El misterio de la flota desaparecida de los templarios que pudo llegar a América antes que Colón

El misterio de la flota desaparecida de los templarios que pudo llegar a América antes que Colón

En 1307, una docena de barcos de la Orden del Temple salieron de Francia huyendo de la persecución de Felipe IV. Nunca se los volvió a ver y, a día de hoy, su paradero sigue intrigando a los historiadores

A día de hoy, se desconoce qué fue de ellos
A día de hoy, se desconoce qué fue de ellos – ABC
100

Desde que nacieron en 1118 con el objetivo de proteger a los peregrinos cristianos que viajaban a Tierra Santa, los templarios se han hecho famosos por la leyenda negra que les rodea. Un mito que comenzó cuando –apenas con dos siglos de existencia- el grupo fue perseguido y aniquilado debido a la envidia que suscitaban su poder y su riqueza en monarcas y clérigos. No obstante, y aunque una buena parte de las cosas que se cuentan sobre ellos son meras invenciones, sus caballeros sí dejaron en la Historia algunos misterios que, todavía hoy, desconciertan a los expertos. Uno de ellos se sucedió el 13 de octubre 1307 cuando –perseguidos y amenazados por el rey de Francia Felipe IV– multitud de estos soldados tuvieron que huir en una docena de barcos del puerto de La Rochelle (en Francia) para evitar ser capturados. Aquella armada, que salió al Atlántico enarbolando la cruz roja de la Orden del Temple, desapareció sin dejar rastro en las aguas y, en la actualidad, se desconoce su paradero. Se cree, incluso, que pudo llegar a las Américas antes que Colón.

El nacimiento de la Orden del Temple

Hubo un tiempo, mucho antes de hacerse populares debido a las leyendas y a los rumores, en que los Templarios no eran más que unos pocos caballeros dispuestos a defender los intereses de los peregrinos en Tierra Santa. Corría por entonces el siglo XII, una época en la que Jerusalén -la ciudad sagrada en la que había muerto y resucitado Cristo- se encontraba en poder de los musulmanes (creencia que también la consideraba sagrada). Con todo, para los cristianos este hecho no suponía un problema mayor que el de la honra, pues los seguidores de Mahoma no solían poner límites a los peregrinos de otras religiones a la hora de acceder a la urbe y rendir culto a sus deidades. Sin embargo, este ambiente de aparente calma cambió según se fue haciendo más difícil para los europeos llegar hasta la actual Israel debido a la expansión de los turcos selyúcidas. Y es que, estos no solían desaprovechar la ocasión de robar y asesinar a muchos de los viajeros para hacerse con sus posesiones. Y todo ello, además, arrebatando regiones a los reinos que profesaban la fe de Cristo.

Esta retahíla de razones, así como otras tanteas (tanto territoriales como políticas) fueron las que llevaron al Papa Urbano II a declarar la Primera Cruzada en el 1095 para lograr recuperar Tierra Santa. Así fue como, motivados por la aventura y por el propósito de hacer prevalecer su religión por encima de la de aquellos que denominaban «infieles», cientos de caballeros comenzaron a reunirse en gigantescas unidades militares para dirigirse hacia Jerusalén y recuperar por las bravas la ciudad. Un deseo que se materializó el 15 de julio de 1099 cuando un ejército formado por un núcleo principal de jinetes pesados (más de 4.000 habían salido de Europa) acompañados de otros tantos infantes tomó la urbe espada en mano. Militarmente hablando, el plan les salió a la perfección, pero –para su desgracia- pronto se ganaron el odio de la población local.

Y lo cierto es que había razones para ello, pues –deseosos de venganza como estaban- cometieron todo tipo de barbaridades cuando entraron en la ciudad. La mayoría, relacionadas con el asesinato y el saqueo masivo. Esto causó todo tipo de problemas a los cristianos que se asentaron en la zona después de que sus compañeros armados se marcharan pues, sin un ejército con el que defenderse de las agresiones sarracenas, cientos de cristianos fueron perseguidos y aniquilados por los musulmanes. «Las legiones de fieles […] volvieron de nuevo a sus hogares después de la matanza, dejando enfrentados a grandes problemas a aquellos de sus hermanos que se habían establecido [allí] y que sufrieron crueles persecuciones de las que hacían una descripción terrible», afirma el divulgador histórico Víctor Cordero García en su obra «Historia real de la Orden del Temple: Desde el S XII hasta hoy».

En un intento de defender a los peregrinos de los continuos ataques que sufrían, varios grupos de soldados residentes en Jerusalén tomaron las armas contra los «infieles». Uno de ellos, formado por nueve caballeros, se comprometió en 1118 a proteger los caminos y las vidas de los viajeros cristianos del acoso musulmán. Este sería el germen de la futura Orden del Temple. A día de hoy, la Historia todavía recuerda el nombre de sus dos jefes. El primero era Hugo de Payens (futuro primer Gran Maestre de la orden). El segundo era Godofredo de Saint-Aldemar. «En aquel entonces reinaba Balduino I, quien brindó una calurosa acogida a los “pobres soldados de Cristo”, […] como se hacían llamar. Pasaron nueve años en Tierra Santa, alojados en una parte del palacio, que el rey les cedió, justo encima del antiguo Templo de Salomón (de ahí el nombre de Caballeros del Temple)», explica el investigador Rogelio Uvalle en su libro «Historia completa de la Orden del Temple».

Hugo de Payens, creador de la Orden del Temple
Hugo de Payens, creador de la Orden del Temple– Wikimedia

Ascenso y caída de los Templarios

En los años posteriores, Payens convirtió a los Templarios en una de las instituciones más importantes de la época. Mediante varios viajes a Europa, logró financiación y, por descontado, que otros soldados se unieran a las filas de la orden. Sin embargo, fue en 1139 cuando logró la expansión definitiva de este grupo al conseguir varias ventajas fiscales. «Además de las generosas donaciones de las que se iba a beneficiar la orden, también se concedieron una serie de privilegios ratificados por bulas […]. En ellas se concedía a los templarios una autonomía formal y real respecto a los obispos, estando tan solo sometidos a la autoridad del Papa. Tampoco estaban sujetos a la jurisdicción civil y eclesiástica ordinaria. […] También podían recaudar y recibir dinero de diferentes formas, entre ellas el derecho a percibir el ébolo, la limosna de las iglesias, una vez al año», explica el divulgador histórico José Luis Hernández Garvi en su obra «Los Cruzados de los reinos de la Península Ibérica» (editado por Edaf).

Finalmente, y tal y como señala este autor, también se les concedió el privilegio de construir iglesias y castillos allí donde considerasen oportuno y sin necesidad de pedir permisos de las autoridades civiles o eclesiásticas. Aunque puedan parecer ventajas sin excesiva importancia a primera vista, todas ellas hicieron que esta orden fuese acumulando montones de fondos y propiedades por toda Jerusalén y Europa. Esto se vio favorecido, además, por las inmensas riquezas y posesiones de todos los caballeros que entraban a formar parte del grupo y, finalmente, por el dinero que ganaban comerciando con los excedentes de las granjas y plantaciones que iban acumulando año tras año. Todo ello hizo que, en el SXIII, la Orden del Temple tuviera un auténtico imperio económico. De hecho, alrededor del año 1.250 contaba –según Uvalle- con 9.000 granjas y casas rurales, un ejército de 30.000 hombres (sin contar escuderos, sirvientes y artesanos), más de medio centenar de castillos, una flota propia de barcos y la primera banca internacional.

Recreación de los caballeros templarios
Recreación de los caballeros templarios– Wikimedia

Tal era su riqueza, que algunos reyes como Felipe IV de Francia pidieron préstamos a la Orden y se convirtieron en sus deudores. Una aparente ventaja que se terminó volviendo en su contra. Y es que, cansado el monarca del gran poder militar y económico que estaban acumulando los «pobres caballeros de Cristo» (así como de la cantidad de oro que les debía), decidió iniciar una persecución contra ellos en 1307. «Felipe IV consideraba que la idea original de recuperar los santos lugares para la cristiandad estaba anticuada, habida cuenta del despliegue del Islam en Oriente en aquellas fechas. Además, había contraído una deuda con los templarios. Por eso ordenó su disolución y empezó una operación policíaca contra ellos acusándolos de blasfemia, herejía, sodomía…», explica a ABC María Lara Martínez, escritora, profesora de la UDIMA, Primer Premio Nacional de Fin de Carrera en Historia y autora de «Enclaves templarios» (editado por Edaf).

Pero Felipe sabía que, sin el apoyo religioso, no podría terminar con este poderoso grupo. «Como acababa de morir el papa, buscó un cardenal que fuese pusilánime y proclive a sus decisiones. Lo encontró en la figura del arzobispo de Burdeos. En época contemporánea, como en el cristianismo primitivo, la elección del sucesor de san Pedro se dejaba en “manos” del Espíritu Santo, en el Medievo y la Modernidad había muchos intereses creados en torno a la cátedra de Roma. Así, el soberano francés logró convertirlo en pontífice, como Clemente V, y comenzar con él la redada contra los templarios», añade la experta. Siete veranos después, en 1314, esta cruel pareja suprimió la orden y dictaminó que todos sus bienes se trasferirían hasta el tesoro galo. Posteriormente, más de 15.000 caballeros fueron arrestados. Por su parte, el Gran Maestre Jacques de Molay fue detenido, interrogado y quemado vivo frente a Notre Dame, en París, con la plana mayor del grupo. Así fue como, tras 200 años de ascenso y riquezas, se liquidó mediante un severo golpe a la Orden del Temple.

El misterio de la flota perdida

De forma independiente a las leyendas, lo que sí es posible saber es que –según fue aumentando su poder adquisitivo- el Temple adquirió una serie de barcos con los que poder hacer viajes de Europa a Tierra Santa. Por otro lado, también se conoce que el grupo utilizó estos bajeles en aras de comerciar con el excedente de sus granjas. Así lo determina la doctora Lara Martínez, quien afirma que –con el paso de los años- los monjes-guerreros establecieron una serie de rutas marítimas que salían de varios puertos europeos. «El objetivo de estos buques era el comercio y la guerra. Los templarios controlaban las comunicaciones gracias a que, como estudiosos que eran, habían aprendido las claves de la navegación de los fenicios. Tenían una gran armada fondeando en los puertos mediterráneos y atlánticos (en la parte francesa). Esta visión a larga distancia del orbe, junto a la capacidad logística, proporcionaba supremacía si consideramos que, por entonces, el común de los mortales estimaba que en el Estrecho de Gibraltar estaban las Columnas de Hércules, es decir, que no había tierra más allá», completa la autora.

Siempre según María Lara, los templarios lograron hacerse con puertos en Flandes, Italia,Francia, Portugal y el norte de Europa. Algunos de los más famosos eran el de La Rochelle (su centro neurálgico en el Atlántico) y los de Marsella y Colliure en el Mediterráneo. A su vez, estos monjes-guerreros solían estudiar los enclaves en los que recalaban sus bajeles de forma sumamente minuciosa para, llegado el momento, poder salvarlos si eran atacados. «El puerto de La Rochelle, por ejemplo, estaba protegido por 35 encomiendas, en un radio de 150 kilómetros, más una casa provincial en la propia villa», completa la experta.

María Lara, autora de «Enclaves templarios», frente a la iglesia de Santa María la Real de Sangüesa -recogida en la obra- (Navarra)
María Lara, autora de «Enclaves templarios», frente a la iglesia de Santa María la Real de Sangüesa -recogida en la obra- (Navarra)– M.L.

Pero… ¿Cuándo comenzaron a formar esta flota? Según corroboran autores como el investigador histórico Juan G. Atienza en sus múltiples libros sobre el tema, la Orden del Temple empezó a adquirir buques pocas décadas después de lograr sus privilegios papales. Así lo denota el que los templarios ofreciesen al mismísimo Ricardo Corazón de León sus barcos para que regresase a su hogar tras terminar la cruzada que protagonizó contra los musulmanes en 1191 (en la cual, por cierto, no pudo reconquistar Jerusalén a los enemigos de la cristiandad). Algo parecido sucedió con Jaime I el Conquistador, a quien estos monjes militarizados brindaron los barcos con los que contaban en Barcelona y Colliure para favorecer que comenzase la reconquista de Tierra Santa.

