El ajo morado elimina células cancerosas en tumores de próstata

94-98clm177alacena_2_0001TIENE PROPIEDADES ANTIBIÓTICAS Y VASCULARES

El ajo morado elimina células cancerosas en tumores de próstata
• Un estudio de la Universidad de Castilla-La Mancha y el Hospital Ramón y Cajal de Madrid descubre nuevas potencialidades de la hortaliza

EFE
CUENCA
Un estudio que está llevando a cabo la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y del Hospital Ramón y Cajal de Madrid ha permitido determinar que el ajo morado de Las Pedroñeras (Cuenca) elimina células malignas en enfermos de cáncer de próstata.

Según ha explicado hoy en Cuenca el responsable del estudio Departamento de Ingeniería Clínica de la UCLM , Ignacio Gracia, se ha determinado “que en una concentración de 300 partes por millón, que es relativamente pequeña, produce una disminución muy importante de células cancerosas”.

“Se trata de un gran resultado”, ha destacado Gracia. No obstante, ha advertido de que “no se puede decir que hoy por hoy el ajo combate el cáncer o cura el cáncer”.

Efecto similar al de la Viagra

Estos resultados se han obtenido en pacientes con cáncer de próstata a los que se ha aplicado el extracto liofilizado de ajo morado de Las Pedroñeras, que se han desarrollado los investigadores de la UCLM y del Ramón y Cajal.

El extracto tiene una serie de propiedades para combatir la bacteria helicobapter pylori (que causa la úlcera gastroduodenal) y efectos positivos para la tensión arterial, efectos anticoagulantes, efectos vasodilatadores y efectos antibióticos y antitumorales, ha recordado Gracia.

Además, Gracia ha apuntado que se ha investigado el efecto vasodilatador que tiene sobre el cuerpo cavernoso del pene humano y se ha observado que el efecto que genera es similar al de la Viagra.

Alternativa a la quimioterapia

La investigacuón quiere determinar ahora el mecanismo con el que actúa el extracto para combatir el cáncer, que posiblemente sea diferente de los de los que se utilizan habitualmente de quimioterapia y radioterapia, ha puntualizado el portavoz.

El hecho de ser un tratamiento diferente podría dar posibilidades de curación a un paciente en el que los tratamientos de quimioterapia o radioterapia no tuvieran éxito.

“No hay nada seguro, se está tratando de comprobar”, ha subrayado Gracia y ha añadido que aún quedan muchos estudios por hacer. Gracia ha avanzado que los resultados obtenidos hasta ahora resultan “tremendamente interesantes”, porque el extracto de ajo elimina células cancerosas cuando se aplica en unas determinadas dosis a animales de laboratorio y a cánceres humanos.
http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=630962&idseccio_PK=1021&h=

El origen del cultivo del ajo, procedente de Asia, es tan antiguo como numerosos son los beneficios que su consumo aporta al organismo. Sus propiedades depuradoras y balsámicas lo convierten en imprescindible en nuestros platos.
 Pocos alimentos podemos encontrar en la naturaleza tan benefi ciosos para el organismo como el ajo.
Foto: PEPE J. GALANES

Los egipcios sabían ya de las virtudes curativas y saludables del ajo, como demuestran las inscripciones que se pueden leer en la base de la famosa pirámide de Keops, donde dejaron escritas las enormes cantidades de dinero que habían gastado en ajos y cebollas para alimentar a los esclavos que las construyeron. Además, en el libro IV de Moisés, denominado “Números”, se dice que los judíos echaban de menos, estando en tierra prometida, los productos que consumían en Egipto, entre ellos el ajo. Pero las referencias no acaban en ese momento, ya que algunos historiadores aseguran que los Jardines Colgantes de Babilonia, una de las siete maravillas del mundo, estaban sembrados de ajos.

Dejando a un lado las posibles “licencias” históricas, Castilla-La Mancha es la primera región de Europa en producción de ajos, práctica que se concentra en las provincias de Cuenca y Albacete. En el año 2004 se dedicaron 15.059 hectáreas a su cultivo, representando alrededor del 63 por ciento de la superficie y producción nacional.

Los datos obtenidos en 2004 aseguran que existen aproximadamente 6.800 explotaciones familiares castellano-manchegas dedicadas al ajo, mientras que el número total de jornales propios y ajenos empleados en el cultivo se estima en 1.300.000 y, en otros 480.000, los que se emplean en tareas de acondicionado y manipulado para su comercialización.

El volumen de rentas percibido por los cultivadores oscila entre los 54,05 y los 66,11 millones de euros al año (entre 9.000 y 11.000 millones de las antiguas pesetas). Los agricultores dedicados a la producción de ajo tienen que desplazarse a otros lugares cada cierto tiempo, ya que la planta requiere rotación de las tierras de cultivo. Esta circunstancia encarece los costes de producción. Por el contrario, el ajo tiene una serie de ventajas como son unos bajos niveles de protección vegetal y unos bajos consumos de agua, entorno a los 3.000 m3/Ha. para su cultivo en regadío, que supone el 80% del total cultivado.

