta relevancia, como, por ejemplo, aquél que hemos comentado y del que algunos piensan como la representación de templarios transportando el Arca de la Alianza.
No deja de ser curioso, así mismo, que cerca de donde se encuentra la representación del combate entre David y Goliath, se encuentre otro capitel de características similares, que también, de hecho, forma parte de lo que podríamos considerar como una de las historias del Camino de las Estrellas, cuya difusión estuvo muy extendida, sobre todo en la zona de Navarra: la lucha del caballero Rolando con el gigante Ferragut. En este capitel, sí se hace evidente quién es quién, a juzgar por la diferencia apreciable que existe en el tamaño de ambos personajes.
Pertenece también a este arcosolio de la izquierda, el que refiere la tentación de Cristo, otro de los capiteles que suscita tanta o más polémica que los anteriores, el cuál representa a tres personajes, de los cuales, el del centro, porta una copa en su mano. Hay quien identifica a este personaje con Perceval -recordemos a Wolfram von Eschenbach, que fue uno de los introductores del mito y quien, de hecho, se refirió a los templeisen, templarios, como los custodios- y la copa, obviamente, con el Santo Grial.
Hacia esta zona miraría, en apariencia, la figura que sobresale de una especie de púlpito, de base pentagonal, situada en un pijalte que se localiza en el arcosolio de la derecha. Figura, no obstante, que si se observa con atención, bien pudiera representar, por las manos cruzadas sobre el pecho y la forma inequívoca de ataúd, una alegoría de la resurrección…¿de Lázaro?, ¿de Jesús?, ¿de los muertos en el día del Juicio Final?.
En fin, sea como sea, no se puede negar que gran parte de la iconografía perteneciente a la iglesia de Santa María, dispone de elementos suficientes como para aventurar hipótesis relativas a mitos en gran medida relacionados con el Temple. Pero, si hemos de ser objetivos, hay que reconocer que no existen los suficientes indicios como para afirmar, con rotundidad, la pertenencia de este templo a la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y sí que parece muy plausible, como en el caso de la iglesia de San Lorenzo, en Vallejo de Mena, haber pertenecido, también, a la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén.

video

http://juancarlosmenendez.blogspot.com.es/2009/08/santa-maria-de-siones-un-mito-templario.html

Santa María de Siones, todo un libro de simbología medieval (Burgos)

Iglesia de Santa María (Siones)

Iglesia de Santa María
Monumento Histórico-Artístico
SionesIglesiaDeSantaMaríaDeSionesFachadaSur2.jpg
Tipo Iglesia
Advocación Santa María
Ubicación Siones, Valle de Mena, provincia de Burgos, Flag of Spain.svg España
Coordenadas 43°04′02″N 3°19′09″O / 43.06722222, -3.31916667Coordenadas: 43°04′02″N 3°19′09″O / 43.06722222, -3.31916667 (mapa)
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Burgos
Orden Clero secular
Arquitectura
Construcción finales del siglo XII
Estilo arquitectónico Románico
Identificador como monumento RI-51-0000478
[editar datos en Wikidata]

La iglesia de Santa María de Siones es una iglesia románica ubicada en la población de Siones, en el municipio burgalés del Valle de Mena, en el extremo nororiental de la provincia. Se considera una de las obras de mayor importancia del arte románico en Burgos.[1]

La construcción, de sillería,[2]​ data de finales del siglo XII.[1]

Resultado de imagen de santa maria de siones

Su origen exacto se desconoce, atribuyéndose por algunos autores a la Orden templaria.

Arquitectura

Exterior

Capiteles de la portada meridional, representando el Árbol de la vida.

Detalle de una de las ventanas del ábside, con sus columnas, capiteles decorados, arquivoltas decoradas y guardapolvos.

El templo consta de una nave única, una torre en el crucero y un ábside al Este.[1]​ La cabecera consta de un tramo recto, el presbiterio, que precede al ábside semicircular.[3]

Resultado de imagen de santa maria de siones

El ábside está dividido en 3 paños mediante dos columnas adosadas y una imposta lo recorre bajo las 3 ventanas abocinadas de medio punto que posee.[1][2]​ Las ventanas cuentan con arcos adornados y columnas con capiteles.[1]​ Las columnas del ábside cuentan con capiteles tallados y el alero que sostiene el tejado con canecillos.[1]

Resultado de imagen de santa maria de siones

La torre actual no es la original pero contiene elementos de la misma.[1]​ Se encuentra sobre el crucero, de cortos brazos.[2]

La nave cuenta con dos portadas, una en la fachada occidental y otra en la meridional.[1]​ La occidental cuenta con 5 arquivoltas, sostenidas sobre jambas y 4 pares de columnas con capiteles decorados.[1]​ La meridional es similar.[1]​ El tejado se sustenta en una bóveda de crucería y de medio cañón.[1]

Imagen relacionada

INTERIOR

La decoración interior del templo es más rica que la exterior, debido a ser una construcción del románico tardío.[4]

El ábside cuenta con una arquería doble formada por siete arcos apoyados en columnas esbeltas.[4]​ Una de las arquerías se apoya sobre la otra.[2]​ Una serie de capiteles decorados muestran escenas variadas: David y Goliat, Adán y Eva y escenas de la vida cotidiana.[4]

El crucero cuenta con dos cortas extensiones laterales con bóvedas propias.[4]​ Se encuentran decoradas con varias escenas.[4][5]​ La entrada a estos edículos se realiza a través de dos arcos sobre columnas.[2]

https://es.wikipedia.org/wiki/Iglesia_de_Santa_Mar%C3%ADa_(Siones)

El misterio de la flota desaparecida de los templarios que pudo llegar a América antes que Colón

El misterio de la flota desaparecida de los templarios que pudo llegar a América antes que Colón

En 1307, una docena de barcos de la Orden del Temple salieron de Francia huyendo de la persecución de Felipe IV. Nunca se los volvió a ver y, a día de hoy, su paradero sigue intrigando a los historiadores

A día de hoy, se desconoce qué fue de ellos
A día de hoy, se desconoce qué fue de ellos – ABC
100

Desde que nacieron en 1118 con el objetivo de proteger a los peregrinos cristianos que viajaban a Tierra Santa, los templarios se han hecho famosos por la leyenda negra que les rodea. Un mito que comenzó cuando –apenas con dos siglos de existencia- el grupo fue perseguido y aniquilado debido a la envidia que suscitaban su poder y su riqueza en monarcas y clérigos. No obstante, y aunque una buena parte de las cosas que se cuentan sobre ellos son meras invenciones, sus caballeros sí dejaron en la Historia algunos misterios que, todavía hoy, desconciertan a los expertos. Uno de ellos se sucedió el 13 de octubre 1307 cuando –perseguidos y amenazados por el rey de Francia Felipe IV– multitud de estos soldados tuvieron que huir en una docena de barcos del puerto de La Rochelle (en Francia) para evitar ser capturados. Aquella armada, que salió al Atlántico enarbolando la cruz roja de la Orden del Temple, desapareció sin dejar rastro en las aguas y, en la actualidad, se desconoce su paradero. Se cree, incluso, que pudo llegar a las Américas antes que Colón.

El nacimiento de la Orden del Temple

Hubo un tiempo, mucho antes de hacerse populares debido a las leyendas y a los rumores, en que los Templarios no eran más que unos pocos caballeros dispuestos a defender los intereses de los peregrinos en Tierra Santa. Corría por entonces el siglo XII, una época en la que Jerusalén -la ciudad sagrada en la que había muerto y resucitado Cristo- se encontraba en poder de los musulmanes (creencia que también la consideraba sagrada). Con todo, para los cristianos este hecho no suponía un problema mayor que el de la honra, pues los seguidores de Mahoma no solían poner límites a los peregrinos de otras religiones a la hora de acceder a la urbe y rendir culto a sus deidades. Sin embargo, este ambiente de aparente calma cambió según se fue haciendo más difícil para los europeos llegar hasta la actual Israel debido a la expansión de los turcos selyúcidas. Y es que, estos no solían desaprovechar la ocasión de robar y asesinar a muchos de los viajeros para hacerse con sus posesiones. Y todo ello, además, arrebatando regiones a los reinos que profesaban la fe de Cristo.