Mercancía para arriba, peregrinos para abajo, la flota estuvo activa hasta 1307. Ese año, cuando comenzó la persecución a la Orden del Temple, los buques (13, según la mayoría de fuentes) tuvieron que izar velas y salir navegando del puerto de La Rochelle antes de que las autoridades galas encarcelasen a sus capitanes y pasajeros. Ese día marcó el inicio de un gran misterio pues, aunque la Historia nos dice que las naves partieron de Francia bajo la bandera de la Orden, se desconoce dónde atracaron. «Cuando el, 13 de octubre de 1307, Felipe IV desató la persecución, la flota escapó del monarca y nunca más se supo de ella. Es una incógnita que alimenta el halo misterioso de los templarios. No se sabe si se dispersó por las aguas, si se reagrupó en otro puerto… Se ha apostado por la hipótesis de que huyó en bloque del Mediterráneo, dirigiéndose a un destino oculto en busca de seguridad y asilo político, mas ¿adónde?», completa María Lara.

¿Dónde desembarcó la flota?

La desaparición de esta flota errante ha hecho proliferar a lo largo de las décadas decenas de teorías sobre los lugares a los que pudieron arribar los caballeros de la orden. Lo mismo sucede con su carga. De hecho, algunos amantes de la conspiración son partidarios de que, en estos buques, los templarios cargaron un gran tesoro acumulado durante décadas para salvarlo de las garras de Felipe IV. Algunas fuentes, incluso, se atreven a afirmar que el mismo Gran Maestre Jacques de Molay iba escondido en estos bajeles, y que solo fue capturado cuando regresó a Europa para protagonizar una misión secreta y desconocida. Fuera como fuese, lo único que se sabe es que la armada se escapó después de ser avisada (probablemente por el Vaticano o la corte francesa) de lo que iba a suceder. Las regiones a las que, presuntamente, habría llegado, son las siguientes:

El último Gran Maestre de la Orden del Temple
El último Gran Maestre de la Orden del Temple– ABC

1-Portugal

Es una de las posibilidades más lógicas y aceptadas debido a que la Corona portuguesa mantuvo –en general- buenas relaciones con la Orden del Temple. Por entonces, en el país luso la Reconquista ya había tocado a su fin, hecho que pudo favorecer que los templarios se dedicasen más a la erudición que a las armas. «Pudieron hallarse en la fundación de la Orden de Cristo», explica Lara. A su vez, marinos portugueses como Vasco de Gama pudieron aprovechar el tesoro de sabiduría templaria para sus descubrimientos en las costas africanas.

Eso explicaría el que, a principios del siglo XV, el Gran Maestre de esta Orden, el infante don Enrique el Navegante, invirtiera las ganancias de la Orden de Cristo en la exploración marítima. El papa Calixto III les concedió la jurisdicción eclesiástica en todos los territorios «desde los cabos de Bojador y de Nam, a través de toda Guinea y hasta la orilla meridional, sin interrupción hasta los Indios», según rezaba la bula Inter caetera (1456). Y es que, como señala la autora, los templarios eran unos estudiosos de todas las ramas del conocimiento, entre ellas, las artes navales, de ahí el influjo en la escuela de Sagres.

2-Escocia

«Es posible que los templaros llegasen hasta Escocia. En ese caso, habrían atracado en Argyll y allí habrían descargado mercancías en Kilmory o Castle Suite», destaca la autora. En este caso, algunos investigadores como Ernesto Frers señalan que los caballeros de la Orden habrían entrado en contacto con el famoso líder Robert Bruce, quien –al igual que ellos- había sido excomulgado por su rebeldía. «Este recibió generosamente a los templarios, que a su vez le ofrecieron su colaboración en la campaña contra Inglaterra y sus aliados locales», completa el autor.

3-Sicilia

La tercera posibilidad es una de las más plausibles y, curiosamente, una de las menos barajadas. Esta afirma que las naves templarias se dirigieron hacia las costas de Sicilia, en el sur de Italia. Esta región había sido conquistada alrededor del siglo XI por Roger de Guiscard, un normando cuyas relaciones con el papado (así como las de sus sucesores) fueron controvertidas por momentos. En palabras de Frers, una de las banderas que este linaje utilizaba en sus buques fue posteriormente adoptado por los caballeros de la Orden del Temple, por lo que su llegada hasta la región pudo haberse materializado tras la huida de La Rochelle.

4-América

La última de las teorías –así como la más «conspiranoica»- es la que afirma que los buques de la Orden del Temple cruzaron el Atlántico y llegaron hasta las costas americanas. Todo ello, casi 100 años antes que Colón. «La leyenda dice que, cuando los conquistadores españoles llegaron a la Península del Yucatán, escucharon que unos hombres blancos ya habían estado allí y que habían entregado su conocimiento a los nativos. Otra hipótesis afirma que, de acuerdo al testimonio de religiosos que acompañaron a Colón, los nativos no se extrañaron al divisar las cruces de los guerreros porque ya las conocían. Además, las culturas prehispánicas tenían asumida la idea de que “llegará un día en el que vendrán por mar grandes hombres vestidos de metal que cambiarán nuestras vidas para bien”. Finalmente, también se sabe que los mayas adoraban a Kukulkán, un dios blanco y barbado. Constatación insólita porque esta cultura la formaban hombres lampiños por genética y adaptación al medio», añade María Lara.

http://www.abc.es/historia/abci-misterio-flota-desaparecida-templarios-pudo-llegar-america-antes-colon-201601290156_noticia.html

FRANCIA :Bosque de Oriente,la Champaña ,Aube-El bosque de Brocelianda mencionado en las leyendas del ciclo artúrico,Bretaña

 

.

Con una superficie de 70.000 hectáreas, el Parque Natural Regional de Bosque de Oriente abarca varias zonas muy distintas: la Champaña gredosa con sus paisajes ondulados, la Champaña húmeda con sus estanques, bosques y bosquecillos, los tres grandes lagos del Bosque de Orient, que atraen a numerosas especies de pájaros, y el valle del Aube.

Los aficionados a las travesías por el bosque podrán recorrer los numerosos senderos señalizados con los que cuenta el parque.

Paisajes del Aube: Las hojas de la rama de un árbol y un banco de madera con vistas a la playa de arena, de Lake Forest y del Este (Parque Natural Regional del Oriente-Forêt d’)
Resultado de imagen de BOSQUE DE ORIENTE FRANCIA TEMPLARIOS
Existió una estrecha relación entre las culturas bretonas, celtas y druídicas

http://www.france-voyage.com/francia-guia-turismo/parque-natural-regional-bosque-orient-50.htm

 

Brocelianda

El bosque de Brocelianda, entre el Valle sin Retorno y el mirador de las Hadas.

El bosque de Brocelianda (en francés, forêt de Brocéliande) es un bosque mítico francés situado en el departamento de Ille y Vilaine, en la región de Bretaña, y a unos 30 km al suroeste de Rennes.

Las 7000 hectáreas de bosque que rodean Paimpont son los restos de un oquedal más denso y mucho más extenso en el que se suelen situar los episodios de las novelas de la Mesa Redonda y las leyendas artúricas que transcurren en el llamado bosque de Brocelianda.

Se trata de un bosque frondoso formado mayoritariamente por robles y hayas. Ocupa principalmente el territorio del municipio de Paimpont, aunque se extiende también sobre municipios limítrofes como Guer y Beignon, al sur, Saint-Péran, al noreste y Concoret, al norte.

Origen del término

En el siglo XII era llamado Brécilllien (en bretón, Brec’helean) y ya comienza a asociarse al bosque de Brocelianda mencionado en las leyendas del ciclo artúrico.

Esta designación se vio reforzada a finales del siglo XX por el nacimiento del País de Brocelianda (en francés, Pays de Brocéliande), una institución destinada a facilitar el desarrollo de los municipios del oeste del departamento. Sin embargo también sigue siendo conocido como bosque de Paimpont.

 

Mapa del bosque (en francés).

La relativa altitud del macizo forestal contribuye a otorgarle un clima próximo al clima oceánico de las costas de Finisterre. Este régimen, en el que dominan los vientos del oeste y del suroeste que traen nubes y precipitaciones regulares favorecen la vegetación, y el exceso de humedad alimenta los numerosos arroyos que ocupan el fondo de los pequeños valles y que desembocan en el Aff, pasado Vilaine y en los alrededores de Redon, al sur del departamento.

Desde el punto más alto, llamado Alto Bosque (Haute forêt) y situado a 256 m en la parte occidental, la altitud disminuye regularmente ofreciendo diferentes puntos de vista sobre el departamento de Morbihan, de un lado y de Côtes-d’Armor del otro.

No muy lejos de allí, dominando el estanque de Chatenay, se construyó entre 1966 y 1967 la estación biológica de Paimpont, dependiente de la universidad de Rennes I. El bosque y sus medios variados constituyen un marco propicio para numerosas prácticas en las que participan los estudiantes de biología de la universidad, así como numerosos estudiantes e investigadores extranjeros. Las instalaciones permiten la acogida de cerca de setenta personas. Los investigadores trabajan todo el año en temas generalmente muy alejados del biótopo local como el comportamiento de los primates, representados por los cercopithecus. Los primeros investigadores han estudiado durante largo tiempo la ecología de las landas armoricanas, los suelos y la hidrología.

Reglamentación

El mirador de las hadas.

El bosque es privado en su mayor parte. Entre las atribuciones de los guardas forestales figura la vigilancia de los comportamientos reprensibles de primer orden, como la creación de fuegos o la circulación de perros, por ser considerados dañinos para la caza. La recogida de champiñones, sin estar absolutamente prohibida, difícilmente puede ser más que un acuerdo suplementario al paseo tolerado localmente.

Debido a su importancia antes de la Revolución francesa, el bosque era competencia de una jurisdicción real llamada Dominio de las Aguas y los Bosques, mientras que las jurisdicciones señoriales tradicionales no se ocupan de la gestión forestal. Mientras que el bosque ha sido explotado al máximo para alimentar con carbón de madera los altos hornos -al menos en los siglos XVII y XVIII-, la destinación de los árboles de primera calidad a la construcción de barcos ha jugado un papel secundario.

Lugares y monumentos

En el bosque de Paimpont se pueden visitar numerosos monumentos y enclaves relacionados con las leyendas.

Paimpont y sus alrededores

Abadía de Paimpont.

Paimpont es un pueblo de alrededor de 1.400 habitantes situado en el centro del bosque.

Su abadía, situada a orillas del lago de Paimpont, fue construida en el siglo XIII sobre el emplazamiento de un priorato fundado en 645 por Judicael, rey de Domnonia. Fue el origen de un monasterio benedictino, aunque fue habitada desde el siglo XIII por los canónigos hasta la Revolución francesa.

De estilo gótico (los muros, las aberturas, el baptisterio y la capilla del Santo Sacramento, la bóveda…), el abadengo presenta una decoración interior (púlpito, estatuas, altar, retablos…) de estilo barroco del siglo XVII.

La sacristía contiene el tesoro de la abadía, que comprende un Cristo en marfil (siglo XVII), un relicario (siglo XV) ofrecido por la duquesa Margarita de Bretaña, madre de Ana de Bretaña, que contendría un radio de San Judicael.

Algo más lejos se encuentra el estanque del paso del Acebo (Pas du Houx), al noreste de Paimpont. Con 80 hectáreas, es el estanque más grande del bosque de Paimpont, rico en fauna y flora acuática. Sobre sus orillas se enfrentan el castillo de Brocelianda y el castillo del paso del Acebo, construidos a comienzos del siglo XX.

El roble de Guillotin.

Las forjas de Paimpont

Las forjas de Paimpont están situadas al sur del bosque, cerca de un enclave legendario llamado Puente de Secreto (Pont de Secret). Las forjas fueron creadas en 1653 por Jacques de Farcy y François d’Andigné después de haber adquirido una parte del feudo de Brécilien.

Hacia 1800, fabricaban, con el método valón, una media de 500 toneladas de fundición y 360 de hierro. En torno a 1820, con el fin de luchar contra la competencia extranjera, las forjas de Paimpont entran en una fase de ampliación y modernización. Esta conversión tecnológica se materializa, en 1831, en la construcción de un laminador de cuatro hornos de reverbero, tres pares de cilindros y un taller de moldeado con dos hornos de reverbero. Las forjas dejaron de funcionar a mediados del siglo XX.