El ajo morado de Las Pedroñeras
 
 Uno de los platos típicos de nuestra gastronomía castellano-manchega es el ajo arriero.
Foto: ANTONIO MANZANARES

El grueso de la producción de ajos regional está formado por el ecotipo denominado ajo morado de Las Pedroñeras, que cuenta con una Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.), constituida el 15 de diciembre de 2000, y con un Consejo Regulador que debe velar por la calidad del producto y el mantenimiento de su prestigio, tanto a nivel nacional como internacional.

El ajo morado se distingue del blanco cultivado en otras zonas por el tamaño mediano de sus cabezas y por las túnicas internas que recubren los dientes, que son de color violeta. Los dientes presentan un tamaño pequeño-medio y su carne es de color blanco-amarillento. En comparación con otras especies, se caracteriza por un olor más intenso y un gusto picante y estimulante. Su ciclo de desarrollo es de 190 días en condiciones normales de siembra y cultivo.

El ajo y la salud
 

Difícilmente podremos encontrar en la naturaleza un alimento tan beneficioso para el organismo como el ajo y así lo demuestra el hecho de que los pueblos que más lo consumen, como los del lejano oriente, presentan una mayor longevidad. Los bulbos de esta planta son una especie de “curatodo”, que defienden a sus consumidores de la enfermedad, desde un simple constipado hasta problemas respiratorios o cardiovasculares. Fue con el descubrimiento de las propiedades antibióticas de la alicina, el gran principio activo del ajo, cuando este alimento comenzó a ser más apreciado. Su ingesta ayuda a eliminar las bacterias intestinales perjudiciales y favorece las digestiones, entre otras muchas virtudes. Estudios recientes consideran que el ajo previene el cáncer de estómago e intestino y además es un excelente depurador de sustancias tóxicas en el sistema cardio-circulatorio. Por eso, en caso de que suframos una intoxicación de marisco o pescado conviene tomarlo rápidamente.

 El ajo es de todos los alimentos hortofrutícolas el que tiene propiedades balsámicas para luchar contra el asma, la bronquitis y el catarro.
Foto: JUAN CARLOS GONZÁLEZ

Pero aún hay más; el ajo disminuye los niveles de grasas como el colesterol, los triglicéridos y el ácido úrico. También hace que la sangre sea más fluida, evitando la formación de trombos y coágulos. Siguiendo con sus innumerables cualidades, es importante destacar que el ajo es bueno para los diabéticos porque disminuye la glucosa en sangre. Pero sobre todo combate una de las grandes afecciones de nuestros días, ya que disminuye la tensión arterial y el número de latidos cardiacos, lo que ayuda a prevenir los infartos y colaborar en su curación.

El ajo tiene propiedades balsámicas, es bueno contra el asma, la bronquitis y el catarro y sirve para limpiar los efectos del tabaco a nivel pulmonar. Aclarar la voz es otra de las utilidades de este alimento, como bien sabían los actores y cantantes de la antigua Grecia. Todo ello se debe a las propiedades antisépticas, balsámicas y expectorantes de los aceites esenciales, azufre, yodo y silicio que componen el ajo.

Después de esta larga lista de propiedades beneficiosas para el organismo es difícil oponerse al consumo de ajos, que se pueden cocinar de muy variadas formas

Elena Díaz Funchal

La Receta
Ensalada de bogavantes y ajos tiernos

Ingredientes (para 6 personas):
• 6 bogavantes de 500 gramos cada uno
• 10 cogollos de albahaca
• 30 gramos de huevas de arenque
• Jugo o aceite de picual
• Lentejas verdes
• 12 ajetes tiernos
• 1 pimiento verde
• Lechuga rizada
• 1 pimiento rojo
• 1 cebolleta fresca
• 1 tomate
• 2 cabezas de
ajos secos

Se cuecen los bogavantes y los ajos secos en agua con sal. Una vez cocidos, se quitan las cabezas, carcasas y pinzas de los bogavantes y se limpian. Cogemos las cabezas, las carcasas, un poco de picual y albahaca, lo mezclamos y trituramos para preparar una crema que dejamos reservada.

Por otra parte, se cuecen las lentejas verdes con la cebolleta fresca y el tomate durante 15-20 minutos. Una vez cocido, se deja enfriar y también se reserva. Se cortan los pimientos en dados pequeños y se juntan con un poco de sal y jugo de picual.
Se limpian los ajetes tiernos y una parte se pone a pochar con aceite caliente y la otra se dora a la plancha.

El plato se decora con un cordón de la crema de bogavante y se colocan las huevas de arenque, las lentejas, un bouqué de lechuga, los bogavantes cocidos, las pinzas, los ajetes y se aliña todo con un poco de sal, un chorro de aceite y el cogollo de albahaca.
 http://pagina.jccm.es/revista/sitio/index.php?view=article&catid=598%3Ala-alacena&id=744%3Abeneficioso-para-la-salud-imprescindible-en-la-cocina&tmpl=component&print=1&page=&option=com_content&Itemid=1055

Publicidad Músical:

http://ferransala.com/?page_id=282