Esta retahíla de razones, así como otras tanteas (tanto territoriales como políticas) fueron las que llevaron al Papa Urbano II a declarar la Primera Cruzada en el 1095 para lograr recuperar Tierra Santa. Así fue como, motivados por la aventura y por el propósito de hacer prevalecer su religión por encima de la de aquellos que denominaban «infieles», cientos de caballeros comenzaron a reunirse en gigantescas unidades militares para dirigirse hacia Jerusalén y recuperar por las bravas la ciudad. Un deseo que se materializó el 15 de julio de 1099 cuando un ejército formado por un núcleo principal de jinetes pesados (más de 4.000 habían salido de Europa) acompañados de otros tantos infantes tomó la urbe espada en mano. Militarmente hablando, el plan les salió a la perfección, pero –para su desgracia- pronto se ganaron el odio de la población local.

Y lo cierto es que había razones para ello, pues –deseosos de venganza como estaban- cometieron todo tipo de barbaridades cuando entraron en la ciudad. La mayoría, relacionadas con el asesinato y el saqueo masivo. Esto causó todo tipo de problemas a los cristianos que se asentaron en la zona después de que sus compañeros armados se marcharan pues, sin un ejército con el que defenderse de las agresiones sarracenas, cientos de cristianos fueron perseguidos y aniquilados por los musulmanes. «Las legiones de fieles […] volvieron de nuevo a sus hogares después de la matanza, dejando enfrentados a grandes problemas a aquellos de sus hermanos que se habían establecido [allí] y que sufrieron crueles persecuciones de las que hacían una descripción terrible», afirma el divulgador histórico Víctor Cordero García en su obra «Historia real de la Orden del Temple: Desde el S XII hasta hoy».

En un intento de defender a los peregrinos de los continuos ataques que sufrían, varios grupos de soldados residentes en Jerusalén tomaron las armas contra los «infieles». Uno de ellos, formado por nueve caballeros, se comprometió en 1118 a proteger los caminos y las vidas de los viajeros cristianos del acoso musulmán. Este sería el germen de la futura Orden del Temple. A día de hoy, la Historia todavía recuerda el nombre de sus dos jefes. El primero era Hugo de Payens (futuro primer Gran Maestre de la orden). El segundo era Godofredo de Saint-Aldemar. «En aquel entonces reinaba Balduino I, quien brindó una calurosa acogida a los “pobres soldados de Cristo”, […] como se hacían llamar. Pasaron nueve años en Tierra Santa, alojados en una parte del palacio, que el rey les cedió, justo encima del antiguo Templo de Salomón (de ahí el nombre de Caballeros del Temple)», explica el investigador Rogelio Uvalle en su libro «Historia completa de la Orden del Temple».

Hugo de Payens, creador de la Orden del Temple
Hugo de Payens, creador de la Orden del Temple– Wikimedia

Ascenso y caída de los Templarios

En los años posteriores, Payens convirtió a los Templarios en una de las instituciones más importantes de la época. Mediante varios viajes a Europa, logró financiación y, por descontado, que otros soldados se unieran a las filas de la orden. Sin embargo, fue en 1139 cuando logró la expansión definitiva de este grupo al conseguir varias ventajas fiscales. «Además de las generosas donaciones de las que se iba a beneficiar la orden, también se concedieron una serie de privilegios ratificados por bulas […]. En ellas se concedía a los templarios una autonomía formal y real respecto a los obispos, estando tan solo sometidos a la autoridad del Papa. Tampoco estaban sujetos a la jurisdicción civil y eclesiástica ordinaria. […] También podían recaudar y recibir dinero de diferentes formas, entre ellas el derecho a percibir el ébolo, la limosna de las iglesias, una vez al año», explica el divulgador histórico José Luis Hernández Garvi en su obra «Los Cruzados de los reinos de la Península Ibérica» (editado por Edaf).

Finalmente, y tal y como señala este autor, también se les concedió el privilegio de construir iglesias y castillos allí donde considerasen oportuno y sin necesidad de pedir permisos de las autoridades civiles o eclesiásticas. Aunque puedan parecer ventajas sin excesiva importancia a primera vista, todas ellas hicieron que esta orden fuese acumulando montones de fondos y propiedades por toda Jerusalén y Europa. Esto se vio favorecido, además, por las inmensas riquezas y posesiones de todos los caballeros que entraban a formar parte del grupo y, finalmente, por el dinero que ganaban comerciando con los excedentes de las granjas y plantaciones que iban acumulando año tras año. Todo ello hizo que, en el SXIII, la Orden del Temple tuviera un auténtico imperio económico. De hecho, alrededor del año 1.250 contaba –según Uvalle- con 9.000 granjas y casas rurales, un ejército de 30.000 hombres (sin contar escuderos, sirvientes y artesanos), más de medio centenar de castillos, una flota propia de barcos y la primera banca internacional.

Recreación de los caballeros templarios
Recreación de los caballeros templarios– Wikimedia

Tal era su riqueza, que algunos reyes como Felipe IV de Francia pidieron préstamos a la Orden y se convirtieron en sus deudores. Una aparente ventaja que se terminó volviendo en su contra. Y es que, cansado el monarca del gran poder militar y económico que estaban acumulando los «pobres caballeros de Cristo» (así como de la cantidad de oro que les debía), decidió iniciar una persecución contra ellos en 1307. «Felipe IV consideraba que la idea original de recuperar los santos lugares para la cristiandad estaba anticuada, habida cuenta del despliegue del Islam en Oriente en aquellas fechas. Además, había contraído una deuda con los templarios. Por eso ordenó su disolución y empezó una operación policíaca contra ellos acusándolos de blasfemia, herejía, sodomía…», explica a ABC María Lara Martínez, escritora, profesora de la UDIMA, Primer Premio Nacional de Fin de Carrera en Historia y autora de «Enclaves templarios» (editado por Edaf).

Pero Felipe sabía que, sin el apoyo religioso, no podría terminar con este poderoso grupo. «Como acababa de morir el papa, buscó un cardenal que fuese pusilánime y proclive a sus decisiones. Lo encontró en la figura del arzobispo de Burdeos. En época contemporánea, como en el cristianismo primitivo, la elección del sucesor de san Pedro se dejaba en “manos” del Espíritu Santo, en el Medievo y la Modernidad había muchos intereses creados en torno a la cátedra de Roma. Así, el soberano francés logró convertirlo en pontífice, como Clemente V, y comenzar con él la redada contra los templarios», añade la experta. Siete veranos después, en 1314, esta cruel pareja suprimió la orden y dictaminó que todos sus bienes se trasferirían hasta el tesoro galo. Posteriormente, más de 15.000 caballeros fueron arrestados. Por su parte, el Gran Maestre Jacques de Molay fue detenido, interrogado y quemado vivo frente a Notre Dame, en París, con la plana mayor del grupo. Así fue como, tras 200 años de ascenso y riquezas, se liquidó mediante un severo golpe a la Orden del Temple.

El misterio de la flota perdida

De forma independiente a las leyendas, lo que sí es posible saber es que –según fue aumentando su poder adquisitivo- el Temple adquirió una serie de barcos con los que poder hacer viajes de Europa a Tierra Santa. Por otro lado, también se conoce que el grupo utilizó estos bajeles en aras de comerciar con el excedente de sus granjas. Así lo determina la doctora Lara Martínez, quien afirma que –con el paso de los años- los monjes-guerreros establecieron una serie de rutas marítimas que salían de varios puertos europeos. «El objetivo de estos buques era el comercio y la guerra. Los templarios controlaban las comunicaciones gracias a que, como estudiosos que eran, habían aprendido las claves de la navegación de los fenicios. Tenían una gran armada fondeando en los puertos mediterráneos y atlánticos (en la parte francesa). Esta visión a larga distancia del orbe, junto a la capacidad logística, proporcionaba supremacía si consideramos que, por entonces, el común de los mortales estimaba que en el Estrecho de Gibraltar estaban las Columnas de Hércules, es decir, que no había tierra más allá», completa la autora.