El castillo de Comper

El castillo de Comper está situado al norte del bosque de Paimpont, a tres kilómetros al este del pueblo de Concoret. A pesar de que es común relacionar el nombre de Comper al término bretón kemper (que significa «confluente», «confluencia»), no puede aceptarse este origen, por el sencillo hecho de que no existe ninguna confluencia. Al contrario, una enorme presa retiene las aguas del estanque de Comper, por lo que probablemente el topónimo procede del francés antiguo combre, que significa «presa».

Según la tradición, Comper habría pertenecido a Salomón, rey de Bretaña (siglo IX), aunque serán los barones de Gaël-Montfort quienes introduzcan el nombre del castillo en los anales de Historia. El primero de estos barones, llamado Raúl, fue compañero de Guillermo el Conquistador y combatió junto a él en Hastings. Desde el siglo XIII, Comper es considerada como una de las posiciones estratégicas de la Alta Bretaña. Ha sido además el escenario de numerosos combates, y ha pasado por las manos de numerosas familias.

El castillo de Trécesson

Situado en las afueras del pueblo y del bosque, inmediatamente en la prolongación al suroeste, el castillo de Trécesson fue reconstruido, en su estado actual, en el siglo XV. Pertenecía a la familia de Trécesson, ilustre por ser el origen de varios condestables de Bretaña. Permanecerá en la familia hasta que en 1773 pase a manos de los Le Preste de Châteaugiron por el matrimonio de René-Joseph Lepreste con Agathe de Trécesson.

Durante el Terror, el diputado girondino Defermon permaneció oculto en él durante más de un año. Adquirida más tarde por M. de Sivry, quien fue enterrado en el mausoleo de la capilla de Santa Juana, fue asignado durante la restauración a la Escuela de Agricultura de Morbihan. Actualmente es la casa del conde de Prunelé.

Una leyenda recurrente en la región se relaciona con el castillo de Trécesson, la de «La Dama blanca de Trécesson». Según la leyenda, en el siglo XVIII, una novia fue enterrada viva la misma mañana de su boda. Un cazador presenció la escena, pero cuando pudo desenterrar a la joven, ella ya estaba muerta. Desde entonces la dama rondaría la zona.

Otros lugares de interés

Casa de Viviane.

La mayoría de ellos han sido asociados de alguna forma a las leyendas del ciclo artúrico.[1]

  • La tumba de Merlín (los restos de un dolmen del tipo allée couverte) y la fuente de la Juventud.
  • La tumba del Gigante, un monumento megalítico.
  • El roble de Guillotin y el roble de los hindrés.
  • La fuente de Barenton.
  • El Valle sin Retorno.
  • La casa de Viviane, un monumento megalítico.
  • El Jardín de los Monjes, un monumento megalítico.

https://es.wikipedia.org/wiki/Brocelianda

Es posa la primera pedra de la Seu Vella de Lleida,22 de juliol de 1203

22 de juliol de 1203

Es posa la primera pedra de la Seu Vella de Lleida

Marc Pons
Foto: Quina la fem
Tarragona. Dissabte, 22 de juliol de 2017

Es posa la primera pedra de la Seu vella de Lleida. Gravat de Wyngaerden. Finals del segle XVI. Font Blog Quina la fem
Tal dia com avui de l’any 1203, fa 814 anys, es posava la primera pedra de la construcció de la Seu Vella de Lleida, la catedral de la diòcesi ilerdense. La Seu lleidatana va ser edificada al cim del turó —anomenat des de llavors “de la Seu”— sobre les restes d’una antiga catedral cristiana edificada a les darreries de la dominació romana, quan la religió cristiana havia estat convertida en la confessió oficial de l’Imperi. La Ilerda romana era seu episcopal d’una extensa diòcesi que cobria el territori de l’antiga nació nord-ibèrica dels ilergets: les planes d’Urgell i de la Llitera i les valls dels rius Segre, Cinca, Éssera, Alcanadre i les dues Nogueres.

Durant els segles de dominació islàmica (714-1149) l’antiga catedral havia estat reconvertida en una mesquita. Però amb la incorporació de Lleida al món cultural, polític i religiós cristià (1149), l’arquitectura, l’urbanisme i el paisatge sociològic van viure una transformació formidable. El casal de Barcelona-Aragó va projectar la formació d’una gran ciutat que havia de contrapesar el poder de les cases feudals d’Urgell, de Pallars i de Ribagorça que rivalitzaven amb la monarquia. La va dotar d’un règim polític autònom vinculat exclusivament a la Corona, i va iniciar la construcció de grans edificis que havien de donar forma definitiva al projecte.

La Seu Vella era un dels grans edificis projectats per ser símbol del contrapès i, per extensió, del poder dels estaments polítics i socials reials: mercaders, artesans i poble menut. Va ser dissenyada seguint els models arquitectònics de transició del romànic al gòtic originaris de la Normandia francesa. Amb un elevat campanar que volia afirmar —des de qualsevol punt de les extenses planes que l’envolten— l’existència d’una ciutat que naixia i es desenvolupava en un règim de llibertats. La Seu Vella seria la catedral de la diòcesi ilerdense durant cinc segles, fins que el 1707, el primer Borbó hispànic, per humiliar els lleidatans, la va desfigurar i la va convertir en un quarter militar

http://www.elnacional.cat/ca/efemerides/marc-pons-seu-vella-lleida_176769_102.html

Castillo de Xivert fue cedido por Alfonso II a la Orden del Temple

Castillo Templario de Xivert fue cedido por Alfonso II a la Orden del Temple

Castillo Templario de Xivert
El castillo de Xivert está emplazado en lo alto de la sierra de Irta, en un enclave desde el cual domina el llano y el mar. Ha constituido un asentamiento para diferentes grupos humanos, al menos, desde el s. XIV-XIII a.C. hasta principios del s. XVII de nuestra era.

La estructuración, funcionalidad y carácter del asentamiento ha sido diferente dependiendo del momento histórico. Conserva dos partes bien diferenciadas: la árabe y la cristiana. Este castillo fue cedido por Alfonso II a la Orden del Temple, pasando después a la Orden de Montesa y siendo finalmente abandonado en el s. XVIII.

La primera ocupación del lugar constatada fue de la Edad de Bronce (siglos XIV-XIII a.C.). La ocupación ibérica desde el siglo VI al IV a.C., probándose arqueológicamente cuatro fases de ocupación sucesivas. Por otra parte la aparición de cerámicas ibéricas con decoraciones avanzadas y algunos fragmentos de origen itálico (que evidencian contactos con la civilización romana), obligan a pensar en una ocupación todavía en el siglo II a.C..

En el año 1234, después de varias y confusas donaciones por parte de los monarcas cristianos a sus seguidores, cuando Xivert estaba todavía bajo el dominio musulmán, pasó el castillo y el poblado, por un pacto de rendición pacífica, a manos de la Orden del Temple. El referido pacto es la primera fuente escrita extensa referida a Xivert. Aquí, aparte de numerosas cláusulas de tipo jurídico, se especifica claramente la división del conjunto conquistado. Los sarracenos permanecieron viviendo en el poblado y los cristianos ocuparon el castro y el albacar contiguos. Gracias a la descripción de la separación y los límites de los dos dominios se deja una constancia, del aljibe, la mezquita mayor y el albacar, entre otros, y su relación espacial.

Los templarios otorgaron carta de población en el año 1251. A la extinción de la Orden del Temple pasaría a propiedad de la Orden de Montesa, igual que ocurrió con la mayoría de las posesiones del Temple en la región.

A principios el siglo XVI, durante las Germanías fue ocupada por las tropas mandadas por Estellés, y el castillo y la villa serían incendiados en el 1521. En el año 1547, la población sufriría un importante ataque pirata que conseguiría rechazar. En el año 1592 se incorporaría a la corona, pero la población musulmana seguiría viviendo en Xivert hasta el año 1609. Posteriormente, en el año 1616, el castillo sería poblado por cristianos, para se abandonado definitivamente en el año 1632.

En la primera guerra carlista fueron muchos los hechos cruentos acaecidos en la región, al convertirse en escenario importante del desarrollo del conflicto. La población y el castillo fueron ocupados por las fuerzas carlistas. El castillo de Xivert se encuentra en las estribaciones de la Sierra de Irta, a unos cuatro kilómetros de la actual población. Se alza sobre un monte que ha constituido un asentamiento para grupos humanos, al menos entre el siglo XIV-XIII a.C. Hasta principios del XVII de nuestra era.

La fortaleza islámica (siglo X hasta mediados del siglo XIII) se encuentra en buen estado de conservación aunque la remodelación del recinto superior en época cristiana nos impide conocer detalles de a distribución original. Consta de una línea defensiva exterior que envuelve y protege la alcazaba o alcázar, zona más elevada del conjunto, que está a su vez protegido por murallas y bastiones. La ocupación en planta del conjunto es de unos 8.000 m2. Entre ambas estructuras queda un espacio libre, el albacar, reservado para usos auxiliares de acogida de tropas o ganado. La llegada de los cristianos en Xivert, obliga a los residentes a abandonar este espacio y trasladarse a un nuevo poblado morisco. El castillo cristiano (siglos XII al XVII) se caracteriza por reaprovechar la disposición general del castillo islámico, mientras se varía por completo la organización de los espacios internos. De esta época cabe destacar la imponentes obras de sillería, realizadas bajo el dominio de la Orden del Temple: las torres circulares gemelas y el aljibe de la plaza de armas con bóveda de medio punto con unas medidas de 10,65 x 5,20 (medidas interiores) y 3,50 metros de altura. Estas obras fueron ejecutadas en sillería de una gran calidad. (C.Pérez-Olagüe)

 

http://www.turismodecastellon.com/103027_es/Castillo-Templario-de-Xivert-para-amantes-de-los-monumentos-y-la-cultura/

 

foto de Templer Artesà.

foto de Xivert Historic.

Templer Artesà ha compartit la seva publicació.

Iglesia, Alcalà de Xivert

Iglesia redonda del Temple (Londres) de finales del siglo XII situada entre Fleet Street y el río Támesis históricamente sede de un templo romano

Iglesia del Temple (Londres)

Exterior de la Iglesia del Temple, Londres.

Efigies de Caballeros Templarios.

La Iglesia del Temple es una iglesia de finales del siglo XII situada en Londres, entre Fleet Street y el río Támesis, construida por los caballeros templarios como su sede en Londres. En la época moderna, dos Inns of Court o asociaciones de abogados (La Inner Temple y la Middle Temple), usaron la iglesia. Es famosa por sus tumbas con efigies y por ser una iglesia redonda. Fue duramente dañada durante la Segunda Guerra Mundial pero ha sido restaurada en gran parte. El área que rodea a la iglesia es conocida como “Temple” y cerca de ella está la Estación de metro Temple, perteneciente a las línea verde (District) y amarilla (Circle).

Construcción

A mediados del siglo XII, antes de la construcción de la iglesia, los Caballeros Templarios de Londres se reunían en un lugar en High Holborn en una estructura establecida por Hughes de Payens (ese lugar fue históricamente la sede de un templo romano en Londinium). Debido al rápido crecimiento de la orden, para la década de 1160 este lugar se les había quedado pequeño, y la orden compró el actual sitio para establecer un gran complejo monástico que sirviera de sede en Inglaterra. Además de la iglesia, el conjunto originalmente contenía residencias, instalaciones de entrenamiento militar, y terrenos de recreo para los monjes guerreros y los novicios, a los que no se les permitía ir al centro de la ciudad sin permiso del Maestro del Temple.

El edificio de la iglesia agrupa dos secciones separadas. La sección original de la nave, llamada Round Church, y una sección rectangular, construida aproximadamente medio siglo después, llamada Chancel. Para mantener las tradiciones de la orden, la nave de la iglesia fue construida a partir de un diseño circular basado en la Iglesia de Santo Sepulcro de Jerusalén. La nave tiene 16.76 metros de diámetro, y está rodeada de las primeras columnas libres de Mármol Purbeck. Es probable que las paredes y las cabezas grotescas estuvieran originalmente pintadas con colores.

Fue consagrada el 10 de febrero de 1185 en una ceremonia presidida por Heraclius, Patriarca de Jerusalén. Se cree que Enrique II estuvo presente en la consagración.

1185 – 1307

La orden de los Caballeros Templarios era muy poderosa en Inglaterra. Prueba de ello es que el Maestro del Temple tenía asiento en el Parlamento como primus baro (primer barón del reino).