Siempre según María Lara, los templarios lograron hacerse con puertos en Flandes, Italia,Francia, Portugal y el norte de Europa. Algunos de los más famosos eran el de La Rochelle (su centro neurálgico en el Atlántico) y los de Marsella y Colliure en el Mediterráneo. A su vez, estos monjes-guerreros solían estudiar los enclaves en los que recalaban sus bajeles de forma sumamente minuciosa para, llegado el momento, poder salvarlos si eran atacados. «El puerto de La Rochelle, por ejemplo, estaba protegido por 35 encomiendas, en un radio de 150 kilómetros, más una casa provincial en la propia villa», completa la experta.

María Lara, autora de «Enclaves templarios», frente a la iglesia de Santa María la Real de Sangüesa -recogida en la obra- (Navarra)
María Lara, autora de «Enclaves templarios», frente a la iglesia de Santa María la Real de Sangüesa -recogida en la obra- (Navarra)– M.L.

Pero… ¿Cuándo comenzaron a formar esta flota? Según corroboran autores como el investigador histórico Juan G. Atienza en sus múltiples libros sobre el tema, la Orden del Temple empezó a adquirir buques pocas décadas después de lograr sus privilegios papales. Así lo denota el que los templarios ofreciesen al mismísimo Ricardo Corazón de León sus barcos para que regresase a su hogar tras terminar la cruzada que protagonizó contra los musulmanes en 1191 (en la cual, por cierto, no pudo reconquistar Jerusalén a los enemigos de la cristiandad). Algo parecido sucedió con Jaime I el Conquistador, a quien estos monjes militarizados brindaron los barcos con los que contaban en Barcelona y Colliure para favorecer que comenzase la reconquista de Tierra Santa.

Mercancía para arriba, peregrinos para abajo, la flota estuvo activa hasta 1307. Ese año, cuando comenzó la persecución a la Orden del Temple, los buques (13, según la mayoría de fuentes) tuvieron que izar velas y salir navegando del puerto de La Rochelle antes de que las autoridades galas encarcelasen a sus capitanes y pasajeros. Ese día marcó el inicio de un gran misterio pues, aunque la Historia nos dice que las naves partieron de Francia bajo la bandera de la Orden, se desconoce dónde atracaron. «Cuando el, 13 de octubre de 1307, Felipe IV desató la persecución, la flota escapó del monarca y nunca más se supo de ella. Es una incógnita que alimenta el halo misterioso de los templarios. No se sabe si se dispersó por las aguas, si se reagrupó en otro puerto… Se ha apostado por la hipótesis de que huyó en bloque del Mediterráneo, dirigiéndose a un destino oculto en busca de seguridad y asilo político, mas ¿adónde?», completa María Lara.

¿Dónde desembarcó la flota?

La desaparición de esta flota errante ha hecho proliferar a lo largo de las décadas decenas de teorías sobre los lugares a los que pudieron arribar los caballeros de la orden. Lo mismo sucede con su carga. De hecho, algunos amantes de la conspiración son partidarios de que, en estos buques, los templarios cargaron un gran tesoro acumulado durante décadas para salvarlo de las garras de Felipe IV. Algunas fuentes, incluso, se atreven a afirmar que el mismo Gran Maestre Jacques de Molay iba escondido en estos bajeles, y que solo fue capturado cuando regresó a Europa para protagonizar una misión secreta y desconocida. Fuera como fuese, lo único que se sabe es que la armada se escapó después de ser avisada (probablemente por el Vaticano o la corte francesa) de lo que iba a suceder. Las regiones a las que, presuntamente, habría llegado, son las siguientes:

El último Gran Maestre de la Orden del Temple
El último Gran Maestre de la Orden del Temple– ABC

1-Portugal

Es una de las posibilidades más lógicas y aceptadas debido a que la Corona portuguesa mantuvo –en general- buenas relaciones con la Orden del Temple. Por entonces, en el país luso la Reconquista ya había tocado a su fin, hecho que pudo favorecer que los templarios se dedicasen más a la erudición que a las armas. «Pudieron hallarse en la fundación de la Orden de Cristo», explica Lara. A su vez, marinos portugueses como Vasco de Gama pudieron aprovechar el tesoro de sabiduría templaria para sus descubrimientos en las costas africanas.

Eso explicaría el que, a principios del siglo XV, el Gran Maestre de esta Orden, el infante don Enrique el Navegante, invirtiera las ganancias de la Orden de Cristo en la exploración marítima. El papa Calixto III les concedió la jurisdicción eclesiástica en todos los territorios «desde los cabos de Bojador y de Nam, a través de toda Guinea y hasta la orilla meridional, sin interrupción hasta los Indios», según rezaba la bula Inter caetera (1456). Y es que, como señala la autora, los templarios eran unos estudiosos de todas las ramas del conocimiento, entre ellas, las artes navales, de ahí el influjo en la escuela de Sagres.

2-Escocia

«Es posible que los templaros llegasen hasta Escocia. En ese caso, habrían atracado en Argyll y allí habrían descargado mercancías en Kilmory o Castle Suite», destaca la autora. En este caso, algunos investigadores como Ernesto Frers señalan que los caballeros de la Orden habrían entrado en contacto con el famoso líder Robert Bruce, quien –al igual que ellos- había sido excomulgado por su rebeldía. «Este recibió generosamente a los templarios, que a su vez le ofrecieron su colaboración en la campaña contra Inglaterra y sus aliados locales», completa el autor.

3-Sicilia

La tercera posibilidad es una de las más plausibles y, curiosamente, una de las menos barajadas. Esta afirma que las naves templarias se dirigieron hacia las costas de Sicilia, en el sur de Italia. Esta región había sido conquistada alrededor del siglo XI por Roger de Guiscard, un normando cuyas relaciones con el papado (así como las de sus sucesores) fueron controvertidas por momentos. En palabras de Frers, una de las banderas que este linaje utilizaba en sus buques fue posteriormente adoptado por los caballeros de la Orden del Temple, por lo que su llegada hasta la región pudo haberse materializado tras la huida de La Rochelle.

4-América

La última de las teorías –así como la más «conspiranoica»- es la que afirma que los buques de la Orden del Temple cruzaron el Atlántico y llegaron hasta las costas americanas. Todo ello, casi 100 años antes que Colón. «La leyenda dice que, cuando los conquistadores españoles llegaron a la Península del Yucatán, escucharon que unos hombres blancos ya habían estado allí y que habían entregado su conocimiento a los nativos. Otra hipótesis afirma que, de acuerdo al testimonio de religiosos que acompañaron a Colón, los nativos no se extrañaron al divisar las cruces de los guerreros porque ya las conocían. Además, las culturas prehispánicas tenían asumida la idea de que “llegará un día en el que vendrán por mar grandes hombres vestidos de metal que cambiarán nuestras vidas para bien”. Finalmente, también se sabe que los mayas adoraban a Kukulkán, un dios blanco y barbado. Constatación insólita porque esta cultura la formaban hombres lampiños por genética y adaptación al medio», añade María Lara.

http://www.abc.es/historia/abci-misterio-flota-desaparecida-templarios-pudo-llegar-america-antes-colon-201601290156_noticia.html

FRANCIA :Bosque de Oriente,la Champaña ,Aube-El bosque de Brocelianda mencionado en las leyendas del ciclo artúrico,Bretaña

 

.

Con una superficie de 70.000 hectáreas, el Parque Natural Regional de Bosque de Oriente abarca varias zonas muy distintas: la Champaña gredosa con sus paisajes ondulados, la Champaña húmeda con sus estanques, bosques y bosquecillos, los tres grandes lagos del Bosque de Orient, que atraen a numerosas especies de pájaros, y el valle del Aube.

Los aficionados a las travesías por el bosque podrán recorrer los numerosos senderos señalizados con los que cuenta el parque.

Paisajes del Aube: Las hojas de la rama de un árbol y un banco de madera con vistas a la playa de arena, de Lake Forest y del Este (Parque Natural Regional del Oriente-Forêt d’)
Resultado de imagen de BOSQUE DE ORIENTE FRANCIA TEMPLARIOS
Existió una estrecha relación entre las culturas bretonas, celtas y druídicas

http://www.france-voyage.com/francia-guia-turismo/parque-natural-regional-bosque-orient-50.htm

 

Brocelianda

El bosque de Brocelianda, entre el Valle sin Retorno y el mirador de las Hadas.