El recinto era regularmente usado como residencia por reyes y representantes del Papa. El Temple también se usó como banco de depósito, a veces en contra de los deseos de la Corona de incautar los fondos de los nobles que habían confinado su riqueza allí. La independencia y riqueza de la orden a lo largo de toda Europa está considerada por la mayoría de los historiadores como causa principal de la caída de la orden.

En enero de 1215 William Marshall (que está enterrado en la nave cerca de sus hijos, bajo una de las 9 efigies de mármol de caballeros medievales) actuó de negociador durante una reunión en el Temple, entre el Rey Juan I y los barones, que exigían que Juan defendiera los derechos consagrados de la Carta de Coronación de su predecesor Ricardo I. William juró en nombre del rey que las quejas de los barones se abordarían en verano, lo que llevó a Juan a firmar la Carta Magna en junio.

Posteriormente William se convirtió en regente durante el reinado del hijo de Juan, Enrique III. Después Enrique expresó su deseo de ser enterrado en la iglesia y para ello, a principios del siglo XIII, se tiró el coro de la iglesia original y se construyó una nueva estructura, ahora llamada Chancel. Fue consagrada el día de la Ascensión de 1240 y agrupa un pasillo central y dos laterales de idéntica anchura. La altura de la cúpula es de 11 metros. Uno de los hijos de Enrique, que murió muy joven, está enterrado en el Chancel, pero Enrique al final cambió su voluntad con instrucciones de ser enterrado en la Abadía de Westminster.

Posesión de la corona

Tras la destrucción y abolición de los Caballeros Templarios en 1307, Eduardo II tomó el control de la Iglesia como posesión real. Posteriormente se entregó a los Caballeros Hospitalarios, que alquilaron la Iglesia a dos colegios de abogados. Uno de ellos se mudó a la parte de la Iglesia que fue usada por los Caballeros Templarios, y la otra lo hizo a la parte destinada a los monjes, y compartieron el uso de la iglesia. Los colegios se agruparon en el Inner y Middle Temple, dos de las cuatro asociaciones de abogados o Inns of Court (las otras dos son Lincoln’s Inn y Gray’s Inn).

https://es.wikipedia.org/wiki/Iglesia_del_Temple_(Londres)

Iglesia de Santa María la Blanca (Villalcázar de Sirga)Palencia,es un templo-fortaleza,vinculado a la Orden del Temple,hito del Camino de Santiago

Iglesia de Santa María la Blanca (Villalcázar de Sirga)Palencia,es un templo-fortaleza,vinculado a la Orden del Temple,hito del Camino de Santiago

La iglesia de Santa María la Blanca de Villalcázar de Sirga (provincia de Palencia, Castilla y León, España), llamada todavía también de Santa María de Lito (por ser este último el nombre de la localidad hasta el siglo XVII), es un templo-fortaleza empezado a construir a finales del siglo XII, en la transición del románico al gótico, y terminado en el siglo XIV. Hito del Camino de Santiago, del que ha sido uno de sus centros religiosos más importantes, y vinculado a la Orden del Temple, reviste un gran interés artístico, siendo los elementos más destacados el conjunto escultórico de la portada, protogótico del siglo XIII, la colección de sepulcros policromados en el interior, góticos de los siglos XIII y XIV, y el retablo mayor, gótico de los siglos XV y XVI.

Historia

La iglesia fue empezada a construir en los años finales del siglo XII y quedó terminada, en su fábrica fundamental, a principios del XIII. Su condición de encomienda templaria de la Corona de Castilla no está documentada antes de 1307, sólo cinco años antes de la supresión de la orden en los reinos hispanos. Mucho más documentada está su condición de santuario mariano de cáracter real. En el siglo XIII los monarcas Alfonso X el Sabio y su hijo Sancho IV se vincularon intensamente al templo, el primero de manera literaria y el segundo religiosa: Alfonso X se inspiró en él para componer doce de sus Cantigas de Santa María, mientras que Sancho IV lo visitó en peregrinación en varias ocasiones, durante la Semana Santa, para hacer penitencia ante la Virgen de Villasirga, de la que era gran devoto.

Tras la disolución de la Orden del Temple en España en 1312, Santa María de Villasirga fue cedida a D. Rodrigo Rodríguez de Girón y posteriormente a la familia de los Manrique. En este siglo se realizaron algunas ampliaciones y añadidos, como la Capilla de Santiago. Ya en el siglo XV, merced a una política de enlaces matrimoniales, pasa a poder de D. Fernando de Sotomayor. Dos siglos después, en 1661, se crea el título de Conde de Villalcázar de Sirga, que es concedido a D. Juan de Echeverri y Rovere, capitán general de la Armada. En 1664, como señor que era de Villasirga, cederá el templo de Santa María la Blanca al Obispado de Palencia, con el objeto de establecer en él la única parroquia local que actualmente persiste.

En 1888 se derrumbó el muro de cierre de los pies del templo, espacio que quedó clausurado dos años después con el levantamiento de un simple muro desnudo y que supuso una merma de 7 metros en la longitud del templo. Este siniestro causó la pérdida de la Puerta del Ángel, joya escultórica muy alabada por los antiguos viajeros y peregrinos, varias de cuyas tallas fueron reubicadas en otros espacios de la construcción. Tras ser declarado Monumento Nacional en 1919, se acometieron en el templo varias intervenciones, de distinto carácter y orientación, desde 1932 hasta nuestros días. En tanto que Monumento Histórico-Artístico Nacional, es Bien de Interés Cultural (BIC).

Descripción

El edificio responde a las corrientes de construcción protogótica, con una vinculación más concreta y directa con la escuela de raíz cisterciense que suele denominarse hispano-languedociana. Está hecho en cantería y el proyecto inicial, muy ambicioso, nunca se completó. Presenta planta de tres naves, siendo más ancha y alta la central que las laterales. De las cinco capillas que rematan la cabecera, las tres centrales son planas en su fondo y permanecen alineadas, sin que exista separación física entre ellas. Se trata de un testero recto de influencia borgoñona. Las otras dos de los lados se cierran en ábsides poligonales.

Cuenta con crucero doble, flanqueado en su primer tramo por la torre en un lado y por la Capilla de Santiago en el otro. El espacio interior se articula mediante pilares compuestos de núcleo cuadrado, con columninas pareadas en cada cara y acodilladas en las esquinas, en la cabecera y el crucero. Se apoya todo el conjunto en una basa octogonal. La nave central se cubre con bóvedas de crucería sexpartitas. El crucero y las naves laterales presentan bóveda de crucería simple. Cada pilar del crucero contiene un bulto de cuerpo entero bajo doselete, pudiendo datarse las cuatro en el tercer cuarto del siglo XIII. Representan a San Pedro, San Pablo, la Virgen María y el arcángel San Gabriel.

Portada meridional.

Portada meridional

Entre los accesos que posee el templo, destaca la portada meridional doble, junto a la Capilla de Santiago, sobresaliente por la calidad de sus esculturas protogóticas del siglo XIII y que recuerda en muchos aspectos las portadas románicas. El vano de entrada a la iglesia está conformado por seis arquivoltas apuntadas, decoradas con 51 figuras que representan ángeles, santos, clérigos y otros personajes con instrumentos musicales, y apeadas en capiteles con decoración vegetal y jambas lisas. La portada lateral y adyacente, que comparte esquina con la anterior y da acceso a la Capilla de Santiago, viene a ser una copia de la anterior, pero de dimensiones más reducidas. Presenta ésta tres arquivoltas y 25 figuras. En ambos casos, las figuras labradas en las dovelas son de cuerpo entero, mientras que las que asoman en las claves son de medio cuerpo. Las puertas carecen de tímpano.

Más notable aún es el doble friso que discurre en el lienzo de muro por encima de la portada mayor. Evoca poderosamente los frisos iconográficos de modelos palentinos como San Juan de Moarves y Santiago de Carrión de los Condes. Son galerías ciegas con intercolumnios ocupados por las figuras y unidos por arcos trilobulados, sobre los que aparecen adornos de construcciones arquitectónicas.

En el friso superior se representa el Pantocrátor flanqueado por los Evangelistas y los Apóstoles en la Jerusalén Celeste. Entre el Apostolado destaca la figura de Santiago, vestido de peregrino. El friso inferior está dedicado a la Asunción de la Virgen Blanca, flanqueada por figuras relacionadas con la Anunciación y la Adoración de los Reyes Magos. La imagen mariana que centra este segundo friso aparece pisando al dragón, según tipología que se repite en el interior. Todo el conjunto recoge fielmente los elementos iconográficos tomados el Apocalipsis de San Juan. Las escenas no están completas, sino fragmentadas en parte, quizá debido a la reforma de esta parte de la iglesia en el siglo XIV con motivo de la construcción de la Capilla de Santiago.

Toda esta portada meridional está protegida por un grandioso pórtico de arco apuntado, de la misma altura que la nave central, que constituye, al parecer, la parte conservada de uno de mayor extensión que rodeaba, a modo de “claustro”, todo el templo. Este pórtico desaparecido se prolongaría con una serie de arcos de inferior altura al actualmente conservado, que mide unos 15 metros.

La portada de acceso del muro norte también es gótica, aunque carece de ornato.

Retablo mayor.

Retablo mayor

El retablo integra piezas y elementos realizados en diferentes épocas. La parte más antigua es el Calvario que lo remata, tres artísticas tallas (Crucificado, Santa María y San Juan) góticas de hacia 1300. De finales del siglo XV o principios del XVI son las tablas de estilo hispanoflamenco, atribuidas al Maestro Alejo de Vahía, un pintor de origen alemán. Son 27, representan a santos, escenas hagiográficas y pasajes evangélicos, y se distribuyen en una mazonería de tres cuerpos más banco, cuatro calles y dos entrecalles, con guardapolvos perimetral. La quinta calle, en el centro, está ocupada por una hornacina que acoge a la venerada Virgen de Villasirga, Santa María la Blanca, talla gótica del siglo XIII en la que la Virgen se muestra sedente y con el Niño en brazos. Un doselete con largo chapitel cubre la imagen. Cuando en el siglo XVI se rebajó la altura del presbiterio se añadió al retablo una predela adicional, a modo de sotabanco, obra renacentista de entre 1560 y 1570. Esta parte escultórica es atribuida a Manuel Álvarez con policromía de Francisco de Carracejas.

El conjunto tardogótico que puede observarse en la actualidad es el resultado de restauraciones y reformas realizadas en 1945-1946. Entonces se desarmó la estructura y se volvió a armar, variando la situación de las tablas e integrándolas en una nueva mazonería. Así, son de factura moderna el dosel central que acoge a la virgen, su chapitel, las cresterías caladas que separan los cuerpos y los escudos heráldicos del guardapolvos.

Interior de la Capilla de Santiago.

Capilla de Santiago y sepulcros

En el siglo XIV, en la parte meridional, anexa a la portada, se levantó la Capilla de Santiago, perteneciente a la orden de caballería del mismo nombre o a un caballero santiaguista. Este espacio está iluminado por un bello rosetón, que inunda de luz las naves del crucero; se cubre con bóveda de crucería con terceletes y combados, apeada sobre ménsulas que llevan inserto el escudo y cruz de la Orden de Santiago. En la parte norte del templo se inició, durante la misma centuria, lo que iba a ser una gran torre, de la que al parecer sólo se construyó el primer cuerpo, y que posteriormente se derrumbó.

Sepulcros del infante Felipe de Castilla y Suabia, hijo de Fernando III el Santo, y de su segunda esposa, Inés Rodríguez Girón.

La capilla acoge tres sepulcros góticos, en los que fueron sepultados el infante Felipe de Castilla y Suabia, hijo de Fernando III el Santo y hermano de Alfonso X el Sabio, fallecido en 1274, de Inés Rodríguez Girón, segunda esposa del infante Felipe, y el de Juan de Pereira, caballero de la Orden de Santiago.

Las dos primeras obras funerarias, trasladadas aquí en 1936 desde su emplazamiento primitivo en las naves, son exentas y se apoyan sobre leones. Su realización ha de situarse en último cuarto del siglo XIII. Destacan por la representación en relieve de los difuntos, en pose yacente y ricamente ataviados, en las laudas superiores y, en las paredes de la caja, de escenas de duelo, cortejo fúnebre, entierro, etc, labradas bajo arcos apuntados de intradós trilobulado y castilletes en sus enjutas. El Infante presenta sus vestiduras con túnica, bonete y manto; en una mano tiene la espada y en la otra un halcón. D. Inés viste túnica y lleva en una mano una panela, blasón de los Pimentel. En algunas ocasiones la panela o corazón se ha asociado con un pimiento por la similitud con el apellido pero hemos de tener en cuenta que el pimiento llega a Europa desde América siglos después. Series de escudos heráldicos se disponen en los bordes de las laudas y las basas de las cajas. La riqueza escultórica de ambos sepulcros se ve acentuada por la policromía que los cubre. Como autor de los mismos se ha propuesto a Antón Pérez de Carrión, artista que pudo realizar también los sepulcros del Monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campoo, cuya factura es semejante.

El tercer sepulcro, correspondiente al caballero santiaguista D. Juan de Pereira, es posterior, del segundo cuarto del siglo XIV, y su decoración es mucho más sobria. El difunto se representa también en bulto yacente, bajo el cual se distribuyen relieves iconográficos y decoración heráldica. Hay que añadir que estos sepulcros han sido abiertos en múltiples ocasiones y que el manto hallado en el del Infante fue llevado al Museo Arqueológico Nacional de Madrid por orden de Isabel II.

Se emplazan en este espacio también varias imágenes góticas de la Virgen; entre ellas, una mutilada del siglo XIII, sedente, con el Niño en brazos y acompañada por ángeles turiferarios, la Virgen de las Cantigas, anteriormente llamada Virgen de Villasirga -que no se trata de la talla mariana alabada y venerada por los citados monarcas castellanos, hallándose ésta en el retablo de la Capilla Mayor-, la cual pudo estar ubicada en el parteluz de la desaparecida Puerta del Ángel.

Otros retablos y mobiliario

El templo contiene otras obras de arte. En el lado del Evangelio, se hallan: el Retablo de Santiago, renacentista plateresco, de hacia 1530, estructurado en tres cuerpos, tres calles y predela, ejecutado por Cristóbal de Herrera, con 11 pinturas sobre la vida y milagros del santo y una escultura de Santigo Peregrino obra de Juan de Valmaseda, que anteriormente estuvo en la Capilla dedicada al santo; el Retablo de Nuestra Señora del Rosario, renacentista romanista, de 1570, con tallas de los siglos XVI y XVIII y tablas pintadas por Francisco de Carracejas; la pila bautismal, frente al antedicho retablo, decorada con gajos y fechable en el siglo XVI; el púlpito, obra de yesería gótica del siglo XVI; otras imágenes talladas de diferentes épocas y orígenes, ubicadas en dos lucillos sepulcrales; y el relicario-expositor en forma de brazo con la reliquia de San Fructuoso, anteriormente emplazado en el Retablo Mayor.

En el lado de la Epístola destacan: el Retablo de San Antonio, con mazonería del siglo XVII y siete tablas pintadas de principios del XVI atribuidas al denominado Maestro de Calzada; el órgano realejo, procedente de la Ermita de Nuestra Señora del Río y realizado por el organista José Otorel en 1844; el Retablo de Nuestra Señora de la Paz, obra sencilla del primer tercio del siglo XVIII; el Retablo del Santo Cristo, obra neoclásica de 1860 y que acoge un Cristo Crucificado del siglo XVI; la Sacristía, localizada en la cabecera de la nave, levantada sobre la que fuera Capilla de San Juan en la segunda mitad del siglo XVI, que recoge algunas pinturas de valor, como un Calvario del siglo XVI, y la Cruz de los Santos Lugares, fechada en 1826 y conada por el padre franciscano Simeón Hererro.

Fuente;wiquipedia

Colinas Negras (Black Hills en inglés) son un grupo de montañas del oeste de Dakota del Sur territorio pertenecientes a los sioux, los Estados Unidos como siempre incumplieron el tratado

Colinas Negras (Black Hills en inglés) son un grupo de montañas del oeste de Dakota del Sur  territorio pertenecientes a los sioux, los Estados Unidos como siempre incumplieron el tratado

Black Elk Wilderness South Dakota 5.jpg
Black Hills en Dakota del Sur.

País(es) Flag of the United States.svg Estados Unidos
Características geográficas
Cordillera Black Hills
Máx. cota Harney Peak (2207 m)

Superficie 15 540 km²
Mapa(s) de localización
Colinas Negras ubicada en Estados Unidos

Colinas Negras
Colinas Negras

Ubicación de las montañas Black Hills en Estados Unidos

Colinas Negras ubicada en South Dakota

Colinas Negras
Colinas Negras

Ubicación de las montañas Black Hills en Dakota del Sur

Coordenadas 43°59′00″N 103°45′00″O / 43.9833, -103.75Coordenadas: 43°59′00″N 103°45′00″O / 43.9833, -103.75 (mapa)
 

Las Black Hills enfrente del Monte Rushmore.

Las Colinas Negras[1][2] (Black Hills en inglés) son un grupo de montañas del oeste de Dakota del Sur y el noreste de Wyoming (Estados Unidos). Ocupan cerca de 15 540 km², encontrándose entre los ríos Cheyenne y Belle Fourche, y se elevan a un máximo de 2207 m en el pico Harney.

A pesar de que las Colinas Negras se pactaron como territorio pertenecientes a los sioux, los Estados Unidos incumplieron el tratado del fuerte Laramie, que ellos mismos habían redactado, para quitárselo, lo que provocó la Guerra de Black Hills en 1876 y 1877. Más de un siglo después, en 1980, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que las Colinas Negras fueron arrebatadas ilegalmente y que debían de ser devueltas.[

3Origen etimológico

Su nombre hace referencia a la oscura apariencia de sus cumbres redondeadas debida a su pendiente cubierta de árboles que se visualiza a la distancia. A los indios Sioux les fue garantizado un acuerdo de derechos sobre la región en 1868; sin embargo, el descubrimiento de oro en 1874 trajo la llegada de mineros blancos y la consecuente Guerra de Black Hills (1876), incluyendo la Batalla de Little Big Horn.

Historia

 

Una mina de oro en Black Hills en 1889.

En 1743 estas montañas fueron exploradas por primera vez por un europeo, el francés Pierre Gaultiers, sieur de Varennes, durante la última guerra entre Francia y las colonias británicas de América del Norte.

Los nativos americanos tienen una larga historia en las Black Hills. Después de conquistar el Cheyenne en 1776, los lakota se hicieron cargo del territorio de las Black Hills, que se convirtió en el centro de su cultura.

Cuando los estadounidenses descubrieron oro en esta región en 1874, como resultado de ello, George Armstrong Custer comenzó la expedición, los mineros se establecieron en la zona durante la fiebre del oro. El gobierno de los EE. UU., reasignó a los lakota, en contra de su voluntad, a otras reservas en el oeste de Dakota del Sur.

A diferencia del resto de las Dakotas, las Black Hills fueron colonizadas por estadounidenses de origen europeo, principalmente de los centros de población hacia el oeste y sur de la región, ya que los mineros se congregaron allí desde principios del auge del oro en Colorado y en Montana.

Hoy en día, la población total de las reservas cercanas y de la Base Aérea de Ellsworth crean una diversidad única diferente de la del resto de Wyoming o Dakota del Sur.

Geología

 

Lago de origen glaciar en Black Hills.

La geología de Black Hills es compleja. Un episodio ocurrido en la era Terciaria es el responsable de la elevación y la topografía actual de la región. Este levantamiento se caracterizó por la actividad volcánica en el norte de las Black Hills.

Las Black Hills del sur se caracterizan por granito Precámbrico, pegmatita, y las rocas metamórficas que conforman el núcleo de todo el levantamiento de la zona. Este núcleo está bordado por rocas sedimentarias del Paleozoico, Mesozoico y Cenozoico.

La estratigrafía de las Black Hills se presenta como un objetivo, ya que es una cúpula ovalada, con anillos de diferentes tipos de roca de inmersión del centro.

Biología

Al igual que con la geología, la biología de las Black Hills es compleja. La mayor parte de las colinas son un bosque de pino ponderosa junto con una variedad de la Picea glauca (Picea glauca var. Densata) que se dan en los valles húmedos de las colinas del norte. Curiosamente, esta variedad endémica de abeto no se dan en las húmedas montañas Bear Lodge, que conforman la mayor parte de la porción de los Black Hills en Wyoming. Los grandes prados de montaña con exuberantes pastos en lugar de bosques se encuentran dispersos a través de las colinas (especialmente la porción occidental) y el extremo sur de las colinas, debido a la menor cantidad de precipitación en comparación con las elevaciones más altas, que están cubiertas por una sabana seca de pinos, con arbustos de Cercocarpus y el enebro de las Montañas Rocosas. La fauna es muy diversa y abundante. Los arroyos de las colinas son conocidos por sus truchas, mientras que los bosques y praderas ofrecen un buen hábitat para bisonte americano, el venado cola blanca y la mula, el berrendo, el borrego cimarrón, pumas, y una gran variedad de animales pequeños, como perrillos de las praderas, marta americana, ardilla roja, marmota y ardillas zorro. Biológicamente, las Black Hills son un lugar de encuentro y mezcla, con especies comunes a las regiones al este, oeste, norte y sur. Las colinas, sin embargo, son hogar de algunos taxones endémicos, el más famoso es probablemente el junco aliblanco (Junco hyemalis aikeni). Algunas otras especies endémicas son el caracol de Cooper de las Montañas Rocosas. Algunas aves que sólo viven en las Black Hills y que no existen en el resto de Dakota del Sur son la urraca piñonera, el arrendajo gris, pico tridáctilo americano, mirlo acuático americano, el grévol engolado, entre otros.

Economía y turismo

La economía de las Black Hills se ha desplazado de los recursos naturales (minería y madera), la industria del alojamiento y el turismo ha crecido hasta ocupar su lugar. Los puntos turísticos más importantes son el monte Rushmore, Custer State Park, Monumento a Caballo Loco, y el Rally de Motocicletas Sturgis.

Lugares de interés

Entre las atracciones turísticas se encuentran el pueblo minero de Deadwood, el monte Rushmore, el Monumento Nacional Jewel Cave, el parque nacional Wind Cave y el parque estatal Custer, todos en Dakota del Sur y el Monumento Nacional de la Torre del Diablo en Wyoming.

https://es.wikipedia.org/wiki/Colinas_Negras

Els Pinós originaris de la Cerdanya i del Berguedà,castells de Balsareny i Gaià -Quer Foradat, Gósol, l’Espà, Saldes , Bagà,després Pinós i Vallmanya,situats al Solsonès.

Foto

Pinós

El poble de Pinós de Solsonès , als vessants meridionals de la serra de Pinós, és centrat per l’església parroquial de Sant Vicenç de Pinós; les cases estan disseminades i encara que moltes són deshabitades, no s’han abandonat les terres de conreu.

La casa del comú es troba a la vora del santuari de Santa Maria de Pinós, centre de devoció comarcal que s’alça als vessants septentrionals de la mateixa serra, a 904 m d’altitud, dominant una magnífica panoràmica que arriba als Pirineus, a Collsacabra i al Montseny. L’església, sòlida construcció bastida en diverses etapes (la llinda de la portalada és del 1642), conservà fins a la destrucció del 1936 un magnífic altar barroc. Prop seu hi ha una gran construcció senyorial i l’hostal.

Malgrat la tradició de mare de déu trobada, segons report de

Josep Godayol, arxiver dels hospitalers (1808), el santuari fou

edificat pels templers al 1312 i molt aviat passà als

hospitalers.

Resultado de imagen de PINOS I VALLMANYA

Surt esmentat en diversos testaments des del 1350, i al segle XVI la devoció popular havia pres una gran volada. Depèn de la parròquia de Pinós el petit barri de Cuiner, que formava part d’una antiga quadra dita de Matadeporros; hi ha una església que havia estat dedicada a sant Pere i sant Feliu i després a santa Llúcia.

Resultado de imagen de PINOS I VALLMANYA

Resultado de imagen de VERGE TROBADA DEL SANTUARI DE PINOS

Les restes arqueològiques més antigues que han pervingut són dos dòlmens, un prop de Sant Gra i l’altre de la Casa Cremada, els quals, amb d’altres troballes prehistòriques, donen testimoni del poblament d’aquest municipi a l’època neolítica.