El bosque de Brocelianda (en francés, forêt de Brocéliande) es un bosque mítico francés situado en el departamento de Ille y Vilaine, en la región de Bretaña, y a unos 30 km al suroeste de Rennes.

Las 7000 hectáreas de bosque que rodean Paimpont son los restos de un oquedal más denso y mucho más extenso en el que se suelen situar los episodios de las novelas de la Mesa Redonda y las leyendas artúricas que transcurren en el llamado bosque de Brocelianda.

Se trata de un bosque frondoso formado mayoritariamente por robles y hayas. Ocupa principalmente el territorio del municipio de Paimpont, aunque se extiende también sobre municipios limítrofes como Guer y Beignon, al sur, Saint-Péran, al noreste y Concoret, al norte.

Origen del término

En el siglo XII era llamado Brécilllien (en bretón, Brec’helean) y ya comienza a asociarse al bosque de Brocelianda mencionado en las leyendas del ciclo artúrico.

Esta designación se vio reforzada a finales del siglo XX por el nacimiento del País de Brocelianda (en francés, Pays de Brocéliande), una institución destinada a facilitar el desarrollo de los municipios del oeste del departamento. Sin embargo también sigue siendo conocido como bosque de Paimpont.

 

Mapa del bosque (en francés).

La relativa altitud del macizo forestal contribuye a otorgarle un clima próximo al clima oceánico de las costas de Finisterre. Este régimen, en el que dominan los vientos del oeste y del suroeste que traen nubes y precipitaciones regulares favorecen la vegetación, y el exceso de humedad alimenta los numerosos arroyos que ocupan el fondo de los pequeños valles y que desembocan en el Aff, pasado Vilaine y en los alrededores de Redon, al sur del departamento.

Desde el punto más alto, llamado Alto Bosque (Haute forêt) y situado a 256 m en la parte occidental, la altitud disminuye regularmente ofreciendo diferentes puntos de vista sobre el departamento de Morbihan, de un lado y de Côtes-d’Armor del otro.

No muy lejos de allí, dominando el estanque de Chatenay, se construyó entre 1966 y 1967 la estación biológica de Paimpont, dependiente de la universidad de Rennes I. El bosque y sus medios variados constituyen un marco propicio para numerosas prácticas en las que participan los estudiantes de biología de la universidad, así como numerosos estudiantes e investigadores extranjeros. Las instalaciones permiten la acogida de cerca de setenta personas. Los investigadores trabajan todo el año en temas generalmente muy alejados del biótopo local como el comportamiento de los primates, representados por los cercopithecus. Los primeros investigadores han estudiado durante largo tiempo la ecología de las landas armoricanas, los suelos y la hidrología.

Reglamentación

El mirador de las hadas.

El bosque es privado en su mayor parte. Entre las atribuciones de los guardas forestales figura la vigilancia de los comportamientos reprensibles de primer orden, como la creación de fuegos o la circulación de perros, por ser considerados dañinos para la caza. La recogida de champiñones, sin estar absolutamente prohibida, difícilmente puede ser más que un acuerdo suplementario al paseo tolerado localmente.

Debido a su importancia antes de la Revolución francesa, el bosque era competencia de una jurisdicción real llamada Dominio de las Aguas y los Bosques, mientras que las jurisdicciones señoriales tradicionales no se ocupan de la gestión forestal. Mientras que el bosque ha sido explotado al máximo para alimentar con carbón de madera los altos hornos -al menos en los siglos XVII y XVIII-, la destinación de los árboles de primera calidad a la construcción de barcos ha jugado un papel secundario.

Lugares y monumentos

En el bosque de Paimpont se pueden visitar numerosos monumentos y enclaves relacionados con las leyendas.

Paimpont y sus alrededores

Abadía de Paimpont.

Paimpont es un pueblo de alrededor de 1.400 habitantes situado en el centro del bosque.

Su abadía, situada a orillas del lago de Paimpont, fue construida en el siglo XIII sobre el emplazamiento de un priorato fundado en 645 por Judicael, rey de Domnonia. Fue el origen de un monasterio benedictino, aunque fue habitada desde el siglo XIII por los canónigos hasta la Revolución francesa.

De estilo gótico (los muros, las aberturas, el baptisterio y la capilla del Santo Sacramento, la bóveda…), el abadengo presenta una decoración interior (púlpito, estatuas, altar, retablos…) de estilo barroco del siglo XVII.

La sacristía contiene el tesoro de la abadía, que comprende un Cristo en marfil (siglo XVII), un relicario (siglo XV) ofrecido por la duquesa Margarita de Bretaña, madre de Ana de Bretaña, que contendría un radio de San Judicael.

Algo más lejos se encuentra el estanque del paso del Acebo (Pas du Houx), al noreste de Paimpont. Con 80 hectáreas, es el estanque más grande del bosque de Paimpont, rico en fauna y flora acuática. Sobre sus orillas se enfrentan el castillo de Brocelianda y el castillo del paso del Acebo, construidos a comienzos del siglo XX.

El roble de Guillotin.

Las forjas de Paimpont

Las forjas de Paimpont están situadas al sur del bosque, cerca de un enclave legendario llamado Puente de Secreto (Pont de Secret). Las forjas fueron creadas en 1653 por Jacques de Farcy y François d’Andigné después de haber adquirido una parte del feudo de Brécilien.

Hacia 1800, fabricaban, con el método valón, una media de 500 toneladas de fundición y 360 de hierro. En torno a 1820, con el fin de luchar contra la competencia extranjera, las forjas de Paimpont entran en una fase de ampliación y modernización. Esta conversión tecnológica se materializa, en 1831, en la construcción de un laminador de cuatro hornos de reverbero, tres pares de cilindros y un taller de moldeado con dos hornos de reverbero. Las forjas dejaron de funcionar a mediados del siglo XX.

El castillo de Comper

El castillo de Comper está situado al norte del bosque de Paimpont, a tres kilómetros al este del pueblo de Concoret. A pesar de que es común relacionar el nombre de Comper al término bretón kemper (que significa «confluente», «confluencia»), no puede aceptarse este origen, por el sencillo hecho de que no existe ninguna confluencia. Al contrario, una enorme presa retiene las aguas del estanque de Comper, por lo que probablemente el topónimo procede del francés antiguo combre, que significa «presa».

Según la tradición, Comper habría pertenecido a Salomón, rey de Bretaña (siglo IX), aunque serán los barones de Gaël-Montfort quienes introduzcan el nombre del castillo en los anales de Historia. El primero de estos barones, llamado Raúl, fue compañero de Guillermo el Conquistador y combatió junto a él en Hastings. Desde el siglo XIII, Comper es considerada como una de las posiciones estratégicas de la Alta Bretaña. Ha sido además el escenario de numerosos combates, y ha pasado por las manos de numerosas familias.

El castillo de Trécesson

Situado en las afueras del pueblo y del bosque, inmediatamente en la prolongación al suroeste, el castillo de Trécesson fue reconstruido, en su estado actual, en el siglo XV. Pertenecía a la familia de Trécesson, ilustre por ser el origen de varios condestables de Bretaña. Permanecerá en la familia hasta que en 1773 pase a manos de los Le Preste de Châteaugiron por el matrimonio de René-Joseph Lepreste con Agathe de Trécesson.

Durante el Terror, el diputado girondino Defermon permaneció oculto en él durante más de un año. Adquirida más tarde por M. de Sivry, quien fue enterrado en el mausoleo de la capilla de Santa Juana, fue asignado durante la restauración a la Escuela de Agricultura de Morbihan. Actualmente es la casa del conde de Prunelé.

Una leyenda recurrente en la región se relaciona con el castillo de Trécesson, la de «La Dama blanca de Trécesson». Según la leyenda, en el siglo XVIII, una novia fue enterrada viva la misma mañana de su boda. Un cazador presenció la escena, pero cuando pudo desenterrar a la joven, ella ya estaba muerta. Desde entonces la dama rondaría la zona.

Otros lugares de interés

Casa de Viviane.

La mayoría de ellos han sido asociados de alguna forma a las leyendas del ciclo artúrico.[1]

  • La tumba de Merlín (los restos de un dolmen del tipo allée couverte) y la fuente de la Juventud.
  • La tumba del Gigante, un monumento megalítico.
  • El roble de Guillotin y el roble de los hindrés.
  • La fuente de Barenton.
  • El Valle sin Retorno.
  • La casa de Viviane, un monumento megalítico.
  • El Jardín de los Monjes, un monumento megalítico.

https://es.wikipedia.org/wiki/Brocelianda

Es posa la primera pedra de la Seu Vella de Lleida,22 de juliol de 1203

22 de juliol de 1203

Es posa la primera pedra de la Seu Vella de Lleida

Marc Pons
Foto: Quina la fem
Tarragona. Dissabte, 22 de juliol de 2017

Es posa la primera pedra de la Seu vella de Lleida. Gravat de Wyngaerden. Finals del segle XVI. Font Blog Quina la fem
Tal dia com avui de l’any 1203, fa 814 anys, es posava la primera pedra de la construcció de la Seu Vella de Lleida, la catedral de la diòcesi ilerdense. La Seu lleidatana va ser edificada al cim del turó —anomenat des de llavors “de la Seu”— sobre les restes d’una antiga catedral cristiana edificada a les darreries de la dominació romana, quan la religió cristiana havia estat convertida en la confessió oficial de l’Imperi. La Ilerda romana era seu episcopal d’una extensa diòcesi que cobria el territori de l’antiga nació nord-ibèrica dels ilergets: les planes d’Urgell i de la Llitera i les valls dels rius Segre, Cinca, Éssera, Alcanadre i les dues Nogueres.

Durant els segles de dominació islàmica (714-1149) l’antiga catedral havia estat reconvertida en una mesquita. Però amb la incorporació de Lleida al món cultural, polític i religiós cristià (1149), l’arquitectura, l’urbanisme i el paisatge sociològic van viure una transformació formidable. El casal de Barcelona-Aragó va projectar la formació d’una gran ciutat que havia de contrapesar el poder de les cases feudals d’Urgell, de Pallars i de Ribagorça que rivalitzaven amb la monarquia. La va dotar d’un règim polític autònom vinculat exclusivament a la Corona, i va iniciar la construcció de grans edificis que havien de donar forma definitiva al projecte.

La Seu Vella era un dels grans edificis projectats per ser símbol del contrapès i, per extensió, del poder dels estaments polítics i socials reials: mercaders, artesans i poble menut. Va ser dissenyada seguint els models arquitectònics de transició del romànic al gòtic originaris de la Normandia francesa. Amb un elevat campanar que volia afirmar —des de qualsevol punt de les extenses planes que l’envolten— l’existència d’una ciutat que naixia i es desenvolupava en un règim de llibertats. La Seu Vella seria la catedral de la diòcesi ilerdense durant cinc segles, fins que el 1707, el primer Borbó hispànic, per humiliar els lleidatans, la va desfigurar i la va convertir en un quarter militar

http://www.elnacional.cat/ca/efemerides/marc-pons-seu-vella-lleida_176769_102.html

Castillo de Xivert fue cedido por Alfonso II a la Orden del Temple

Castillo Templario de Xivert fue cedido por Alfonso II a la Orden del Temple

Castillo Templario de Xivert
El castillo de Xivert está emplazado en lo alto de la sierra de Irta, en un enclave desde el cual domina el llano y el mar. Ha constituido un asentamiento para diferentes grupos humanos, al menos, desde el s. XIV-XIII a.C. hasta principios del s. XVII de nuestra era.

La estructuración, funcionalidad y carácter del asentamiento ha sido diferente dependiendo del momento histórico. Conserva dos partes bien diferenciadas: la árabe y la cristiana. Este castillo fue cedido por Alfonso II a la Orden del Temple, pasando después a la Orden de Montesa y siendo finalmente abandonado en el s. XVIII.

La primera ocupación del lugar constatada fue de la Edad de Bronce (siglos XIV-XIII a.C.). La ocupación ibérica desde el siglo VI al IV a.C., probándose arqueológicamente cuatro fases de ocupación sucesivas. Por otra parte la aparición de cerámicas ibéricas con decoraciones avanzadas y algunos fragmentos de origen itálico (que evidencian contactos con la civilización romana), obligan a pensar en una ocupación todavía en el siglo II a.C..

En el año 1234, después de varias y confusas donaciones por parte de los monarcas cristianos a sus seguidores, cuando Xivert estaba todavía bajo el dominio musulmán, pasó el castillo y el poblado, por un pacto de rendición pacífica, a manos de la Orden del Temple. El referido pacto es la primera fuente escrita extensa referida a Xivert. Aquí, aparte de numerosas cláusulas de tipo jurídico, se especifica claramente la división del conjunto conquistado. Los sarracenos permanecieron viviendo en el poblado y los cristianos ocuparon el castro y el albacar contiguos. Gracias a la descripción de la separación y los límites de los dos dominios se deja una constancia, del aljibe, la mezquita mayor y el albacar, entre otros, y su relación espacial.

Los templarios otorgaron carta de población en el año 1251. A la extinción de la Orden del Temple pasaría a propiedad de la Orden de Montesa, igual que ocurrió con la mayoría de las posesiones del Temple en la región.

A principios el siglo XVI, durante las Germanías fue ocupada por las tropas mandadas por Estellés, y el castillo y la villa serían incendiados en el 1521. En el año 1547, la población sufriría un importante ataque pirata que conseguiría rechazar. En el año 1592 se incorporaría a la corona, pero la población musulmana seguiría viviendo en Xivert hasta el año 1609. Posteriormente, en el año 1616, el castillo sería poblado por cristianos, para se abandonado definitivamente en el año 1632.

En la primera guerra carlista fueron muchos los hechos cruentos acaecidos en la región, al convertirse en escenario importante del desarrollo del conflicto. La población y el castillo fueron ocupados por las fuerzas carlistas. El castillo de Xivert se encuentra en las estribaciones de la Sierra de Irta, a unos cuatro kilómetros de la actual población. Se alza sobre un monte que ha constituido un asentamiento para grupos humanos, al menos entre el siglo XIV-XIII a.C. Hasta principios del XVII de nuestra era.

La fortaleza islámica (siglo X hasta mediados del siglo XIII) se encuentra en buen estado de conservación aunque la remodelación del recinto superior en época cristiana nos impide conocer detalles de a distribución original. Consta de una línea defensiva exterior que envuelve y protege la alcazaba o alcázar, zona más elevada del conjunto, que está a su vez protegido por murallas y bastiones. La ocupación en planta del conjunto es de unos 8.000 m2. Entre ambas estructuras queda un espacio libre, el albacar, reservado para usos auxiliares de acogida de tropas o ganado. La llegada de los cristianos en Xivert, obliga a los residentes a abandonar este espacio y trasladarse a un nuevo poblado morisco. El castillo cristiano (siglos XII al XVII) se caracteriza por reaprovechar la disposición general del castillo islámico, mientras se varía por completo la organización de los espacios internos. De esta época cabe destacar la imponentes obras de sillería, realizadas bajo el dominio de la Orden del Temple: las torres circulares gemelas y el aljibe de la plaza de armas con bóveda de medio punto con unas medidas de 10,65 x 5,20 (medidas interiores) y 3,50 metros de altura. Estas obras fueron ejecutadas en sillería de una gran calidad. (C.Pérez-Olagüe)

 

http://www.turismodecastellon.com/103027_es/Castillo-Templario-de-Xivert-para-amantes-de-los-monumentos-y-la-cultura/

 

foto de Templer Artesà.

foto de Xivert Historic.

Templer Artesà ha compartit la seva publicació.

Iglesia, Alcalà de Xivert

Iglesia redonda del Temple (Londres) de finales del siglo XII situada entre Fleet Street y el río Támesis históricamente sede de un templo romano

Iglesia del Temple (Londres)

Exterior de la Iglesia del Temple, Londres.

Efigies de Caballeros Templarios.

La Iglesia del Temple es una iglesia de finales del siglo XII situada en Londres, entre Fleet Street y el río Támesis, construida por los caballeros templarios como su sede en Londres. En la época moderna, dos Inns of Court o asociaciones de abogados (La Inner Temple y la Middle Temple), usaron la iglesia. Es famosa por sus tumbas con efigies y por ser una iglesia redonda. Fue duramente dañada durante la Segunda Guerra Mundial pero ha sido restaurada en gran parte. El área que rodea a la iglesia es conocida como “Temple” y cerca de ella está la Estación de metro Temple, perteneciente a las línea verde (District) y amarilla (Circle).