Des de la reconquesta les terres de l’actual municipi de Pinós de Solsonès caigueren sota el domini del bisbe de Vic i dels senyors de Cardona, i la serra i el poble de Pinós eren al límit de l’antiga batllia de Segarra (prolongació occidental del vescomtat de Cardona amb la Molsosa, Calaf i els Prats de Rei). El terme surt esmentat per primera vegada al 1064, any en què els vescomtes Ramon Folc I i Ermessenda donaren a Gerbert l’església de Sant Grau.

Resultado de imagen de VERGE TROBADA DEL SANTUARI DE PINOS

El fet que el llinatge dels Pinós, després barons de Pinós i Mataplana, posseís almenys des del segle XII aquest terme (amb el castell de Pinós) i el de Vallmanya, donà lloc a la creença que havia pres el cognom d’aquest domini. Però el fet que Miró Riculf posseís anteriorment (segle XI) el castell de Pinós del terme de Santa Maria de Merlès (Berguedà) ha motivat una polèmica sobre l’origen de la família. És cert, però, que Pinós, amb Vallmanya, formaren part de la baronia de Pinós (centrada a Bagà) i que la senyoria de Pinós passà als Josa (Bernat Ramon de Josa s’havia casat al tombant dels segles XIII-XIV amb Elionor de Pinós), els quals foren senyors d’aquest Pinós i de Madrona.

Imagen relacionada

  • Resultado de imagen de PINOS I VALLMANYA
  • Restaurante Hostal de Pinós
  • El Hostal de Pinós está situado en el centro geográfico de Catalunya a 936 m de altitud con unas magníficas vistas panorámicas.

    Imagen relacionada

    Es el restaurante más antiguo de Catalunya que no ha cerrado nunca sus puertas, abriéndolas por primera vez el año 1524.

    El restaurante consta de 3 comedores: un comedor central con una capacidad para 60 personas y dos comedores pequeños con una capacidad de 23 personas; comedores ideales y acogedores para hacer reuniones familiares i disfrutar de una gastronomía casera.

    Estamos situados al sur del Solsonès, a 15 Km. de Torà, a 23 Km de Solsona, a 20 Km de Cardona y a 18 Km de Calaf.

    Abierto todos los días, excepto los martes por descanso semanal, de las 8.15 h de la mañana hasta las 18.00 h de la tarde. Cenas sólo por encargo.

    Imagen relacionada

    Santuario de Pinós

    • Centro geográfico de Catalunya
    • Iglesia de Santa María de Pinós
    • La cruz de la plaza como reloj de sol
    • Audivisual sobre el carlismo
    • Ruta de la sal
    • Ruta GR7

    Vallmanya

    Resultado de imagen de PINOS I VALLMANYA

    • Iglesia de Sant Pere de Vallmanya documentada desde el año 1012

    Matamargó

    • Iglesia de Sant Pere de Matamargó documentada desde el año 1025

    Santuario del Miracle

    • Es la obra más importante de Carles Morató y Brugoles, fué encargado el año 1747 y se acabó el año 1758

    Su

    • Iglesia remodelada a inicios del siglo XVI

    Entre Su y Pinós

    • Dolmen de la Pera y Dolmen de la Casacremada

    Ardèvol

    • La torre documentada desde el siglo X, actualmente cuadrada desde los años 50 al derribar el cuerpo cilíndrico que le rodeaba. Se puede acceder, por unas escaleras interiores, hasta arriba de todo

    Pinós hacia Torà

    • La iglesia de Santa María de Claret, románica

    Dolmen de Llanera

    • La torre de Vallferosa, la más alta de Catalunya, con una altura de 33 m, y un diámetro de 12,30 m

Entre Su y Pinós

  • Dolmen de la Pera y Dolmen de la Casacremada

Ardèvol

  • La torre documentada desde el siglo X, actualmente cuadrada desde los años 50 al derribar el cuerpo cilíndrico que le rodeaba. Se puede acceder, por unas escaleras interiores, hasta arriba de todo

Pinós hacia Torà

  • La iglesia de Santa María de Claret, románica

Dolmen de Llanera

  • La torre de Vallferosa, la más alta de Catalunya, con una altura de 33 m, y un diámetro de 12,30 m
  • http://elportaldelspirineus.com/es_restauracio/6/hostal-de-pinos
  • Imagen relacionada

Resultado de imagen de PINOS I VALLMANYA

Resultado de imagen de PINOS I VALLMANYA

Imagen relacionada

Resultado de imagen de PINOS I VALLMANYA

Pinós

Armes dels Pinós

Armes dels Pinós

genealogia geneal

Llinatge de l’estament noble català, originari de la Cerdanya i del Berguedà, on, a banda i banda del Cadí, es trobava la major part dels seus dominis inicials: Quer Foradat, Gósol, l’Espà, Saldes i després Bagà, bé que alguns altres, com Pinós i Vallmanya, eren situats al Solsonès.

Però hom dubta encara de la situació del topònim que donà nom al llinatge i a la baronia. Els primers membres del llinatge dels quals hom té notícia són els germans Bernat (mort d 1063) i Miró Riculf

Els Pinós

Els Pinós

(mort d 1069), fills d’Adelaida, que entre el 1050 i el 1068 prestaren plegats jurament de fidelitat al comte Ramon I de Cerdanya pel castell de Pinós. Reberen en comanda dels comtes de Barcelona els castells de Balsareny i Gaià i l’honor d’Oristà (1063), que després Miró Riculf, mort segurament ja el seu germà, canvià per rendes a Manresa (1064). Els mateixos comtes li encomanaren, poc després, el castell de Tàrrega (1069). La tradició familiar els fa descendir dels comtes de Cerdanya i Besalú. Del seu matrimoni amb Sicarda, Miró Riculf tingué un fill, Galceran (I) de Pinós (mort després del 1117), que prestà jurament de fidelitat pels castells de l’Espà, Gósol, Saldes, Quer Foradat i Vallmanya, primer al comte Guillem I (1068-95) i després a Bernat I de Cerdanya (1109-17). Del seu matrimoni amb Adelaida tingué tres fills: Galceran de Pinós, Ramon de Pinós i Hug de Bagà, i potser també ho era Ramon Guillem de Prujans, senyor del castell de Toló, fill també d’una Adelaida. Fills de Galceran (II) i d’Estefania fou Galceran (III) de Pinós, que prengué part en la conquesta de Lleida (1149), on li fou donada una casa (1154) i prestà jurament de fidelitat al comte rei Alfons I el Cast pels castellans de Pinós, l’Espà, Gósol, Saldes, Quer Foradat, Vallmanya i Llo (1162-96). Figurà sovint en el seguici d’aquest rei i fou àrbitre en un conveni entre el monarca i el comte Ramon de Tolosa (1194). Afavorí l’orde del Temple, a la qual donà una casa a Lleida (potser la mateixa que els templers li havien donat després de la conquesta de la ciutat) (1161) i la muntanya de Palomera i Sitjà (1170). També protegí el monestir de Santes Creus, on la seva família tenia la sepultura; li donà el dret de pasturatge a les valls del castell de Llo i a la d’Eina (1177), així com terres a Soses. Tingué un incident a Puigcerdà amb Ponç de Mataplana, que fou recollit pel trobador Guillem de Berguedà en una de les seves poesies contra aquest darrer noble. Es casà amb Berenguera (de Montcada?), de la qual tingué tres fills: Ramon Galceran (I) de Pinós (nascut abans del 1164 — mort després del 1211), que pertangué a la cúria d’Alfons I, almenys vers el 1194. Juntament amb el germà Berenguer de Pinós, empenyorà al monestir de Santes Creus la lleuda i el peatge de Puigcerdà (1185), que els havien estat concedits en remuneració de la guarda del camí que passava per Bagà. El 1211 donà al Temple els seus drets sobre els habitants del Berguedà, llevat dels drets militars. El dit Berenguer sembla que prengué part en la conquesta de Mallorca els anys 1229-30; el 1242 renuncià a favor de l’església de Mallorca part de les rendes que li havien estat concedides en el repartiment de l’illa. Un altre germà, Pere de Pinós, obtingué de Jaume I la confirmació de tinença del castell de Cervera, que els Pinós ja tenien des de temps d’Alfons el Cast. Pel que fa a l’altre germà, Bernat de Pinós, fou probablement el pare de Guillem de Pinós, que el 1276 fou empresonat per l’infant Pere quan, amb el comte Ramon Roger I de Pallars i altres nobles revoltats, atacava el castell de Montboló, del vescomte Guillem VI de Castellnou.

Els Pinós, barons de Pinós i de Mataplana

Els Pinós, barons de Pinós i de Mataplana

Fills de Ramon Galceran (I) foren Galceran de Pinós, el qual del seu matrimoni amb Esclarmunda de Canet tingué per fills Ramon de Saguàrdia, hereu matern, iniciador de la família dels Saguàrdia, Bord de Pinós, que era il·legítim i fou fundador de la línia dels senyors d’Ordet i Talltendre, i l’hereu Galceran (V) de Pinós i de Canet, que fou pare de Ramon Galceran de Pinós i de Montcada (el fill del qual, dit també Ramon de Pinós, senyor de Cellers, comprà més endavant [1370] el castell de Pinós al seu cosí germà Pere Galceran [II], i fou pare d’un altre Ramon de Pinós, senyor de Cellers, que el 1397 vengué Pinós a Arnau d’Alta-riba) i Pere Galceran (I) de Pinós i de Montcada (1312), que es casà amb Saura de Mallorca, filla il·legítima del rei Sanç I. A causa de l’atac que Pere Galceran i els seus homes portaren a terme contra el monestir de Sant Llorenç de Bagà, fou expulsat de pau i treva, i les tropes reials envaïren la baronia el 1307 i el 1308, mentre que els seus dominis eren embargats. El rei de Mallorca intervingué a favor seu i finalment fou absolt el 1309 pel rei. Morí jove i deixà un fill menor d’edat, Pere Galceran de Pinós i de Mallorca, que es casà més tard amb Marquesa de Fenollet, de la qual tingué nombrosos fills, tres dels quals, Galceran, Pere Galceran i Bernat Galceran, el succeïren successivament. El primogènit fou Galceran (VI) de Pinós i de Fenollet (? — Bagà 1354), que participà en la defensa del Rosselló el 1349, quan hom temia una entrada de Jaume III de Mallorca, i en l’expedició a Sardenya del 1354, destinada a sufocar la revolta dels Doria, aliats amb els genovesos. Morí de resultes de les ferides rebudes a l’illa. El succeí el seu germà Pere Galceran de Pinós i de Fenollet, que amplià molt els dominis familiars i determinà un canvi en la seva titulació i la dels seus successors, que s’anomenaren senyors de les “honors” o baronies de Pinós, Mataplana i la Portella i la vall de Ribes, possessions que, referint-se al seu germà i successor Bernat, l’anònim autor de La fi del comte d’Urgell, qualificava d’iguals a les d’un comte.

No tingué fills legítims i fou succeït pel seu germà Bernat Galceran de Pinós i de Fenollet. Aquest, d’un primer matrimoni amb Aldonça de Castre, senyora de les baronies de Castre i Peralta des de 1371, tingué el fill primogènit, Pere Galceran de Castre-Pinós, que succeí a les baronies de la mare i fou el fundador de la segona família dels Castre, amb la denominació de Castre-Pinós de So, de la qual sortí la línia dels Castre-Pinós de So, vescomtes d’Évol. A les del pare succeí el primer fill del segon matrimoni, amb Urraca Fernández de Ahones (amb la qual es casà abans del 1379), Bernat Galceran (II), que inicià la línia dels Pinós-Fenollet.