Construcción

A mediados del siglo XII, antes de la construcción de la iglesia, los Caballeros Templarios de Londres se reunían en un lugar en High Holborn en una estructura establecida por Hughes de Payens (ese lugar fue históricamente la sede de un templo romano en Londinium). Debido al rápido crecimiento de la orden, para la década de 1160 este lugar se les había quedado pequeño, y la orden compró el actual sitio para establecer un gran complejo monástico que sirviera de sede en Inglaterra. Además de la iglesia, el conjunto originalmente contenía residencias, instalaciones de entrenamiento militar, y terrenos de recreo para los monjes guerreros y los novicios, a los que no se les permitía ir al centro de la ciudad sin permiso del Maestro del Temple.

El edificio de la iglesia agrupa dos secciones separadas. La sección original de la nave, llamada Round Church, y una sección rectangular, construida aproximadamente medio siglo después, llamada Chancel. Para mantener las tradiciones de la orden, la nave de la iglesia fue construida a partir de un diseño circular basado en la Iglesia de Santo Sepulcro de Jerusalén. La nave tiene 16.76 metros de diámetro, y está rodeada de las primeras columnas libres de Mármol Purbeck. Es probable que las paredes y las cabezas grotescas estuvieran originalmente pintadas con colores.

Fue consagrada el 10 de febrero de 1185 en una ceremonia presidida por Heraclius, Patriarca de Jerusalén. Se cree que Enrique II estuvo presente en la consagración.

1185 – 1307

La orden de los Caballeros Templarios era muy poderosa en Inglaterra. Prueba de ello es que el Maestro del Temple tenía asiento en el Parlamento como primus baro (primer barón del reino).

El recinto era regularmente usado como residencia por reyes y representantes del Papa. El Temple también se usó como banco de depósito, a veces en contra de los deseos de la Corona de incautar los fondos de los nobles que habían confinado su riqueza allí. La independencia y riqueza de la orden a lo largo de toda Europa está considerada por la mayoría de los historiadores como causa principal de la caída de la orden.

En enero de 1215 William Marshall (que está enterrado en la nave cerca de sus hijos, bajo una de las 9 efigies de mármol de caballeros medievales) actuó de negociador durante una reunión en el Temple, entre el Rey Juan I y los barones, que exigían que Juan defendiera los derechos consagrados de la Carta de Coronación de su predecesor Ricardo I. William juró en nombre del rey que las quejas de los barones se abordarían en verano, lo que llevó a Juan a firmar la Carta Magna en junio.

Posteriormente William se convirtió en regente durante el reinado del hijo de Juan, Enrique III. Después Enrique expresó su deseo de ser enterrado en la iglesia y para ello, a principios del siglo XIII, se tiró el coro de la iglesia original y se construyó una nueva estructura, ahora llamada Chancel. Fue consagrada el día de la Ascensión de 1240 y agrupa un pasillo central y dos laterales de idéntica anchura. La altura de la cúpula es de 11 metros. Uno de los hijos de Enrique, que murió muy joven, está enterrado en el Chancel, pero Enrique al final cambió su voluntad con instrucciones de ser enterrado en la Abadía de Westminster.

Posesión de la corona

Tras la destrucción y abolición de los Caballeros Templarios en 1307, Eduardo II tomó el control de la Iglesia como posesión real. Posteriormente se entregó a los Caballeros Hospitalarios, que alquilaron la Iglesia a dos colegios de abogados. Uno de ellos se mudó a la parte de la Iglesia que fue usada por los Caballeros Templarios, y la otra lo hizo a la parte destinada a los monjes, y compartieron el uso de la iglesia. Los colegios se agruparon en el Inner y Middle Temple, dos de las cuatro asociaciones de abogados o Inns of Court (las otras dos son Lincoln’s Inn y Gray’s Inn).

https://es.wikipedia.org/wiki/Iglesia_del_Temple_(Londres)

Iglesia de Santa María la Blanca (Villalcázar de Sirga)Palencia,es un templo-fortaleza,vinculado a la Orden del Temple,hito del Camino de Santiago

Iglesia de Santa María la Blanca (Villalcázar de Sirga)Palencia,es un templo-fortaleza,vinculado a la Orden del Temple,hito del Camino de Santiago

La iglesia de Santa María la Blanca de Villalcázar de Sirga (provincia de Palencia, Castilla y León, España), llamada todavía también de Santa María de Lito (por ser este último el nombre de la localidad hasta el siglo XVII), es un templo-fortaleza empezado a construir a finales del siglo XII, en la transición del románico al gótico, y terminado en el siglo XIV. Hito del Camino de Santiago, del que ha sido uno de sus centros religiosos más importantes, y vinculado a la Orden del Temple, reviste un gran interés artístico, siendo los elementos más destacados el conjunto escultórico de la portada, protogótico del siglo XIII, la colección de sepulcros policromados en el interior, góticos de los siglos XIII y XIV, y el retablo mayor, gótico de los siglos XV y XVI.

Historia

La iglesia fue empezada a construir en los años finales del siglo XII y quedó terminada, en su fábrica fundamental, a principios del XIII. Su condición de encomienda templaria de la Corona de Castilla no está documentada antes de 1307, sólo cinco años antes de la supresión de la orden en los reinos hispanos. Mucho más documentada está su condición de santuario mariano de cáracter real. En el siglo XIII los monarcas Alfonso X el Sabio y su hijo Sancho IV se vincularon intensamente al templo, el primero de manera literaria y el segundo religiosa: Alfonso X se inspiró en él para componer doce de sus Cantigas de Santa María, mientras que Sancho IV lo visitó en peregrinación en varias ocasiones, durante la Semana Santa, para hacer penitencia ante la Virgen de Villasirga, de la que era gran devoto.

Tras la disolución de la Orden del Temple en España en 1312, Santa María de Villasirga fue cedida a D. Rodrigo Rodríguez de Girón y posteriormente a la familia de los Manrique. En este siglo se realizaron algunas ampliaciones y añadidos, como la Capilla de Santiago. Ya en el siglo XV, merced a una política de enlaces matrimoniales, pasa a poder de D. Fernando de Sotomayor. Dos siglos después, en 1661, se crea el título de Conde de Villalcázar de Sirga, que es concedido a D. Juan de Echeverri y Rovere, capitán general de la Armada. En 1664, como señor que era de Villasirga, cederá el templo de Santa María la Blanca al Obispado de Palencia, con el objeto de establecer en él la única parroquia local que actualmente persiste.

En 1888 se derrumbó el muro de cierre de los pies del templo, espacio que quedó clausurado dos años después con el levantamiento de un simple muro desnudo y que supuso una merma de 7 metros en la longitud del templo. Este siniestro causó la pérdida de la Puerta del Ángel, joya escultórica muy alabada por los antiguos viajeros y peregrinos, varias de cuyas tallas fueron reubicadas en otros espacios de la construcción. Tras ser declarado Monumento Nacional en 1919, se acometieron en el templo varias intervenciones, de distinto carácter y orientación, desde 1932 hasta nuestros días. En tanto que Monumento Histórico-Artístico Nacional, es Bien de Interés Cultural (BIC).

Descripción

El edificio responde a las corrientes de construcción protogótica, con una vinculación más concreta y directa con la escuela de raíz cisterciense que suele denominarse hispano-languedociana. Está hecho en cantería y el proyecto inicial, muy ambicioso, nunca se completó. Presenta planta de tres naves, siendo más ancha y alta la central que las laterales. De las cinco capillas que rematan la cabecera, las tres centrales son planas en su fondo y permanecen alineadas, sin que exista separación física entre ellas. Se trata de un testero recto de influencia borgoñona. Las otras dos de los lados se cierran en ábsides poligonales.

Cuenta con crucero doble, flanqueado en su primer tramo por la torre en un lado y por la Capilla de Santiago en el otro. El espacio interior se articula mediante pilares compuestos de núcleo cuadrado, con columninas pareadas en cada cara y acodilladas en las esquinas, en la cabecera y el crucero. Se apoya todo el conjunto en una basa octogonal. La nave central se cubre con bóvedas de crucería sexpartitas. El crucero y las naves laterales presentan bóveda de crucería simple. Cada pilar del crucero contiene un bulto de cuerpo entero bajo doselete, pudiendo datarse las cuatro en el tercer cuarto del siglo XIII. Representan a San Pedro, San Pablo, la Virgen María y el arcángel San Gabriel.

Portada meridional.

Portada meridional

Entre los accesos que posee el templo, destaca la portada meridional doble, junto a la Capilla de Santiago, sobresaliente por la calidad de sus esculturas protogóticas del siglo XIII y que recuerda en muchos aspectos las portadas románicas. El vano de entrada a la iglesia está conformado por seis arquivoltas apuntadas, decoradas con 51 figuras que representan ángeles, santos, clérigos y otros personajes con instrumentos musicales, y apeadas en capiteles con decoración vegetal y jambas lisas. La portada lateral y adyacente, que comparte esquina con la anterior y da acceso a la Capilla de Santiago, viene a ser una copia de la anterior, pero de dimensiones más reducidas. Presenta ésta tres arquivoltas y 25 figuras. En ambos casos, las figuras labradas en las dovelas son de cuerpo entero, mientras que las que asoman en las claves son de medio cuerpo. Las puertas carecen de tímpano.

Más notable aún es el doble friso que discurre en el lienzo de muro por encima de la portada mayor. Evoca poderosamente los frisos iconográficos de modelos palentinos como San Juan de Moarves y Santiago de Carrión de los Condes. Son galerías ciegas con intercolumnios ocupados por las figuras y unidos por arcos trilobulados, sobre los que aparecen adornos de construcciones arquitectónicas.

En el friso superior se representa el Pantocrátor flanqueado por los Evangelistas y los Apóstoles en la Jerusalén Celeste. Entre el Apostolado destaca la figura de Santiago, vestido de peregrino. El friso inferior está dedicado a la Asunción de la Virgen Blanca, flanqueada por figuras relacionadas con la Anunciación y la Adoración de los Reyes Magos. La imagen mariana que centra este segundo friso aparece pisando al dragón, según tipología que se repite en el interior. Todo el conjunto recoge fielmente los elementos iconográficos tomados el Apocalipsis de San Juan. Las escenas no están completas, sino fragmentadas en parte, quizá debido a la reforma de esta parte de la iglesia en el siglo XIV con motivo de la construcción de la Capilla de Santiago.

Toda esta portada meridional está protegida por un grandioso pórtico de arco apuntado, de la misma altura que la nave central, que constituye, al parecer, la parte conservada de uno de mayor extensión que rodeaba, a modo de “claustro”, todo el templo. Este pórtico desaparecido se prolongaría con una serie de arcos de inferior altura al actualmente conservado, que mide unos 15 metros.

La portada de acceso del muro norte también es gótica, aunque carece de ornato.

Retablo mayor.

Retablo mayor

El retablo integra piezas y elementos realizados en diferentes épocas. La parte más antigua es el Calvario que lo remata, tres artísticas tallas (Crucificado, Santa María y San Juan) góticas de hacia 1300. De finales del siglo XV o principios del XVI son las tablas de estilo hispanoflamenco, atribuidas al Maestro Alejo de Vahía, un pintor de origen alemán. Son 27, representan a santos, escenas hagiográficas y pasajes evangélicos, y se distribuyen en una mazonería de tres cuerpos más banco, cuatro calles y dos entrecalles, con guardapolvos perimetral. La quinta calle, en el centro, está ocupada por una hornacina que acoge a la venerada Virgen de Villasirga, Santa María la Blanca, talla gótica del siglo XIII en la que la Virgen se muestra sedente y con el Niño en brazos. Un doselete con largo chapitel cubre la imagen. Cuando en el siglo XVI se rebajó la altura del presbiterio se añadió al retablo una predela adicional, a modo de sotabanco, obra renacentista de entre 1560 y 1570. Esta parte escultórica es atribuida a Manuel Álvarez con policromía de Francisco de Carracejas.

El conjunto tardogótico que puede observarse en la actualidad es el resultado de restauraciones y reformas realizadas en 1945-1946. Entonces se desarmó la estructura y se volvió a armar, variando la situación de las tablas e integrándolas en una nueva mazonería. Así, son de factura moderna el dosel central que acoge a la virgen, su chapitel, las cresterías caladas que separan los cuerpos y los escudos heráldicos del guardapolvos.

Interior de la Capilla de Santiago.

Capilla de Santiago y sepulcros

En el siglo XIV, en la parte meridional, anexa a la portada, se levantó la Capilla de Santiago, perteneciente a la orden de caballería del mismo nombre o a un caballero santiaguista. Este espacio está iluminado por un bello rosetón, que inunda de luz las naves del crucero; se cubre con bóveda de crucería con terceletes y combados, apeada sobre ménsulas que llevan inserto el escudo y cruz de la Orden de Santiago. En la parte norte del templo se inició, durante la misma centuria, lo que iba a ser una gran torre, de la que al parecer sólo se construyó el primer cuerpo, y que posteriormente se derrumbó.

Sepulcros del infante Felipe de Castilla y Suabia, hijo de Fernando III el Santo, y de su segunda esposa, Inés Rodríguez Girón.

La capilla acoge tres sepulcros góticos, en los que fueron sepultados el infante Felipe de Castilla y Suabia, hijo de Fernando III el Santo y hermano de Alfonso X el Sabio, fallecido en 1274, de Inés Rodríguez Girón, segunda esposa del infante Felipe, y el de Juan de Pereira, caballero de la Orden de Santiago.

Las dos primeras obras funerarias, trasladadas aquí en 1936 desde su emplazamiento primitivo en las naves, son exentas y se apoyan sobre leones. Su realización ha de situarse en último cuarto del siglo XIII. Destacan por la representación en relieve de los difuntos, en pose yacente y ricamente ataviados, en las laudas superiores y, en las paredes de la caja, de escenas de duelo, cortejo fúnebre, entierro, etc, labradas bajo arcos apuntados de intradós trilobulado y castilletes en sus enjutas. El Infante presenta sus vestiduras con túnica, bonete y manto; en una mano tiene la espada y en la otra un halcón. D. Inés viste túnica y lleva en una mano una panela, blasón de los Pimentel. En algunas ocasiones la panela o corazón se ha asociado con un pimiento por la similitud con el apellido pero hemos de tener en cuenta que el pimiento llega a Europa desde América siglos después. Series de escudos heráldicos se disponen en los bordes de las laudas y las basas de las cajas. La riqueza escultórica de ambos sepulcros se ve acentuada por la policromía que los cubre. Como autor de los mismos se ha propuesto a Antón Pérez de Carrión, artista que pudo realizar también los sepulcros del Monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campoo, cuya factura es semejante.

El tercer sepulcro, correspondiente al caballero santiaguista D. Juan de Pereira, es posterior, del segundo cuarto del siglo XIV, y su decoración es mucho más sobria. El difunto se representa también en bulto yacente, bajo el cual se distribuyen relieves iconográficos y decoración heráldica. Hay que añadir que estos sepulcros han sido abiertos en múltiples ocasiones y que el manto hallado en el del Infante fue llevado al Museo Arqueológico Nacional de Madrid por orden de Isabel II.

Se emplazan en este espacio también varias imágenes góticas de la Virgen; entre ellas, una mutilada del siglo XIII, sedente, con el Niño en brazos y acompañada por ángeles turiferarios, la Virgen de las Cantigas, anteriormente llamada Virgen de Villasirga -que no se trata de la talla mariana alabada y venerada por los citados monarcas castellanos, hallándose ésta en el retablo de la Capilla Mayor-, la cual pudo estar ubicada en el parteluz de la desaparecida Puerta del Ángel.