Els Castre-Pinós

Els Castre-Pinós

El primer fill del tercer matrimoni, amb Sança de Milany (realitzat el 1386), Ramon Galceran de Pinós i de Milany —dit també Ramon Galceran de Milany— (mort el 1437), heretà les possessions de la mare (la baronia de Milany, amb Vallfogona i els castells de Cartellà i Tudela) i inicià la línia dels Pinós-Milany. Sembla que participà en la primera expedició a Itàlia d’Alfons el Magnànim (1420). Fou diputat de la generalitat de Catalunya pel braç militar en el trienni de 1434-37. Es casà amb la filla d’un ciutadà de Barcelona, Isabel Ballester, i tingué una filla, Beatriu de Pinós-Milany i Ballester, amb la qual s’extingí la línia. Bernat Galceran (II) de Pinós-Fenollet i Fernández de Ahones (mort el 1443) participà en la defensa de Catalunya contra les tropes del comte Mateu I de Foix, el 1396, i en l’expedició a Sardenya del 1409 destinada a sotmetre la rebel·lió dels Arborea. Fou diputat de la generalitat de Catalunya pel braç militar en el trienni de 1431-34. El 1423, en morir sense successió Pere (VIII) de Fenollet, heretà els vescomtats d’Illa i Canet, la possessió dels quals li fou reconeguda el 1425. Ja abans, però, el seu pare s’havia intitulat vescomte d’Illa i Canet, no se sap per quines raons, essent encara viu el dit Pere de Fenollet. Del seu matrimoni amb Aldonça de Mur i de Cervelló tingué fra Joan de Pinós-Fenollet i de Mur, hospitaler, que contribuí a la lluita contra el bandolerisme pirinenc a Lleida el 1475, el primogènit, Galceran (VII) (Galceran de Pinós-Fenollet i de Mur) i Francesc Galceran de Pinós-Fenollet i de Mur. Galceran (VII) només tingué descendència il·legítima, i, en morir, les baronies de Pinós i Mataplana foren ocupades pel seu parent Felip (VII) Galceran de Castre-Pinós del 1471 al 1472. Conclosa la guerra civil catalana, foren lliurades a la filla del seu germà Francesc Galceran, Joana Estefania de Pinós-Fenollet i de Pinós-Milany (morta vers el 1520), muller del capità navarrès Bertran d’Armendaris, com també li foren lliurats els vescomtats d’Illa i Canet i els dominis cerdans quan Joan II recuperà el Rosselló i la Cerdanya el 1473. Reconquerits novament aquests pels francesos el 1475, no se sap en mans de qui romangueren els vescomtats d’Illa i Canet. Pel que fa a les baronies de Pinós i Mataplana, mort Armendaris, foren ocupades per Felip (VII) Galceran de Castre-Pinós. El 1484 començà un plet que s’allargà anys i anys entre els seus descendents i els de Joana Estefania i el seu segon marit Joan Galceran de Castre-Pinós, intitulat vescomte d’Évol, i d’altres línies dels Pinós. Sembla que els vescomtats d’Illa i Canet foren finalment atribuïts a la línia dels vescomtes d’Évol, mentre que les baronies de Pinós i Mataplana, després de la mort sense descendència de Felip (VII) Galceran de Castre-Pinós (mort el 1509), passaren finalment a Aldonça de Cardona i Manrique, muller de Luis de Beaumont y Manrique, comte de Lerín (neboda de Guiomar Manrique, la vídua de Felip [VII] Galceran de Castre-Pinós), i d’aquesta a la seva filla Brianda de Beaumont y de Cardona, comtessa de Lerín, muller (1565) de Diego Álvarez de Toledo y Enríquez, segon fill del gran duc d’Alba de Tormes, i pares del cinquè duc. A la dita casa ducal restaren vinculades des de llavors.

 A la línia de Puigmàger, Rajadell i la Molsosa pertangueren Arnau de Pinós, que testà el 1179 i era senyor de Puigmàger, de l’honor de Rajadell i del feu de la Molsosa, dominis que deixà al seu germà Guillem de Pinós, mentre que deixà altres béns, la seva armadura i el seu cos a l’orde del Temple. Potser fou aquest germà Guillem el que fou àrbitre delegat de Ramon Berenguer IV, el 1128, en una concòrdia entre el comte barceloní i el d’Empúries. Tenia un altre germà, Ramon de Pinós.

La línia il·legítima dels senyors d’Ordet i Talltendre fou originada per Bord de Pinós (mort després del 1292), fill il·legítim de Galceran (IV) de Pinós, i sembla que s’extingí amb el seu rebesnét Ramon de Pinós i de Santagustí.

La línia de l’escrivà fou iniciada per Bertran de Pinós, que fou escrivà, i després protonotari, des del 1375 almenys, del rei Pere III i de l’infant Joan. Era fill, segurament il·legítim, de Pere Galceran (II). El 1350 el rei li concedí l’escrivania de Perpinyà i li atorgà, el 1376, privilegi de cavaller en consideració a la seva ascendència i als serveis que li havia prestat, tant en l’administració civil com en fets d’armes: les guerres de Mallorca, Castella i Sardenya, on havia acompanyat el rei el 1354. Aquest li vengué el castell de Magallón (1378) i els castells i llocs de l’Arboç, Cambrils i Mont-roig en franc alou (1381) i censals morts sobre les rendes de Morella, sobre el dret de la quema de València i Aragó i sobre les rendes de Mallorca (1381-82). El seu fill Bernat de Pinós, doctor en lleis, comprà a l’infant Martí la vila de Pertusa amb el castell i les seves aldees (1395). Fill d’aquest fou Roger de Pinós. És possible que pertangués a aquesta línia Bernat de Pinós (mort el 1464), doctor en ambdós drets, que s’establí a Sicília des d’abans del 1441 i fou jutge de la Regia Gran Corte siciliana el 1444. Tingué un fill anomenat Bernadí de Pinós, que fou posat sota la tutela de Francesc Pinós, de Siracusa, en morir el seu pare.

La línia il·legítima dels barons de Gironella fou començada per Francesc Galceran de Pinós-Fenollet-Cardona (mort el 1540), fill il·legítim de Galceran (VII) i de la monja Gabriela (tal vegada del llinatge dels Perapertusa), que fou legitimat el 1469. Pledejà per les baronies de Pinós i Mataplana contra el seu parent el vescomte d’Évol i contra els comtes de Lerín, conestables de Navarra. El 1516 Guiomar Manrique li donà la possessió de la baronia de Gironella. Tingué també la baronia de Peguera. Per la seva muller Elisabet de Cardona i de Sacirera, la baronia de Lloberola passà llurs descendents, que s’extingiren el 1584; recolliren l’herència els Agulló.

Els Pinós-Fenollet, comtes de Vallfogona i Guimerà

Els Pinós-Fenollet, comtes de Vallfogona i Guimerà

La línia dels Pinós-Fenollet, comtes de Vallfogona i de Guimerà, anomenats també després de Pinós-Fenollet-Castre, fou constituïda per la descendència del matrimoni (1481) de Joan Galceran (I) de Castre-Pinós i de Cartellà amb Joana Estefania de Pinós-Fenollet i de Pinós-Milany. Llur fill Bernat Galceran (III) de Pinós-Fenollet (mort el 1550), que s’intitulava vescomte de Canet i d’Illa (vescomtats que tenia en plet) i baró de Milany i la Portella, fou pare de Jeroni, que formà la branca dels marquesos de Santa Maria de Barberà, i del successor Pere Galceran (IV) de Pinós-Fenollet i de Pau (mort el 1599), el qual, per un segon matrimoni (1573), incorporà la baronia de Peramola a la seva línia. Fou pare de Miquel Galceran (I) de Pinós-Fenollet i de Zurita (1607), que fou creat comte de Vallfogona el 1600, morí sense fills legítims i fou succeït pels seus germans Joan Galceran (II) de Pinós-Fenollet i de Zurita (mort sense fills el 1635) i Francesca de Pinós-Fenollet i de Zurita (morta vers el 1663), tercera comtessa de Vallfogona, segona comtessa de Guimerà i vescomtessa d’Évol (per herència del seu parent Gaspar Galceran de Castre Pinós de So i d’Aragó-Gurrea), vescomtessa de Canet i d’Illa (encara en plet), baronessa de Peramola, Milany i la Portella i senyora de molts més llocs i baronies en gran part discutits. Tot aquest conjunt passà a la seva descendència i del seu segon marit Joan (III) Ferrandis d’Híxar i Fernández de Heredia, duc d’Híxar.

Els Pinós, marquesos de Santa Maria de Barberà

Els Pinós, marquesos de Santa Maria de Barberà

La branca dels marquesos de Santa Maria de Barberà tingué per iniciador Jeroni de Pinós-Fenollet i Mai, dit també Jeroni de Pinós-Santcliment i Mai (mort vers el 1584), per una imposició a causa del seu matrimoni amb Maria Anna de Santcliment-Gualbes i de Santcliment. Fou cavaller de Sant Jaume i pare de Bernat Galceran de Pinós-Santcliment i de Santcliment (mort el 1626), autor d’una Historia o genealogía y descendencia de la casa de Pinós, manuscrita. El 1599 el rei li donà en feu honorat la senyoria i el castell de Santa Maria de Barberà i la castlania d’Arraona. El seu nét, Josep Galceran de Pinós i de Perarpertusa, fou pare de Joan de Pinós i de Rocabertí (mort el 1737), cavaller de Sant Joan, de Josep Galceran de Pinós i de Rocabertí i de Miquel de Pinós i de Rocabertí; aquests dos darrers casaren llurs respectius hereus, que foren pares de Josep Galceran de Pinós i de Pinós. Aquest tingué per fills Anastasi Francesc de Pinós i de Sureda de Santmartí i Josep Esteve Galceran de Pinós i Sureda de Santmartí (mort el 1813), que fou quart marquès de Santa Maria de Barberà, senyor de la possessió de Sant Martí, a Mallorca, i regidor perpetu de Barcelona (1792-1806). Es casà amb Maria Josepa de Copons i Despujol, marquesa de la Manresana, i la branca s’extingí amb llurs fills, el 1857. La successió passà als Sarriera, comtes de Solterra.

Col·laboració:
MTF / AFE
http://www.enciclopedia.cat/EC-GEC-0051044.xml

El Castell de Barberà

Breve historia de Barberà del Vallès

De Tomar a Madagascar-Piratas y Orden de Cristo,Templarios ¿Una alianza secreta?-capitán pirata William Kidd

Piratas y templarios: La gran aventura

01:57h

sábado, 13/05/2017

 

Scott sigue la pista de los legendarios caballeros templarios en Portugal, donde descubre nueva y asombrosa información. Mientras, en Madagascar, Barry Clifford centra los esfuerzos de su equipo en explorar un pecio que cree pertenece al buque de guerra del capitán Kidd y que le conduce a un hallazgo extraordinario.

Madagascar-tresoro-barra-plata 50kg.jpg

Una Barra de Plata de 50 kg encontrada en Madagascar podría ser el Tesoro del Famoso Pirata Capitán Kidd

(Leer articulo en una sola página)

Un grupo de exploradores submarinos en Madagascar ha hecho un increíble descubrimiento – un bloque de 50 kg de plata con varias inscripciones, que ahora está bajo vigilancia armada en la isla de Sainte Marie, en la costa este de Madagascar. El valioso tesoro puede hacer parte de los restos de un barco pirata que pertenece al famoso pirata escocés William Kidd.

The Guardian informa que la barra de plata fue encontrada en aguas poco profundas frente a la isla de Sainte Marie, por una misión arqueológica conjunta de Reino Unido y Estados Unidos, dirigida por Barry Clifford, un investigador submarino que descubrió los restos de la nave de William Kidd Adventure Galley en 2000.

La barra tiene impreso una ‘T’ y ‘S’ en un lado y las letras y los números en el otro, es actualmente desconocido cuyo significado.

50kg-barra-plata.jpg

La barra de plata 50 kg de encuentra frente a las costas de Madagascar. Foto: Presidencia de la República de Madagascar.

Clifford está convencido de que el tesoro provenía de los restos del naufragio del barco del capitán William Kidd.

El Capitán William Kidd (1645 -1701) fue un marinero escocés que juzgado y ejecutado por piratería después de regresar de un viaje al Océano Índico. Normalmente es percibido como uno de los piratas más notorios en la historia, o como uno de sus corsarios más injustamente vilipendiados y perseguidos. Este último punto de vista viene del hecho de que sus acciones eran supuestamente menos destructivas y menos lucrativas que de otros piratas, pero encontró una muerte más brutal – fue ahorcado dos veces (el primer intento fracasó) antes de ser cubierto de alquitrán y colgados de una horca sobre el río Támesis.

Captain-Kidd-ahorcado.jpg

La muerte del Capitán Kidd sobre el río Támesis ( Wikimedia Commons )

“Hijo de un ministro presbiteriano, Kidd era un bucanero y capitán de un barco británico privado en el Caribe desde unos años, pero se afirma que encontró la piratería más gratificante después de que fue encargado de navegar a Madagascar en la Adventure Galley”, informa The Guardian. “Su obra de captura más famosa fue una nave de 400 toneladas, el Quedah Mercante, que tenía plata, seda, oro, azúcar, opio y tela.”

Captain-Kidd-en-el-puerto-de-Nueva-York.jpg

 ‘Captain Kidd en el puerto de Nueva York’ por Jean Leon Gerome Ferris, 1863–1930 ( Wikimedia Commons )

Cuando el Capitán Kidd se enteró de ser muy buscado por sus enemigos, depositó una parte de su tesoro en Gardiners Island, con la esperanza de utilizar el conocimiento de su ubicación como herramienta de negociación. Una pequeña parte del tesoro de Kidd fue finalmente recuperada de Gardiners Island, en un lugar conocido como Cherry Tree Field, sin embargo, fue enviada a Inglaterra para ser utilizada como prueba en su contra.

Kidd fue capturado en Boston en 1699 y enviado a la prisión de Newgate. El tesoro encontrado en su barco fue valorado en £ 30,000 (alrededor de £ 10 millones en la actualidad), pero el resto de su tesoro nunca fue encontrado. La creencia de que Kidd había dejado un tesoro enterrado contribuyó considerablemente al crecimiento de su leyenda y también ha dado impulso a la caza del tesoro en lugares donde se sabe que Kidd ha estado.

Illustración-del-pirata-captain-William-Kidd.jpg

Ilustración de la supervisión del capitán pirata William Kidd del entierro de su tesoro en Gardiners Island ( Wikimedia Commons )

La BBC informa de que “hay mucho entusiasmo en Madagascar sobre el descubrimiento y el equipo del Sr. Clifford no tiene ninguna duda de que el descubrimiento es genuino.”
Se cree que la barra de plata, que fue presentada al Presidente de Madagascar en una ceremonia especial en la isla de Sainte Marie, tiene sus orígenes en Bolivia, mientras parece que la nave ha sido construida en Inglaterra. Otros trabajos seguiran para verificar el origen del tesoro.

Imagen de portada: barra de plata de 50kg encontrada frente a las costas de Madagascar, que podría pertenecen al capitán Kidd. Crédito: Presidencia de la República de Madagascar.

Por April Holloway

Traducción: Moreno Montañaroja

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

http://www.ancient-origins.es/noticias-historia-arqueologia/una-barra-plata-50-kg-encontrada-madagascar-podr%C3%AD-ser-el-tesoro-famoso-pirata-capit%C3%A1n-kidd-002499

Piratas y Templarios ¿Una alianza secreta?

Decir que los templarios y piratas mantuvieron una estrecha relación puede parecer una idea absurda o un disparate. Sin embargo recientes estudios y descubrimientos han venido a confirmar lo que ya sostenían desde hace tiempo historiadores sin prejuicios y estudiosos de las llamadas sociedades secretas. La alianza, complicidad, e identificación entre los caballeros templarios y los piratas  llegó incluso al punto de confundirse e intercambiar papeles entre sí. Unos y otros llegaron a poseer las flotas privadas mas poderosas de la historia, y a menudo navegaban en el mismo barco. Según el libro Piratas y templarios de Ernesto Frers, en el siglo XIV numerosos templarios se hicieron piratas y luego muchos de los piratas y corsarios celebres seguirían las normas del Temple, o formarían logias menores inspirada por esa Orden (como Los Hermanos de las Costa en el Caribe o la secta Libertaria en Madagascar, entre otras).
Cuando el Vaticano suprimió la Orden del Temple 1312 y confiscó todas su posesiones, bienes y fortificaciones, los templarios, que ya eran excelentes marinos, se echaron definitivamente al mar .
Libros y documentales relacionados al tema aseguran que los templarios influenciaron en gran medidas los descubrimientos geográficos impulsados por las coronas de España y Portugal, especialmente los viajes de Cristobal Colon.
Algunos historiadores afirman que Los Templarios influenciaron en la lucha por la independencia y fundación de los Estados Unidos, de hecho el famoso geólogo Scott Wolter esta convencido de que La torre de Newport una de las construcciones mas misteriosa de los EE UU fue construida por Los Caballeros Templarios.
En el libro del historiador Ernesto Frers relata que la alianza de Los Templarios y los piratas pudiera relacionarse con una guerra oculta entre los Templarios y el Vaticano, el destino de la Flota perdida de La Rochelle, los viajes precolombinos a América y el acoso de los piratas de Temple al Imperio Español, también se menciona la influencia de la Masonería en la independencia americana.

Los Templarios y La Jolly Roger

Jolly Roger es el nombre que recibe la bandera tradicional de los piratas de Europa y América. La más conocida es la negra con una calavera cruzada por huesos en blanco.
En el libro «Pirates & The Lost Templar Fleet», David Hatcher Childress afirma que el término fue acuñado por referencia al primer hombre que izó la bandera, el rey Roger II de Sicilia (c. 1095-1154). Roger fue un afamado templario que tuvo una disputa pública con el Papa por sus conquistas en Apulia y Salerno en 1127. Childress opina que, muchos años después de que los templarios fuesen disueltos por la Iglesia, al menos una flota templaria se dividió en cuatro flotas independientes que se dedicaron a la piratería contra cualquier barco de cualquier país que mostrase simpatías hacia Roma. La bandera era, pues, una herencia y los huesos cruzados eran una obvia referencia al escudo templario original de una cruz roja con las puntas abiertas. Pero esto parece improbable, ya que los Caballeros Templarios usaban una cruz griega y no la cruz de San Andrés (X), la cual es la usada en las banderas piratas. En cualquier caso, ni Childress ni nadie han dado evidencia actual de que los Templarios alguna vez izaron una bandera como esa, que la flota de los Templarios fue vista después de la disolución de la Orden o de que exista conexión alguna entre los Templarios y la Era de Oro de la piratería.

http://losultimostemplarios.blogspot.com.es/2014/01/piratas-y-templarios-una-alianza-secreta.html

Los templarios en Portugal: de la Orden del Templo a la Orden de Cristo

La habilidad diplomática del rey luso Don Dinis permitió que los templarios, una vez extintos, permaneciesen en Portugal al ser integrados en la orden de Cristo. Un siglo después tuvieron un papel fundamental en los descubrimientos portugueses

  • 0
    Enviar noticia por correo electrónico

  • Compartir
  • Compartir
  • Compartido 823 veces
BELÉN RODRIGO – Actualizado: Guardado en: Internacional

Después de la extinción de la Orden del Templo en 1312 por la bula del Papa Clemente V, cumpliendo el deseo del rey francés Felipe el Hermoso, los templarios permanecieron muy activos en Portugal durante los dos siglos posteriores. Los caballeros y todas las posesiones de la orden fueron transferidas a la Orden de Cristo creada en 1319 gracias al rey Don Dinis.

Hablar de los templarios sigue siendo un tema polémico, que guarda muchas incógnitas pero sobre todo levanta mucho interés. Curiosamente hasta hace menos de una década apenas existía bibliografía sobre el papel de los templarios en Portugal y su continuidad en la Orden de Cristo. Uno de los primeros en hacerlo fue le historiador y filósofo Paulo Alexandre Loução, estudioso de las culturas antiguas y del arte manuelino, quien recuerda que “muchos de los símbolos que utilizaban los templarios ya existían en culturas antiguas”. Autor del libro “Los templarios en la formación de Portugal”(editorial Esquilo), resalta el comienzo de la orden de los templarios al mismo tiempo que el reino portugués se separa de Castilla y de León “fue sincrónico, y durante 30 años fue la única orden militar que estuvo al lado del rey portugués”, puntualiza. Fue un momento muy importante en la historia de Portugal, tal y cuando se extingue la Orden del Templo y “Don Dinis no quiso que los templarios acabasen. Eso originó una batalla diplomática que dio origen a la Orden de Cristo, el nombre inicial de los templarios”.

Los templarios habían entrado en Portugal en tiempos de la condesa Teresa de León, hija ilegítima de Alfonso VI de León y de su amante Jimena Muñoz, que fue madre de Alfonso I de Portugal, primer rey luso. De ella recibieron el castillo de Soure en 1127 y más tarde tendrán el Castillo de Longroiva y el de Cera, cerca de Tomar, región que se convirtió en su sede regional. Desde un primer momento, contaron con el apoyo del rey Afondo Henriques, “al inicio lucharon junto a él, crearon defensas, castillos, trajeron de Oriente muchos elementos civilizatorios”, subraya Paulo Loução.

Pérdida de contacto con Oriente

Esta continuación de los templarios gracias a la Orden de Cristo, durante más dos siglos, fue muy activa. “No hay gran documentación pero sería lógico que llegasen templarios de otros países a Portugal”, afirma el historiador. La primera diferencia que existía entre la Orden del Templo y la de Cristo es la pérdida del contacto con Oriente. “Los templarios son extintos, hoy no se saben completamente las razones, pero una de ellas fue la pérdida del reino oriental de Jerusalén”, recuerda el historiador luso. Los templarios estaban muy relacionados con las elites musulmanas y sin ese contacto, “la Orden de Cristo ya no podía ser igual pero mantenía la idea de volver a Oriente”. De ahí que en el siglo siguiente, los descubrimientos liderados por la Orden de Cristo, “van a llevar a que los portugueses lleguen a la India contornando África y uno de sus proyectos seguía siendo la reconquista de Jerusalén”, puntualiza. El infante Don Enrique fue gobernador de la Orden de Cristo y en el siglo XV todos los caballeros de la orden tenían misiones en el mar. Don Enrique fue nombrado Gran Maestre de la Orden de Cristo en 1420, cargo que detuvo hasta el final de su vida.

Con la nueva orden uno de los símbolos que más cambió fue la cruz, que de ser redonda pasó a cuadrada. Los templarios comenzaron en Braga, Peñafiel e incluso se instalaron en Santarém. Al cabo de unos años el rey les da un territorio que sería Tomar donde construyen el castillo y el nicho de la iglesia, del siglo XIII, circular, que es templario. Y después se fue construyendo el convento de Cristo a lo largo de los siglos XV, XVI y XVII.

Desaparición

En el siglo XVI hubo un corte ideológico en Portugal con la instalación de la Inquisición y “lo que había pasado a los templarios franceses dos siglos antes les pasó a los portugueses a mediados del siglo XVI”, afirma el historiador luso. El frade Antonio de Lisboa comenzó a quemar toda la documentación y profanó las tumbas de los maestres. Esta orden estaba formada por caballeros y militares, “se convierte en orden solo monástica y a partir de ahí queda neutralizada”, añade.

Paulo Loução reconoce que el tema de los templarios es algo polémico porque hay muchas divergencias en lo que se refiere a la simbología de los mismos. “Según mi punto de vista el arte manuelina portuguesa continúa los ideales templarios y es un arte simbólica”. Recuerda además que no es posible afirmar cuál era la ideología de los templarios, “una gran parte de la elite toleraba el islam, y eso ya les hace diferentes”.

Nuevos templarios

Durante la dictadura portuguesa los templarios fueron muy exaltados como algo patriótico de la época de ahí que a partir de 1974 existiese una reacción contra los mismos y se asociase con el fascismo. El historiador luso reconoce que en el mundo académico, después del 74, “las tendencias marxistas tuvieron mucha fuerza y se rechazaba todo lo que recordaba al antiguo régimen”. No se consideraba un tema serio para estudiar e investigar.

Con la masonería, a finales del siglo XVII, “se revive mucho el mundo de los templarios”, afirma Paulo, y hoy en día existen “dos mil órdenes templarios en el mundo”. Recordando que los templarios entregaban la vida a la orden (con voto de castidad, pobreza y obediencia), “el neo templarismo, a mi entender, tiene muy poca relación con los templarios”. Fundada en 1119, en plena época de cruzadas en la Edad Media, tenía por fin proteger la vida de los peregrinos cristianos que viajaban hasta Tierra Santa, conquistada por los cristianos tras la primera cruzada. Ahora son otros tiempos pero a pesar de todo hablar de los templarios es un tema que levanta siempre interés, “porque fue la única orden extinta de forma abrupta y porque todavía hay muchos enigmas por resolver”.

http://www.abc.es/internacional/20131117/abci-templarios-portugal-tomar-201311152016.html