Otros retablos y mobiliario

El templo contiene otras obras de arte. En el lado del Evangelio, se hallan: el Retablo de Santiago, renacentista plateresco, de hacia 1530, estructurado en tres cuerpos, tres calles y predela, ejecutado por Cristóbal de Herrera, con 11 pinturas sobre la vida y milagros del santo y una escultura de Santigo Peregrino obra de Juan de Valmaseda, que anteriormente estuvo en la Capilla dedicada al santo; el Retablo de Nuestra Señora del Rosario, renacentista romanista, de 1570, con tallas de los siglos XVI y XVIII y tablas pintadas por Francisco de Carracejas; la pila bautismal, frente al antedicho retablo, decorada con gajos y fechable en el siglo XVI; el púlpito, obra de yesería gótica del siglo XVI; otras imágenes talladas de diferentes épocas y orígenes, ubicadas en dos lucillos sepulcrales; y el relicario-expositor en forma de brazo con la reliquia de San Fructuoso, anteriormente emplazado en el Retablo Mayor.

En el lado de la Epístola destacan: el Retablo de San Antonio, con mazonería del siglo XVII y siete tablas pintadas de principios del XVI atribuidas al denominado Maestro de Calzada; el órgano realejo, procedente de la Ermita de Nuestra Señora del Río y realizado por el organista José Otorel en 1844; el Retablo de Nuestra Señora de la Paz, obra sencilla del primer tercio del siglo XVIII; el Retablo del Santo Cristo, obra neoclásica de 1860 y que acoge un Cristo Crucificado del siglo XVI; la Sacristía, localizada en la cabecera de la nave, levantada sobre la que fuera Capilla de San Juan en la segunda mitad del siglo XVI, que recoge algunas pinturas de valor, como un Calvario del siglo XVI, y la Cruz de los Santos Lugares, fechada en 1826 y conada por el padre franciscano Simeón Hererro.

Fuente;wiquipedia

Colinas Negras (Black Hills en inglés) son un grupo de montañas del oeste de Dakota del Sur territorio pertenecientes a los sioux, los Estados Unidos como siempre incumplieron el tratado

Colinas Negras (Black Hills en inglés) son un grupo de montañas del oeste de Dakota del Sur  territorio pertenecientes a los sioux, los Estados Unidos como siempre incumplieron el tratado

Black Elk Wilderness South Dakota 5.jpg
Black Hills en Dakota del Sur.

País(es) Flag of the United States.svg Estados Unidos
Características geográficas
Cordillera Black Hills
Máx. cota Harney Peak (2207 m)

Superficie 15 540 km²
Mapa(s) de localización
Colinas Negras ubicada en Estados Unidos

Colinas Negras
Colinas Negras

Ubicación de las montañas Black Hills en Estados Unidos

Colinas Negras ubicada en South Dakota

Colinas Negras
Colinas Negras

Ubicación de las montañas Black Hills en Dakota del Sur

Coordenadas 43°59′00″N 103°45′00″O / 43.9833, -103.75Coordenadas: 43°59′00″N 103°45′00″O / 43.9833, -103.75 (mapa)
 

Las Black Hills enfrente del Monte Rushmore.

Las Colinas Negras[1][2] (Black Hills en inglés) son un grupo de montañas del oeste de Dakota del Sur y el noreste de Wyoming (Estados Unidos). Ocupan cerca de 15 540 km², encontrándose entre los ríos Cheyenne y Belle Fourche, y se elevan a un máximo de 2207 m en el pico Harney.

A pesar de que las Colinas Negras se pactaron como territorio pertenecientes a los sioux, los Estados Unidos incumplieron el tratado del fuerte Laramie, que ellos mismos habían redactado, para quitárselo, lo que provocó la Guerra de Black Hills en 1876 y 1877. Más de un siglo después, en 1980, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que las Colinas Negras fueron arrebatadas ilegalmente y que debían de ser devueltas.[

3Origen etimológico

Su nombre hace referencia a la oscura apariencia de sus cumbres redondeadas debida a su pendiente cubierta de árboles que se visualiza a la distancia. A los indios Sioux les fue garantizado un acuerdo de derechos sobre la región en 1868; sin embargo, el descubrimiento de oro en 1874 trajo la llegada de mineros blancos y la consecuente Guerra de Black Hills (1876), incluyendo la Batalla de Little Big Horn.

Historia

 

Una mina de oro en Black Hills en 1889.

En 1743 estas montañas fueron exploradas por primera vez por un europeo, el francés Pierre Gaultiers, sieur de Varennes, durante la última guerra entre Francia y las colonias británicas de América del Norte.

Los nativos americanos tienen una larga historia en las Black Hills. Después de conquistar el Cheyenne en 1776, los lakota se hicieron cargo del territorio de las Black Hills, que se convirtió en el centro de su cultura.

Cuando los estadounidenses descubrieron oro en esta región en 1874, como resultado de ello, George Armstrong Custer comenzó la expedición, los mineros se establecieron en la zona durante la fiebre del oro. El gobierno de los EE. UU., reasignó a los lakota, en contra de su voluntad, a otras reservas en el oeste de Dakota del Sur.

A diferencia del resto de las Dakotas, las Black Hills fueron colonizadas por estadounidenses de origen europeo, principalmente de los centros de población hacia el oeste y sur de la región, ya que los mineros se congregaron allí desde principios del auge del oro en Colorado y en Montana.

Hoy en día, la población total de las reservas cercanas y de la Base Aérea de Ellsworth crean una diversidad única diferente de la del resto de Wyoming o Dakota del Sur.

Geología

 

Lago de origen glaciar en Black Hills.

La geología de Black Hills es compleja. Un episodio ocurrido en la era Terciaria es el responsable de la elevación y la topografía actual de la región. Este levantamiento se caracterizó por la actividad volcánica en el norte de las Black Hills.

Las Black Hills del sur se caracterizan por granito Precámbrico, pegmatita, y las rocas metamórficas que conforman el núcleo de todo el levantamiento de la zona. Este núcleo está bordado por rocas sedimentarias del Paleozoico, Mesozoico y Cenozoico.

La estratigrafía de las Black Hills se presenta como un objetivo, ya que es una cúpula ovalada, con anillos de diferentes tipos de roca de inmersión del centro.

Biología

Al igual que con la geología, la biología de las Black Hills es compleja. La mayor parte de las colinas son un bosque de pino ponderosa junto con una variedad de la Picea glauca (Picea glauca var. Densata) que se dan en los valles húmedos de las colinas del norte. Curiosamente, esta variedad endémica de abeto no se dan en las húmedas montañas Bear Lodge, que conforman la mayor parte de la porción de los Black Hills en Wyoming. Los grandes prados de montaña con exuberantes pastos en lugar de bosques se encuentran dispersos a través de las colinas (especialmente la porción occidental) y el extremo sur de las colinas, debido a la menor cantidad de precipitación en comparación con las elevaciones más altas, que están cubiertas por una sabana seca de pinos, con arbustos de Cercocarpus y el enebro de las Montañas Rocosas. La fauna es muy diversa y abundante. Los arroyos de las colinas son conocidos por sus truchas, mientras que los bosques y praderas ofrecen un buen hábitat para bisonte americano, el venado cola blanca y la mula, el berrendo, el borrego cimarrón, pumas, y una gran variedad de animales pequeños, como perrillos de las praderas, marta americana, ardilla roja, marmota y ardillas zorro. Biológicamente, las Black Hills son un lugar de encuentro y mezcla, con especies comunes a las regiones al este, oeste, norte y sur. Las colinas, sin embargo, son hogar de algunos taxones endémicos, el más famoso es probablemente el junco aliblanco (Junco hyemalis aikeni). Algunas otras especies endémicas son el caracol de Cooper de las Montañas Rocosas. Algunas aves que sólo viven en las Black Hills y que no existen en el resto de Dakota del Sur son la urraca piñonera, el arrendajo gris, pico tridáctilo americano, mirlo acuático americano, el grévol engolado, entre otros.

Economía y turismo

La economía de las Black Hills se ha desplazado de los recursos naturales (minería y madera), la industria del alojamiento y el turismo ha crecido hasta ocupar su lugar. Los puntos turísticos más importantes son el monte Rushmore, Custer State Park, Monumento a Caballo Loco, y el Rally de Motocicletas Sturgis.

Lugares de interés

Entre las atracciones turísticas se encuentran el pueblo minero de Deadwood, el monte Rushmore, el Monumento Nacional Jewel Cave, el parque nacional Wind Cave y el parque estatal Custer, todos en Dakota del Sur y el Monumento Nacional de la Torre del Diablo en Wyoming.

https://es.wikipedia.org/wiki/Colinas_Negras